Chiloé, Una experiencia Ultratrail

Irlanda. Una isla con mucha telegenia

TURISMO DE IRLANDA_Acantilados Moher

Se entiende por ‘telegenia’ un conjunto de cualidades que resaltan el atractivo en televisión. Una buena dosis de esto mismo debe de tener Irlanda para que tantos directores de cine se hayan fijado en sus localizaciones a la hora de llevar sus rodajes. ‘El hombre tranquilo’, ‘Braveheart’, ‘Salvar al Soldado Ryan’, ‘Excalibur’… y así una larga lista de películas que se han filmado en la Isla Esmeralda y que han llevado a la gran pantalla los paisajes, la atmósfera y los lugares históricos de Irlanda.

 Uno de los grandes exponentes de este bagaje fílmico es ‘El hombre tranquilo’, rodada en 1952, que le proporcionó a John Ford el cuarto Óscar de su carrera. Rodada en el pueblo de Cong, en Connemara, Condado de Galway, muestra uno de los paisajes más hermosos de la isla, con sus montañas verdes y su ambiente brumoso en el que siempre hay tiempo para cerveza negra, música irlandesa y una agradable charla en gaélico. Todavía hoy se pueden visitar algunos lugares del rodaje, como parte de una ruta por este condado caracterizada por muchos enclaves únicos: las ruinas de la iglesia de Cong Abbey, de principios del siglo XVIII; el castillo de Ashford, antigua residencia de la familia cervecera Guinness, y, en general, las dos mil hectáreas salpicadas de montes, lagos y praderas verdes típicas irlandesas, en el Parque Nacional de Connemara.

 ‘Braveheart’ también lleva esencia irlandesa entre sus fotogramas: la Torre del Homenaje del Castillo King John, en Trim, Condado de Meath; el Castillo de Dunsoghly, en el Condado de Dublín; las montañas y los bosques del Condado de Wicklow o la Abadía de Bective, situada también en el condado de Meath. Parte de la espectacularidad de esta película se debe a la belleza del paisaje irlandés, al igual que sucede en ‘Salvar al soldado Ryan’, cuyo campo de batalla fue recreado en una playa irlandesa. En lugar de tener como escenario la costa de Normandía, Steven Spielberg rodó los 30 primeros minutos de su película en la playa de Curracloe, un precioso enclave en el Condado de Wexford, en cuyos valles se grabaron otras escenas de la misma película.

 Los grandes éxitos cinematográficos con acento irlandés continúan con ‘Michael Collins’, rodada en el Dublín monumental; ‘Educando a Rita’, en la que Dublín y su Trinity College sirven de escenario para el romance de Michael Caine y Julie Walters; ‘Juego de Lágrimas’, cuya escena del carnaval se centra en Bettystown, Condado de Meath; ‘Excalibur’, rodada en los condados de Kerry, Tipperary y Wicklow; ‘La princesa prometida’, que inmortaliza los Acantilados de Moher, en el Condado de Clare, o ‘Once’, que encuentra en las calles de Dublín el escenario ideal para dar forma a una historia de amor entre dos músicos. Dramas, cintas épicas, romances… Todo es posible en Irlanda. + INFO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.