Valoraciones del test FINA masculina en el partido Mediterrani-Mataro

RFEN. Al término del primer partido de la final de la Liga Masculina, los dos semifinalistas, CE Mediterrani y CN Mataró Quadis, saltaron al agua de la piscina de Sant Sebastià para medirse en un partido test con algunas variantes a la reglamentación FINA. Más allá del resultado (victoria del Medi por 15—10), hemos dialogado con los técnicos para conocer su valoración técnica de la experiencia.

Una piscina más corta (25 metros de largo por 20 de ancho), la misma pelota que usa la liga femenina y, especialmente, un jugador menos por equipo. La FINA está evaluando por toda Europa esta nueva reglamentación con partidos test como el que midió ayer a los dos semifinalistas de la División de Honor Masculina.

El partido exhibió multitud de variantes en ataque y defensa. El Mediterrani pareció tener más éxito jugando persistentemente sin boya, opción que, en cambio, sí prefirió el Mataró. Los barceloneses se llevaron la victoria por 15-10 (parciales: 3-0, 5-1, 3-7 y 4-2) en un partido con muy pocas expulsiones (4 para los jugadores con gorro blanco y cinco para los azules). La estadística apunta a 121 acciones ofensivas del ‘Medi’ por 114 del Mataró en los 32 minutos de juego.

Repasemos la valoración de los técnicos al fin del encuentro:

Marc Comas, técnico del CE Mediterrani:

“Es un waterpolo muy diferente, pero el juego cambia mucho: hay más espacios y menos transición (de los 5 o 10 segundos actuales en este concepto se pasa a menos de 5), con más ataque posicional, algo positivo ya que brinda más interés. El uso del balón pequeño permite lanzar más fuerte, pero, de largo, lo que más descoloca es el jugador de menos, porque te da una variedad táctica distinta a lo que estamos habituados.

“A nivel defensivo, estás muy condicionado por la propuesta del equipo contrario porque estás más encorsetado. No puedes desplegar muchas variantes: si optas por la zona, con un balón tan pequeño puedes encajar un lanzamiento potente en cualquier momento, y si vas al pressing, con tantos espacios también tienes problemas. Si haces como nosotros y juegas sin boya, entonces es imposible practicar la defensa zonal. Al final te toca adaptarte continuamente a lo que te proponga el equipo contrario y tienes que saber reaccionar con presteza.

“A mi parecer, sí se debería estudiar una variación en el sistema de expulsiones. Con tanto uno contra uno, se podría optar por un lanzamiento de penalti cada cierto número de expulsiones acumuladas por el equipo, como en el baloncesto. También podría optarse por una zona de expulsión de entrada y salida, así te obligaría a jugarla rápida, y más ahora que hay muchos espacios en cuatro contra cinco”.

Beto Fernández, entrenador del CN Mataró Quadis:

“A nivel técnico varía mucho el waterpolo, con mucho uno contra uno. Sin embargo, no me ha parecido que se premie el ataque. En mi propuesta he jugado más con boya, y el Medi lo ha hecho sin él y con espacios más abiertos y buscando el uno contra uno, lo que le ha permitido generar más. Yo mismo lo he aplicado con similar éxito en el tercer cuarto.

“En todo caso, estas nuevas reglas te obligan a variar del todo la preparación física. Con tantas idas y venidas hay que potenciar el trabajo de potencia aeróbica y de acumulación de lactato. Los jugadores estaban muertos al final”.

Confianza online