Las Crónicas de AJD

DIVISION DE HONOR FEMININA
UPNA 98-02 – ESCUELA WATERPOLO ZARAGOZA
10-11 (2-4, 4-1, 3-1, 1-5)
Superioridades: UPNA 5, EWZ 3
Penaltis: UPNA 2, EWZ 1.

Arbitros: A.Muntané, B.Marcos

En un partido llamado al empate se impuso in extremis el equipo con más experiencia en División de Honor. Aunque UPNA fue superior en el segundo y el tercer períodos (parcial 7-2), EWZ arrancó mejor (2-4) y lo que era decisivo, dominó claramente en el último cuarto (1-5).

El marcador inauguró la norteamericana Anne Scott, su defensora venía de ayudar a la marcadora de boya y no tuvo tiempo de recuperar la posición: 0-1. Una doble expulsión permitió a su compatriota Kim Krueger empatar 1-1. UPNA, dirigido esta vez por Imanol Maiza (Alfonso Merino asistió al parto de su hijo Alvaro. ¡Felicidades!) y el segundo estaba sancionado, ordenó una zona para impedir el juego interior con la boya internacional Andrea Blas. Algo arriesgado cuando el rival dispone de lanzadoras del nivel de la internacional junior Patricia Genzor. Se quedó colgada en el aire una eternidad y de allí soltó un chut-parabola que tocó el larguero y entró 1-2. Lo repitió poco después de que Kim había empatado de superioridad (2-2), para los que no se lo creían 2-3. Las navarras rozaron de nuevo la igualdad, pero fue la gran figura de EWZ Andrea Blas, que sabe cómo darle más malicia a cada balón que recibe, dobló la diferencia 2-4.

En el 2º y 3º períodos UPNA tuvo el viento de cola, dejando una gran imagen. Versatildad en ataque y defensa prácticamente inquenbrantable. Dos goles de superioridades, el primero rotundo de An Mantel y otro sútil de Maiane Ona sirvieron para empatar el marcador 4-4. An fue la encargada de dar la primera ventaja de las anfitrionas con un tanto de fuerza y pundonor de 2ª línea con su marcadora encima 5-4. Quién sino Andrea Blas para parar momentáneamente este vendaval con remate inapelable de falta fuera de 5 mts. 5-5. Poco antes del descanso Maiane Ona fue la más lista en un rechace y provocó el primer penalti para su equipo. Kim transformó con suficiencia 6-5.

Con el juego reanudado la navarra Raquel Elizalde dejó su firma en el marcador con su certero remate cruzado 7-5. La aragonesa Maria Barrios con una bonita acción individual acercó a las suyas a su adversario 7-6, pero su empuje por el empate fue frenado por las paradas de una muy segura en estos compases del juego Rocío Dominguez. Su compañera Maiane Ona con un gran talento en ganar la posición a su rival , provocó otro penalti que transformó esta vez Paola Medina 8-6. Una preciosa y precisa vaselina de Mirian Erdozain puso el colofón de dos magníficos períodos para UPNA 98-02: 9-6.

En el descanso el experimentado técnico aragonés Francisco Orizo “cantó las cuarenta” a sus chicas, pidiéndoles más descarro y atrevimiento. Y en el cuarto período el mundo fue al revés.

Las visitantes se mostraron encaradoras, con personalidad y fé , metiendo miedo con sus tiros. La remontada inició Anne Scott que no se anduvo con rodeos desde el perímetro 9-7. En un ratito Andrea Blas materializó un penalti para 9-8. A UPNA le pudo el vértigo y Patrica Genzor ejecutó de nuevo a la perfección su especialidad para empatar 9-9. Las de Imanol Maiza (que sin derecho a levantarse aguantó estoicamente la tensión del juego sentado en el banquillo) salieron de su pájara momentánea gracias a un duro remate de Kim Krueger 10-9. Podía tratarse de un gol de los llamados psicológicos. Pero no fue así, ya que EWZ es un equipo con dilatada experiencia, un clásico en División de Honor, con participaciones en el Trofeo europeo de LEN. La intratable Anne Scott, procedente de Loyola Marimount University, empató de nuevo de falta directa mas allá de los 5 mts. 10-10.

Quedaban 3,30 min. hasta el final y cualquiera de los dos equipos tenía opciones reales a ganar. Las posesiones se alternaban, hubo nervios , precipitación y buenas intervenciones de las dos guardametas: la mencionada Rocío Dominguez y la otra internacional absoluta en las filas de EWZ Paola Bugallo. Parecía que el partido se inclinaba hacia un justo reparto de los puntos, cuando practicamente con la campana del último minuto vino un gol inverosímil de vaselina de una posición casí sin ángulo de Maria Barrios que silenció la grada. ¡Eso sí que fue un auténtico atrevimiento con el precio de una importante victoria: 10-11! UPNA lo intentó al final, pero tuvo demasiada prisa cuando llegaba a las zonas de definición. Le quedó una lección que es la parte buena de las derrotas. En División de Honor, o te lo curras hasta el mismo pitido final , o te comen la tostada…
AJD

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. WaterPolo UCV

Los comentarios están cerrados.