Las Crónicas de AJD

D.N.Portugalete 8 – 8 Oiasso-Bidasoa XXI
(2-4, 3-1, 2-1, 1-2)
Superioridades: 6 Náutica, 11 Bidasoa.
Penalti: 1Nautica
Arbitros: Ruth Gonzalez, Josemi Sanchez

La tormenta que descargó con fuerza sobre la Noble Villa de Portugalete el viernes noche acabó instalándose en la piscina de Nautica. Los nubarrones negros se cernieron sobre la portería jarrillera en los primeros instantes del partido clave de la primera vuelta. Iñaki Bilbao “Botxo” no acertó con los neumáticos y su bólido que salía de la pole posición derrapaba por la cuneta en las primeras curvas.

La escudería irundarra, dirigida por Sergi Perez eligió mejor y adelantó como una exalhación a su rival: 0-3 con tan solo 3 min. de juego. Ver para creer. La defensa portugaluja “olvidó” a Miguel Rubio que se metió hasta la cocina para abrir el marcador 0-1. Los intentos de Xavi Marcos (desde el arco), Mikel Ogara (de parábola) y Borja Requena en un “mano a mano” a neutralizar este gol, toparon con los palos y los brazos de un sorprendente David Olaizola. Dio confianza a los suyos. Funcionó en dos ocasiones el laboratorio de Sergi en las superioridades :0-3! Al Náutica le salvó el safety car. Botxo – pidió Tiempo muerto, cantó las cuarenta a los suyos y con neumáticos de lluvia el líder recuperó la conducción estable. Mikel Ogara de uno más 1-3 y Xavi Marcos de penalti provocado por Requena 2-3. Fue una de las pocas veces que Borja, un jugador muy importante para su equipo, logró a escaparse de su sombra en el partido: el valenciano Pablo Perez. Náutica sufría en la lucha estática ante sus adversarios de privilegiado físico, cargándose de faltas graves: Bidasoa aprovechó otra superioridad 2-4.

En la reanudación el mundo al revés. Los de Iñaki Bilbao salieron con sangre en los ojos y los gipuzcoanos sintieron el vértigo de las alturas. Por consiguiente Xavi (en toda la escuadra) , Eneko (de hombre más) y Martín Ibarra (con potencia y precisión) dieron la vuelta al marcador: 5-4. Podría ser el principio del fin de los visitantes de no ser su boya valenciano Pablo, gran trabajo en defensa y ataque, que luchó como un jabato para marcar un gol importante, empatando 5-5 segundos antes del final del segundo. La racha del anfitrión fue cortada.

La segunda mitad del choque fue igualadísima. El tercer y cuarto período transcurrieron bajo el mismo refrán: Náutica se adelantaba , Bidasoa empataba. Martin Ibarra, cada vez más confiado en su tiro, marcó desde el arco: 6-5. Ander Fernandez empató con un látigo seco desde el perímetro 6-6. Un error (de los pocos) de David Olaizola, quiso anticiparse y dejó su portería desprotegida, permitió a Iñigo Santos adelantar de nuevo al equipo local: 7-6.

Después de tres períodos de gran desgaste , en el cuarto tenía que decidir la preparación física. Náutica ejerció un ritmo altísimo, consciente de que otro gol de ventaja le concedía prácticamente el triunfo. Bidasoa aceptó la propuesta, perfectamente preparado para estosconstantes idas y vueltas de dos rivales que no lograban a sorpenderse. Algún detalle técnico podía decidir el partido. Como aquel remate bisco que se inventó Miguel Rubio y que dejó clavado a Corales: 7-7. Vinieron los minutos cuando el nivel del lactato se dispara y quema los músculos. Se dispararon también los nervios. En estas circunstancias como pez en agua se siente el fino y creativo Mikel Ogara, se buscó la vida entre las torres gipuzcuanas y la clavó para 8-7. Último minuto. Faltas en ataque delante de la dos porterías y expulsiones repartidas– cada uno de los rivales tuvo las mismas oportunidades , pero el único que las aprovechó fue el irundarra Andres Fernandez que empató a 15” del final de hombre más: 8-8. El choque acabó con uno más para Nautica, pero los 6” de superioridad no dieron para más.

Para mí, el empate fue justo. Ví por tercera vez a Bidasoa en Bizkaia (2 victorias y un empate) y es un equipo identificable en todas sus actuaciones, con su perfil de orden ( largas posesiones y permutas de posiciones) y contundencia en defensa . Un equipo de estajanovistas que sin tener mucha pegada (aunque Pablo Perez , Miguel Rubio y Ander Fernandez son buenos rematadores), es capaz de neutralizar la del equipo rival y es muy difícil marcarle goles. Me sorpendió agradablemente su portero David Olaizola, sabiéndo que a 22 años es su segundo año como waterpolista – fue velocista en el equipo de Irún de natación hasta 20 años. Aunque le falta aprender y pulir muchos detalles, siente el juego, destaca en los mano a mano y sobre todo por su anticipación.

Náutica no debe de estar muy contento de su partid por varios motivos. El primero fue que su rival no lo dejó desplegar su juego de robar y salir. Cuando lo hizo le faltó efectividad para acabar. Xavi Marcos no tuvo su día, marcó de juego solo 1 gol, notando quizá el viaje de trabajo que le impidió entrenar con regularidad durante la semana. Se notó también la baja definitiva de su hermano Borja que se fue a trabajar en Madrid. Borja Requena fue vigiladísimo por Pablo Perez y apareció poco. Ví a Mikel Ogara menos participativo (le costaba luchar con gente con una estampa física por encima de la media en la liga EH. El equipo careceun boya de garantía y su juego interior produce poco. Me gustó el desparpajo de Martín Ibarra a quién no le tembló el pulso y asumió la responsabilidad en los tiros marcando goles bonitos.

AJD

2 Comments on Las Crónicas de AJD

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. WaterPolo UCV

Los comentarios están cerrados.