Chiloé, Una experiencia Ultratrail

Jordania, acampada en el Wadi Rum

JORDANIA_Wadi Rum_(BR)

Inmenso, solitario… como tocado por la mano de Dios”. Así describió Lawrence de Arabia el desierto de Wadi Rum, en Jordania, un lugar en el que parece que el tiempo se ha detenido y donde el agua y el viento han labrado la roca hasta convertirla en imponentes rascacielos de hasta 1.754 metros de altura. Viajar a este lugar es siempre una experiencia mágica. No en vano, es uno de los paisajes más espectaculares del mundo, tanto como lo son sus puestas de sol. Si además el viaje incluye dormir allí, bajo un cielo plagado de estrellas, la ocasión se convierte en algo inolvidable, sobre todo si coincide con luna llena.

 En este inmenso lugar al sur de Jordania conviven las dunas de arenas blancas y rojas, las montañas rocosas y los asentamientos de nómadas que llevan generaciones habitando los desiertos de Oriente Medio. Estos clásicos campamentos son la mejor opción de alojamiento en Wadi Rum, ya que los hoteles confortables más próximos se encuentran en Aqaba o Petra. El Reino hachemita de Jordania ha sabido alcanzar un perfecto equilibrio entre su patrimonio natural y arqueológico y el turismo, protegiendo así paisajes únicos como el de Wadi Rum.

 Los campamentos de beduinos no sólo ofrecen un alojamiento en pleno desierto y la posibilidad de contar con un guía experto, sino que también permiten la vivencia de algún ritual y conocer los secretos del lugar, como la gastronomía típica beduina. Las opciones son varias: desde tiendas comunes para más o menos viajeros, tiendas privadas o con un toque de lujo, acampada al aire libre para contemplar un cielo que, lejos de la contaminación lumínica, parece más inmenso que nunca…

 Si se pretende pasar la noche en el desierto en invierno, en la maleta no debe faltar ropa de abrigo, ya que en enero las temperaturas pasan de 32°C por el día hasta los 4°C durante la noche. Y ya sea en invierno o en verano, el viajero no debe dejar pasar la ocasión de tumbarse sobre la arena antes de irse a dormir y centrar todos sus sentidos en la inmensidad del firmamento, el silencio y la tranquilidad del desierto. Una experiencia única.

 Wadi Rum es, además, un reto natural para los escaladores experimentados, ya que las rocas monolíticas se erigen desde el suelo del desierto hasta superar los 1.750 metros de altura aportando un atractivo especial de riesgo y aventura a este destino. Y si el objetivo es salirse del viaje convencional, para lo más atrevidos existe la posibilidad de elevarse en helicóptero o en globo hasta las cumbres de Wadi Rum o de Petra para luego descender a pie desde la cima. Por su parte, el calor y las corrientes generadas por los vientos cálidos procedentes del desierto hacen que sea un lugar perfecto para practicar el ala delta, el vuelo sin motor y kiting. + INFO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.