Las Crónicas de AJD: DEPORTIVO – PREMIÁ 11-13, partido con dos fases diametralmente opuestas

LIGA NACIONAL SEGUNDA DIVISIÓN:

DEPORTIVO – PREMIA 11-13 (2-3, 1-2, 3-5,5-3)

Partido con dos fases diametralmente opuestas. La primera, hasta 3-9 en la mitad del tercer cuarto, dominada claramente por un muy motivado Premia, que no quería volver a Catalunya con manos vacios de su doble jornada en aguas bizkainas. La segunda, en que Depor echó el resto en un alarde de sacrificio y buén waterpolo, acercándose con un parcial de 7-2 a tan solo un gol a su rival (10-11), pero no pudo acabar la gesta por falta de un banquillo más profundo.
Inicio del choque igualado en juego y superioridades, pero con más eficacia en los lanzamientos del equipo catalán. Consiguió adelantarse 0-2 en zonas uno más (Jordi Albert y Victor Cervetto), mientras que Depor falló en la definición de sus tres primeras superioridades. Al final Bruno Arroita logró a encontrar el camino al gol con una preciosa vaselina de falta directa de 5 m. desde un lateral (1-2). El boya de los catalanes Jordi Albert, arma letal del equipo de Premia del Mar, amplió su ventaja a 1-3. El capi del Depor, Borja Unceta, que lo había intentado sin éxito antes, acabó batiendo con un golazo desde la retaguardia al cancerbero rumano Petru Vega Chernat (exPoble Nou): 2-3.
Los catalanes siguieron más acertados en el inicio del segundo período, gozando de dos superioridades, la primera desactivada por la parada de Ion Agirre y la segunda materializada por Pau García (2-4). Depor subió una marcha y fue su turno de jugar en superioridad por partida doble, la primera abortada por un mal pase y la segunda transformada por Bruno Arroita (3-4). Momento favorable para nivelar el juego, si no fuera por una fallo garafal, increible en la colocación de la defensa al dejar totalmente solo al Marc Letosa en pos. 1º, que aprovechó en inesperado regalo de la mejor forma: 3-5. Un gol de los que hacen mucho daño. Lo acusaron y cómo los de casa. Se les escapó el balón de la mano en la consiguiente superioridad. Se marcharon al intermedio frustrados. Al otro extremo, con gran confianza se retiraron los visitantes.
Nada más arrancar el tercero se notó en el juego el diferente estado de ánimo de los dos adversarios. Depor atacó, ganó la posición cara a la portería rival el boya Loïc Arroita, pero sin la recompensa que merecía y en el ataque consiguiente, la bestia negra para los de Alameda Recalde – el boya Jordi Albert superó de nuevo a su marcador, anotando de revés (3-6). En vez de reducir la diferencia a un gol, el Depor se vió con tres abajo. Pero lo que le esperaba era mucho peor. Dos penaltis seguidos en contra, transformados por Aniol Valera y otro tanto del imparable Jordi Albert lo hundieron en la miseria (3-9). El público desesperado y silencioso pensaba: “Nos quedamos sin partido”.

Los únicos que no compartían esta opinión fueron los jugadores bilbaínos. Sacaron todo su orgullo y dieron la vuelta de tuerca al encuentro. Fue con dos goles en superioridad de Francesco Ladisa y Gabriel Angulo, figuras cruciales para Depor (5-9), que ayudaron a respirar a su equipo después de ser dado por clínicamente muerto. Aunque los catalanes marcaron de nuevo de uno más mediante Aniol Valera (de la cantera de Mataró): 5-10, Depor estaba ya lanzado y con sus figuras despertadas: Gabri hizo uno de sus desmarques habituales y de revés puso el 6-10, una esperanza, aunque pequeña, para remontar el partido en el último cuarto.
Los de Txema Florez empezaron con mucha fé el último período y Borja Unceta, en superioridad, acabó a la primera 7-10. No tuvieron tiempo para reaccionar los catalanes; Francesco demostró su clase con un tanto de boya 8-10 y la grada por fín se oyó, recuperando la ilusión. Premia insistía en su juego interior con la pareja Albert-Valera: 8-11, el principal lastre del Depor estaba en la zona de atrás. Arriba los bizkainos tenían cada vez más luces: Una incursión del entrenador-judador Txema Florez acabó en penalti que transformó con una pisca de fortuna Borja Unceta, poste y rebote en la espalda del portero: 9-11. Y de nuevo la calidad de Gabri Angulo (una pena su sanción que no le permitió disputar el partido contra Elx) que marcó tras ajustarle un sombrero por encima de Petru Vega, poniendo el partido a rojo vivo 10-11. Depor culminó un impresionante parcial de 7-2. Pero no pudo completar el milagro. Su defensa permitió que su rival filtrara otro balón a la posición del boya y Aniol Valera anotó de espalda, también con suerte, por debajo del brazo de Ion 10-12. Lo único que le quedaba al Depor fue arriesgar, se tiró a tumba abierta y fue pillado a contra por su adversario 10-13. El posterior gol de Gabri 11-13 dio algunas esperanzas a los suyos. Había tiempo para buscar por lo menos el empate. Pero el rival no era tonto. Sorprendió a los jóvenes de la grada la actitud del portero de Premia que mantuvo 25” el balón en su mano sin pasarlo a un compañero (otrora retención, actualmente legal). Depor acusó la falta de profundidad de su armario y no tuvo fuerzas para presionar más.

Deportivo perdió otro partido en casa con diferencia mínima. Su corto banquillo obliga al entrenador a entrar en el agua como un jugador más que le resta capacidad para dirigir con más clarividencia al grupo. Después de la sanción contra Elx de su máximo goleador (noveno en la liga con 35 tantos) Gabri Angulo, ahora las bajas fueron dos: Jon Ander Chico y el joven Patxo Tellería. Durante toda la temporada Depor no pudo contar con dos de los máximos “culpables” del ascenso en Irún: el cierre Julen Eraña y el boya Jon Intxausti. Sin volverse loco y recurrir a los fichajes, se optó por dar oportunidad a chavales del equipo juvenil para completar la plantilla. Debutaron en la liga nacional el mencionado Patxo Tellería (exGetxo), que juega con asiduidad y ya abrió su cuenta goleadora en la nacional; más recientemente el boya del colegio Lauro Edorta Uriarte que apunta buenas maneras y el último por hacerlo fue el canterano, el veloz nadador Iñigo Orbegozo – uno de los más activos en la inacabada remontada contra Premia. Con su energía positiva, aire fresco joven y gran movilidad sirvió de efecto “Iñaki Williams” para Depor. Quedan por jugar los partidos con los dos equipos de nuestro entorno: WP Navarra en domicilio y Náutica en casa para acabar su experiencia en la nacional.
AJD