Suspendido por la FINA con dos años de sanción por consumo de Metanfetamina

El jugador eslovaco de waterpolo con las iniciales M.S. ha sido suspendido dos años después de dar positivo en un test de metanfetamina según ha anunciado la FINA en su página web hace unos días. El jugador de 18 años del Tozan Sport Club Topoľčany le tocó orinar para los 'vampiros' el día 29 de noviembre del año pasado en un torneo en la capital de su país, Bratislava.

La Metanfetamina es un “estimulante no especificado” de clase S.6. que se recoge en el Código Mundial Anti Doping. Las sustancias no especificadas son aquellas que el mencionado órgano encargado de velar por el cumplimiento de la 'limpieza' en el deporte cree que son menos propensos a ser tomado por accidente, y por lo tanto no son elegibles para la misma reducción de las suspensiones como son substancias con argumentos especificados, tales como etiquetas confusas de los medicamentos o suplementos contaminados.

 

El seleccionador eslovaco Toni Esteller, tras ser preguntado por este caso, mencionó en palabras a Enfermos del Balón Amarillo que el jugador en cuestión no es un habitual en sus convocatorias y que a pesar de la “lástima que siento por él”, su planes con la selección eslovaca no quedan mermados tras este traspié.

Lo cierto es que el dopaje en el mundo del deporte es una práctica extendida y, más aún cuando el dopaje siempre va dos pasos por delante que los órganos que lo controlan como es el caso del ciclismo. En nuestro deporte no ha habido casos sonoros y, menos en España, pero las recientes declaraciones de Lance Armstrong hacen un flaco favor a todos los deportistas que día tras día entrenan por superar sus particulares marcas o resultados.