Historias del balón amarillo… En Escocia

Alvaro González, ex jugador de Askartza, en la selección Universitaria de Escocia

Primero, zorionak por la convocatoria. ¿Qué haces en Escocia?

¡Muchas gracias! Pues me vine en enero a la Universidad de Saint Andrews a disfrutar del Erasmus y del último cuatrimestre de la carrera. Elegí este destino porque todo el mundo me ha hablado maravillas de Escocia, porque quería venirme a un sitio donde hubiera poca gente que hablara castellano y porque St Andrews es un pueblecito pequeño del tamaño de Las Arenas con más de 12.000 estudiantes!
¿Y como acabaste haciendo Wp en la UNI tras haber dejado de jugar?

Si te soy sincero, ¡fue por casualidad! Antes de venir a Escocia me propuse meterme a un equipo de algún deporte para ponerme en forma otra vez y también para conocer gente nueva e involucrarme más en la vida universitaria. Sabía que había un equipo de waterpolo, pero quería probar cosas nuevas. Así que barajé otras opciones como el esgrima o squash. Pero un día durante una clase se sentó al lado de mí un chico con la sudadera del equipo de waterpolo. Me picó la curiosidad, le pregunté por el equipo, le conté que yo había jugado durante años, etc. Me convenció enseguida y esa misma tarde pasó a buscarme para llevarme a entrenar con ellos. Y así, casi sin querer, volví a tocar el balón amarillo.

¿Viste que tenías buen nivel?

La verdad es que sí, no es que sea un figurín del polo, pero tengo más nivel que la media. Aunque todos están mucho más en forma que yo en cuanto a natación y gimnasio, el nivel del waterpolo escocés es muy mediocre, y enseguida se nota cuando un jugador ha mamado waterpolo desde que era infantil. La mayoría de ingleses y escoceses empezaron en el waterpolo cuando ya eran mayores, y cometen errores muy básicos. En todos los equipos existe una diferencia enorme entre los 4-5 que han jugado un buen waterpolo y los que no. Así que los jugadores que destacan en la liga universitaria son el 100% extranjeros….

LEER MÁS