‘No puedo ir a entrenar, mañana tengo examen’

Artículo interesante de Javier García en El Deporte conquense:

Hacía tiempo que tenía en mente un artículo sobre estos dos temas tan relacionados, no quiero hablar de los deportistas de élite y sus carreras académicas (o la falta de), ni de quiénes son buenos ejemplos y quiénes no. Me gustaría centrarme en un entorno mucho más cercano, al que le podamos poner cara y ojos.

Como maestro y orientador el tema de los estudios es algo que tengo presente en mi vida diaria, los considero esenciales en la formación de las personas, aunque también he estado dentro de un club y he visto como una y otra vez se utilizaban las mismas excusas para faltar a los entrenamientos.

Los estudios son lo más importante
Parto de la premisa de que no se le debería permitir faltar a un entrenamiento de su deporte “porque tiene que hacer los deberes”, “porque mañana tiene examen” salvo en ocasiones muy puntuales, y por supuesto, sin convertirse en norma.

Puede parecer una contradicción, pero no lo es, si los estudios son lo más importante hay que hacerlo ver desde bien pronto con hechos y no sólo de palabra. El que un chaval falte a los entrenamientos repetidamente “porque tiene que estudiar” ya muestra un problema, y grande. Hay una falta clara de organización en el horario semanal. En edades tempranas pasa desapercibido porque la exigencia académica y deportiva es menor pero le hará mucho bien que a principio de curso se establezca un horario claro con tiempos de ocio, estudio, actividades extraescolares…

La gestión del tiempo es esencial
Es tan sencillo como preguntarnos: Si un chaval no puede ir a entrenar porque al día siguiente tiene examen, y esto pasa continuamente a lo largo de las temporadas ¿Qué esta fallando ahí?: ¿El tiempo del entrenamiento? o ¿la falta de trabajo previo de ese examen? Desde mi punto de vista lo tengo muy claro: Organización. Si necesita 1 ó 2 horas de un entrenamiento para estudiar, es que antes no ha trabajado lo suficiente.

La semana tiene siete días, de los cuales, cinco mantiene a los chavales en clase y hasta las 4 no quedan liberados de esas tareas, toda la tarde para ir haciendo cosas, acudir a diferentes actividades extraescolares, ver la tele… da tiempo a todo. Eso sí, con organización. Ah! Se me olvidaba, los fines de semana no deben ser vistos como tiempo libre sin ninguna tarea, son los días que más tiempo disponible tenemos y cuando menos desarrollamos.

Los deportes bien utilizados, aparte de ser un instrumento fundamental para un desarrollo correcto, también nos puede ayudar para que los niños vayan siendo conscientes desde pequeños de la importancia de tener una organización temporal equilibrada. Si se hace desde edades tempranas, estas conductas se acaban interiorizando y lo que al principio hay que recordar cada 10 minutos en unos años servirá para que cuando las actividades académicas sean más exigentes se disponga de unos hábitos de estudio-tiempo libre-deporte correctos.

ENLACE AL BLOG

12 Comments on ‘No puedo ir a entrenar, mañana tengo examen’

  1. Perfectamente explicado Edu!

    Cuanto menos sorprende como desde edades muy tempranas se percibe una sobrecarga de tareas con niños y niñas que no llegan a todo. Creo que debemos enseñar a lxs pequeñxs que la organización y la autodisciplina es más que necesaria, y eso les permitirá llegar a todo.

    Quitarles el deporte es como quitarles matemática. Es quitarles una parte importante de su educación y su desarrollo personal.

  2. Creo que se debe entender la preocupación de los padres hacia los estudios de sus hijos. Esta preocupación existe, está ahí y en lógica (malo sería que no estuviese). Sin embargo, a menudo, nos encontramos con que las soluciones que se buscan a los problemas no son las más acertadas.

    Pienso que dejar de entrenar no es NUNCA la solución, jamás un padre debe dejar sin entrenar a su hijo por un tema de estudios…porque, efectivamente, el deporte ayuda a poder articular los horarios y una fuente inagotable de experiencias en torno al esfuerzo y el compromiso. Para muchos, además, es uno de los pocos lugares donde tienen un referente positivo y encuentran cobijo en su equipo. Se convierte en un espacio fundamental para ellos y una de las cosas más importantes…y eso también es un arma.

    Solución: comunicación. No hay mejor golpe de efecto que establecer estrategias entre los entrenadores y los padres, llegando a acuerdos sobre los castigos que se van a poner, su medida y su objetivo. De esta forma seremos capaces de saber si las medidas son adecuadas, funcionan o, por el contrario, desastabilizan aún más al chaval e incrementan su sensación de fracaso.

    Es decir, los padres no pueden dejar de llevar a su hijo a entrenar o castigarle sin partidos. El entrenador/la entrenadora SI, y de hecho, cuando el entrenador intercede en una situación de este tipo -malos resultados académicos, mal comportamiento…- la respuesta suele ser más ágil y el impacto mayor. ¿Por qué? Porque los entrenadores somos modelos de comportamiento y figuras ejemplares, en muchos casos con mayor autoridad que los propios padres (porque somos el centro de sus atenciones en aquello que más les importa).

    A principio de curso recojo los horarios de todos los chavales que están haciendo la ESO y el bachiller. Reviso individualmente su calendario semanal y les ayudo a distribuir las cargasde trabajo, indicándoles cuándo tienen que hacer sus deberes y metiéndoles en la cabeza que tienen tiempo para todo y que lo mejor es que se organicen antes de venir a entrenar para tenerlo todo terminado. El trabajo es igual con los padres, les he pedido que me “usen” como una herramienta más y que hablemos si algo no va del todo bien.

    Si sus aitas les quitan algo, les duele y muchas veces se revelan para desafiarles. Si se lo quito yo les duele igualmente y responden sin desafío, porque además les justifico el porqué, marcamos unos plazos y llegamos a un acuerdo. No me tiembla el pulso en mandar a gente a su casa hasta que sus resultados cambien o dejar sin convocar al “mejor” si ha sacado un 3 en matemáticas. No se que será en la vida, pero probablemente no vivirá del waterpolo…aunque el waterpolo le de la vida.

    Cada vez más noto que los problemas de organización empiezan antes, desde muy pequeños…y que sus cargas de trabajo son mayores.

    Tenemos niños sobrecargados de tareas, padres que no controlan los horarios de sus hijos (por trabajo, por desidia o porque no saben cómo), mayor cantidad de estímulos que los distraen y desconcentran (ordenador, tablet, móvil, videojuegos:..).

    De modo que lo que tenemos que hacer es, como siempre, hablar, planificar y afrontar el reto de educar a nuestros chavales con valentía, responsabilidad y de forma compleja.

    Lo que les sobra a los crios es ordenador, consola y distracción. Les falta apoyo de sus familias y de sus entornos para poder enfrentarse a este mundo tan difícil y les faltan también límites, modelos positivos de comportamiento y pautas para afrontar sus responsabilidades. Entre todos, podemos.

    Tiempos difíciles para la lírica.

  3. yo estoy totalmente de acuerdo.he sido deportista toda mi etapa academica incluyendo bachillerato y he entrenado 6 dias a la semana entre 3 y 4 horas y he sacado con.buenas notas todo sin faltar ni a un solo entrenamiento. cuanto mas tiempo tienes mas lo puedes perder, solo es cuestion de organizarse. ademas el deporte ayuda a despejarse, a centrarse y coger los estudios con interes.

  4. Yo he sido deportista y estudiante. En lo segundo, nunca he sido muy aventajado, pero lo primero me ha dado la constancia, el compromiso y el esfuerzo que al final me ha servido en los estudios.

    En su día muchos profesores me recomendaban dejar el deporte para mejorar en los estudios…. gracias a dios no les hice caso.

    Creo que, por norma general, (no vamos a ir a las excepciones, para bien o para mal), los jóvenes de hoy en día, desde primaria hasta bachillerato no se les inculca de forma eficiente el compaginar los estudios con el deporte.
    Se les intenta facilitar tanto las cosas que al final no son capaces de esforzarse lo suficiente para conseguir metas, que están a su alcance.
    Hay que educar en valores, (esfuerzo, constancia, sacrificio.. etc, etc, etc), que van a aportar mas que miles de horas encima de un texto.

    Hablo desde mi experiencia, entrenador de categorías de waterpolo, entrenador de natación, monitor de campamentos.. y en lo laboral informático. Como veis la enseñanza/educación no es mi trabajo, si no un “hobby”, así que puedo estar equivocado.

  5. Hay que saber diferenciar entre, el que no llega, el que dice que no llega y el que “llega“.

    No podría estar mas de acuerdo.

  6. Para este último. No me creo que seas estudiante de Batxiller, pero si lo eres, es lógico que te falte la perspectiva y experiencia de los padres, que también hicimos deporte de jóvenes.

    Claro que hay chavales que pueden hacer (casi) todo y bien, pero no creo que sean la mayoría. Enhorabuena si es tu caso (aunque no me lo crea), pero no todos pensamos igual y en este tema, por suerte, los padres tenemos mucho que decir.

  7. Por favor, no me hagan reír. No con estos temas, por favor.

    Yo creo que los gurasos os excedéis con el tema del batxx. Partiendo de que es cierto que todos no tenemos las mismas capacidades para estudiar, ni la misma capacidad de memoria ni de atención, pero no creo que sea escusa para no ir a entrenar.

    Por dar otro punto de vista(el mío), quizá mas cercano, no lo se…
    (Sin entrar mucho en el tema politica-educacion) Actualmente la ESO y el batxx son muy parecidos. La ESO te la regalan prácticamente con un mínimo esfuerzo, esto creo que es irrefutable. Luego el batxx si que es un pelin mas complicado, pero no imposible. Como bien se dice en el articulo, es una falta de organización. estés en 2.ESO, 2.Batx, primero de carrera o segundo de un grado medio, la organización es la madre de todas las cuestiones. DA tiempo a TODO, todo, lo aseguro, a todo. Yo, que lo vivo dia a día y de cerca ya que estudio en este nivel, os lo digo que el que quiere, y no hablo solamente como caso particular, llega a todo y mas.

    Hay que saber diferenciar entre, el que no llega, el que dice que no llega y el que “llega“.

  8. De Acuerdo con Teresa. Una cosa son los estudios en etapas de Primaria y ESO, y otra bastante distinta Bachiller, donde el sistema actual pondera de modo significativo las calificaciones obtenidas durante todo el curso para calcular la nota media que marca en muchos casos el poder acceder o no a la carrera universitaria que deseas.

    Y esto último si que puede marcar tu vida, porque por suerte o por fortuna, tenemos que ser conscientes que los que llegan a vivir del deporte son una minoría y la mayoría de los padres lo entendemos como una actividad más de desarrollo personal por los grandes valores que conlleva, pero como muchas otras muchas en la vida.

    Está claro que a los entrenadores les gusta contar con sus jugadores todos los días, pero también deben ser conscientes de que los entrenamientos también se pueden organizar y adecuar a épocas concretas con cierta flexibilidad (semanas de exámenes, p.ej.).

  9. Buenas,

    Soy profesora de secundaria y bachillerato. Tengo dos hijos muy implicados a nivel deportivo, los dos en deportes de equipo. Mi hija juega a basquet (en categorias superiores tres entrenos semanales de 9 a 11 de la noche) y partidos los fines de semana. La temporada empieza en setiembre y acaba en mayo.
    Mi hijo juega a waterpolo: entrenos de dos horas y media (súmales desplazamiento, ducha,…) cada dia de la semana y partidos los fines de semana. Tempoarda de setiembre a final de julio (exámenes finales y selectividad en medio).
    No tiene nada que ver; como no tiene nada que ver estar estudiando ESO o estar estudiando bachillerato.
    Si la inteligencia y el interés del chico/a és entre mediano y alto, una ESO se puede hacer faltando solo algun dia al entreno, y suele ser porque el fin de semana no se ha planificado suficientemente bien, o porque ha surgido algun imprevisto.
    Pero, por favor, no metamos en el mismo saco al bachillerato ni a lo que se estan jugando los chicos con la nota del bachillerato….seamos un poco más rigurosos y no confundamos las cosas.

Los comentarios están cerrados.