RFEN. El deporte desde las cloacas

Se ha abierto la caja de pandora. Era un secreto a voces pero ahora está confirmado por Natacción.com. La RFEN está en plena crisis institucional a falta de un año de las próximas elecciones federativas, a las que Carpena piensa presentarse según pudo saber Enfermos del Balón Amarillo hace dos meses de un alto cargo de la RFEN. Las sospechas en torno a la gestión de la institución acuática española eran bastante dudosas en los círculos próximos a la RFEN pero ahora, los últimos movimientos producidos, han hecho atar cabos. Sobre todo a raíz de la entrada en vigencia de la Ley de Transparencia en España que ha aflorado, entre otros asuntos turbios, que el presidente de la RFEN Fernando Carpena cobra dos mil euros menos (72.000 euros anuales) que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy. Razón por la cual Carpena ha decido bajarse el sueldo hasta los 46.000 euros anuales para rebajar la tensión que se ha producido en los últimos meses.

Pero lo que ha levantado polvareda es el despido para febrero de Eugenio Bermúdez, gerente de la RFEN y máximo artífice de la caótica situación económica de la Federación de los últimos años. El Consejo Superior de Deportes ha puesto su atención sobre la situación de la RFEN y busca una solución lo menos dolorosa posible para no hacer ruido. Ya que de lo contrario, el CSD quedaría en mal lugar tras la documentación que se ha presentado en el CSD alegando las supuestas irregularidades cometidas por Carpena y sus socios estos últimos años.

Según Natacción, ambas maniobras, el despido de Bermúdez y la bajada de suelo de Carpena son fruto de la situación interna de la RFEN que es cuanto menos, de crisis sin paliativos. Tal y como venía denunciando en su cuenta de twitter el ex jugador internacional de waterpolo Marc Hernández Carpena cargaba cada año viajes relacionados con su faceta de presidente y, también gastos de carácter personal reflejada en las cuentas como “otros gastos” o “viajes órganos de gobierno”. Convirtiendo las cuentas de la RFEN en una emboscada tras emboscada para aquellos que debían de velar por el correcto uso de las mismas.

 Tal es la situación económica que las cuentas son incomprensibles como afirma la fuente citada. En la última asamblea de la RFEN se presentó un proyecto presupuestario para 2015 con un superávit de 94.000 euros. Y en apenas unos meses, la RFEN estudia presentar una modificación con un déficit de 230.000 euros. Es decir, algo totalmente inexplicable. Todo ello, siendo el año que Miguel Cardenal -amigo de Carpena- ha ascendido a la máxima dirección del CSD y la RFEN se ha visto beneficiada en las subvenciones con un aumento considerable (400.000 euros más que el pasado ejercicio).

El CSD ha reaccionado tarde, cegados por los éxitos de las chicas de natación (Mireia Belmonte) y la selección española de waterpolo. Pero la falta de escrúpulos va más allá. El Mundial de 2013, organizado en Barcelona por la RFEN, ha dejado entrever la falta de valores de ciertos miembros de la Federación, hinchando las cuentas con el fin de que el canon del 3% para la RFEN quedase asegurado y dejando una maltrecha relación con las autoridades públicas catalanas.

Fernando Carpena llegó a finales de 2008 a la RFEN tras dejar su asiento de presidente de la Federación Madrileña de Natación y según natacción dejó un agujero económico de casi un millón de euros con el apoyo del ex Consejero de Deportes y Viceconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Alberto López Viejo, imputado en la trama corrupta Gürtel y que, la Comunidad de Madrid le pide 22 años de prisión.

Fuente: www.natacción.com