Motivos importantes por los que tus hijos no pueden ir al partido

No a todos los padres les resulta fácil tomar la decisión de apuntar a sus hijos a una actividad deportiva. De sobra conocidos son los beneficios que el deporte puede aportar en el desarrollo integral del niño. Pero como cualquier cosa que merece la pena, el ser padre de un deportista joven también conlleva unos costes y un sacrificio que no es solo económico.

Al decidir que su hijo se inicie en el mundo del deporte competitivo, los padres están adquiriendo un compromiso con el horario de los niños/as y supone estar en alerta constante para que la organización familiar sea exitosa cada semana. Son los responsables de llevarles y/o recogerles en los entrenamientos y no siempre es fácil compaginarlo con el resto de actividades ni con los horarios de sus hermanos: llegan sudados a la clase de inglés, hay que salir corriendo del entrenamiento para recoger a tiempo a su hermana, recordarle al abuelo que no olvide la bolsa de deporte del niño… Por no hablar de los imprevistos o simples recados que puede haber cada semana en la vida de un adulto: que el niño vuelva con un compañero porque se ha hecho tarde en la oficina, pedir hueco en el dentista mientras el niño esté entrenando, etc, etc. Entrar en esta dinámica puede agotar.reloj

Quizás a algunos les venga muy bien los tiempos de entrenamiento de Lunes a Viernes para poder compaginar sus horarios de trabajo con la vida familiar. Posiblemente en algún caso, ése sea el motivo principal por el que la familia decide que su hijo haga deporte. Pero llega el fin de semana y adquiere un papel clave. Los niños también saben que en los días libres cuesta más cumplir con sus tareas. De ahí que los Sábados y Domingos sean la prueba de la verdad: una gran oportunidad para educar realmente en la responsabilidad y en el compromiso.

No siempre apetece madrugar para llevar a la niña al partido; es un rollo tener que esperar a que no haya jornada para planear un fin de semana familiar en la montaña. Es comprensible que en algún momento, los padres puedan pecar de considerar como “importante” alguna razón que haga que su hijo se pierda el partido. Otras, realmente existe una circunstancia importante y no se debe olvidar que el deporte tiene que ayudarnos a ser más felices, no a crear conflictos familiares. Sin embargo, es necesario destacar que según cómo se gestione el grado de importancia, se estará cumpliendo o no con el ejemplo y la formalidad que se quiere transmitir a los hijos.

¿Podríamos ponernos de acuerdo en cuáles son esos motivos importantes que justifiquen un retraso o una ausencia? Probablemente no, porque cada persona tiene su propia escala de valores y hace que la palabra IMPORTANTE sea muy relativa. Unos planean sus vacaciones familiares en función del calendario de liga y otros celebran el cumpleaños a pesar de que ese fin de semana hay torneo y hará que mitad del equipo tenga que elegir. Unos dejan que sus hijos jueguen con décimas de fiebre para que el equipo tenga suficientes jugadores y otros no despiertan al niño porque llegó muy cansado de la excursión del cole. Unos llevan la ropa del bautizo al vestuario para marchar directos en cuanto acabe el partido y otros no se plantean retrasar un poco la comida familiar. ¿Dónde están los límites de lo importante?

Algo que sí que tienen en común todos los padres es que siempre quieren lo mejor para sus hijos y las decisiones que toman las hacen sin perder de vista este objetivo. Que la organización familiar dependa en exceso de las actividades de los niños también puede ser muy perjudicial para ellos: se puede generar una carga, un estrés o un ego desproporcionado, viendo que todos se movilizan en torno a ellos. Pero romper sus compromisos a la primera de cambio, también…

Por tanto, revisad vuestra definición de “importante” y sed consecuentes con ella los días laborables… y los no laborables.

campo_deporte_familia

“El deporte es lo más importante de las cosas menos importantes.”

Os animo a que comentéis de forma anónima situaciones en las que os habéis visto involucrados en tomar alguna decisión similar a las descritas, para que podáis contar cuáles eran las razones que os hicieron tomar esa decisión y si ahora volveríais a hacerlo igual.

About anamermejo 9 Articles
Especialista en Psicología deportiva

2 Comments on Motivos importantes por los que tus hijos no pueden ir al partido

  1. Gracias por tu aportación, Anna. Dentro de unos años, tu hijo valorará esos momentos como unos de sus partidos más especiales. Probablemente no recordará el resultado (o también lo haga) pero será especial por el compromiso que ambos demostrasteis con vosotros mismos y con el equipo y lo que estuvisteis dispuestos a ofrecer. ¡Enhorabuena!

  2. Tube que llevar a mi hijo a un partido, estuve viendo como jugada y luego salí para el hospital a estar con mi madre en sus últimos momentos de vida. Tomé es decision porque mi hijo de 8 Años estaba comprometido con un equipo en el que cada uno es importante en supermercats mèdida. Lo volveria a haver sin dudarlo.
    Obro dia en un campionat de waterpolo mi hijo cgio oficis la vispera del partido mas importante, la dra. le prohibit jugar, al salir del dispensario mi hijo me miro y le diré “jugaran”. Una gran sonrisa me lo agradeció.

Los comentarios están cerrados.