¿Qué debe comer un waterpolista?

Traducido automáticamente.

El waterpolo es un deporte de equipo acuático que requiere resistencia, fuerza, potencia, velocidad de natación, agilidad, conocimiento táctico, y habilidades técnicas específicas, incluyendo el control del balón. A diferencia de otros deportes de equipo, pocos investigadores han examinado los hábitos nutricionales de los atletas de waterpolo o estrategias dietéticas potenciales que mejoran el rendimiento en el juego por hoyos waterpolo.

Jugadores de polo del agua son bien musculosos, los atletas más altos; jugadoras muestran niveles más altos de adiposidad en comparación con sus homólogos masculinos. Existen diferencias posicionales: Centro jugadores son más pesados ​​y tienen niveles de grasa corporal más alto en comparación con los jugadores perimetrales. El conocimiento de las diferencias físicas que existen entre los jugadores de polo acuático ofrece la ventaja de la identificación del jugador, así como la individualización de las estrategias de nutrición para optimizar objetivos físicos deseados. Asesoramiento dietético individual se justifica para garantizar la adecuación de la dieta, y en casos de manipulación físico.

El rendimiento en juegos y durante los entrenamientos de calidad puede mejorar mediante la adopción de estrategias que promuevan la alta disponibilidad de hidratos de carbono, aunque la investigación específica para el waterpolo es insuficiente. Un enfoque planificado la incorporación de estrategias para facilitar el músculo reabastecimiento de glucógeno y la síntesis de proteínas musculares se deben implementar siguientes sesiones y partidos de entrenamiento intensificado, sobre todo cuando los tiempos de recuperación cortos están programadas. Aunque las pérdidas de sudor de los jugadores de polo del agua son menos de lo que se informa para los atletas con base en tierra, el conocimiento específico permite una adecuada planificación de las estrategias de la ingesta de hidratos de carbono para el juego final y la formación.

Estrategias después del partido para gestionar el consumo de alcohol deben desarrollarse con la participación del grupo de alto nivel del jugador para reducir al mínimo las consecuencias negativas sobre la recuperación y el bienestar del jugador.

Por Iñigo Mujika (leer más)