LAS CRÓNICAS DE AJD | El último derbi vizcaíno

DEPORTIVO BILBAO – NAUTICA PORTUGALETE 11-12 (3-6,3-2,4-3,1-1)

Partido loco de los que disfruta más el público que los entrenadores. Depor compareció con una caraja importante, biEn aprovechada por Náutica hasta el 1-6, pero luego sacó su casta y orgullo y le faltó poco por completar la remontada.

El inicio del choque era poco menos que un suplicio para Depor. Náutica empezó con  alto ritmo, en cual se maneja perfectamente. En un abrir y cerrar de ojos el desequilibrante Borja Requena provocó dos expulsiones que el americano Ryan y Unai Moreno transformaron para 0-2.  Aunque Borja Unceta logró marcar de penalti 1-2, los jarrilleros seguían moviendo el balón con velocidad y aprovecharon las lagunas defensivas en el repliegue de los bilbaínos.  Los de Iñaki BilbaoBotxo” desplegaron su arsenal ofensivo con goles de todos los colores: Edu Lopez en contragolpe 1-3, Paul Alonso de vaselina 1-4, Borja Requena de falta fuera de los 5 mts. 1-5 y de nuevo Paul uno a uno con Ion Agirre 1-6. Es verdad que sus aciertos estaban fuera de lo normal, pero tan cierto como la mayoría de sus remates carecían de oposición.  Depor salió paralizado, como en el partido de ida en Portu, cuando fue sometido a un meneo  parecido. Pero esta vez el guión tuvo un giro inesperado.  La ilusión, desparpajo y velocidad de un chaval de la cantera del Depor, el juvenil Iñigo Orbegozo, cambió el rumbo del partido. Rebañaba el balón con la habilidad de carterista y arrancaba con gran velocidad hacia la portería rival. La primera vez entró en el área de los 5 mts., levantó la cabeza y pasó a su entrenador-jugador Txema Florez que prolongó al segundo palo hacia Gabriel Angulo para el 2-6. Una de las jugadas fetiche de la temporada del Depor en ataque que despertó al público y a los jugadores locales. Poco antes del final del primer tiempo Iñigo repetió su acción, pero definiendo esta vez él mismo, uno a uno con Jon Basantes: 3-6.

En el comienzo del segundo, Txema imitó a su joven promesa, le rebató el balón a un adversario y entrando en el área de los 5 mts. se ingenió “un sueco” que se coló a la red 4-6.  Con un parcial de 3-0 Depor había entrado en el partido.  Pudo acercarse aún más en el marcador a su rival,  si  Gabri fuera más preciso en el siguiente uno más. Y como suele suceder en estos casos, en vez de reducir a un gol, la diferencia  aumentó a tres. En el contragolpe posterior Edu Lopez, puso fin al pequeño bache de su equipo 4-7.  Otro aspecto en que Náutica se mostró superior a su rival es el juego de boya. Rubén Castillero creó muchos problemas a la defensa bilbaína, abriendo espacios de que se aprovechaban los extremos. Provocó un penalti  que transformó Unai Moreno 4-8.  Los visitantes se iban otra vez en el marcador. Depor tenía que reaccionar de manera urgente. Lo hizo un jugador con calidad y buén gusto para el waterpolo,  Bruno Arroita.  Aprovechó un cambio de lado para rematar a la primera 5-8.  Acto seguido estrelló un balón en el larguero y Gabri Angulo provocó un penalti al llegar antes al rechace. Bruno se encargó a tirarlo, pero Basantes intuyó la dirección y lo paró. No obstante Depor seguía volcado en ataque y en la siguiente superioridad Bruno enmendó su error, anotando para el 6-8 al filo del descanso. Era el único gol de uno más realizado por Depor de 9 superioridades.

Al  inicio del tercero se vió de nuevo que los descansos dan  cierta ventaja a Náutica. En frío entraba más rápido en el partido que Depor, al que hacía falta alcanzar  revoluciones más altas para rendir al máximo. Y hasta que llegara a este punto, los de la margen izquierda consiguieron dos nuevos goles: 6-9 Ryan al desmarcarse  y 6-10 Paul con un  “sacacorcho”. Bruno Arroita seguía en racha y volvió a golpear con fé a ras de agua 7-10.  La fuerza de Rubén Castillero salió de nuevo a palestra. El boya jarrillero logró a girar a su par y aunque con suspense, el balón atravesó flotando la línea de gol 7-11. “Otra vez estos cuatro goles de desventaja”, se lamentaban desde la grada llena del Club Deportivo. Tenía que ser de nuevo el “efecto Orbegozo” para neutralizarla.  El chaval, además de ser veloz, tiene un fuerte disparo, marcando un gran gol desde pos.4º: 8-11.  Al rato Iñigo nos demostró que tampoco rehuye   los duelos estáticos, ganando la posición a su adversario y provocando penalti. Lo transformó con seguridad “el capi” Borja Unceta: 9-11.  Depor había reducido otra vez la diferencia a dos goles. Pero necesitaba algo más para amenazar de verdad a su rival.  Alguna genialidad, por ejemplo, como la  del “Pistolero” Gabri. No fue su mejor partido, pero se inventó un golazo al recibir un pase largo y rematar de revés cruzado de la posición 1º: 10-11.  Depor estaba ya al cogote de Náutica y un con un período por delante.

Fue el cuarto con más tensión, nervios y polémica. Depor no pudo empatar por precipitación, por desgaste físico o por falta de suerte. Náutica, aún con el fuelle inicial decaído, se apoyó a su mayor experiencia en la nacional y a la pericia de algunos de sus jugadores. Les costaba a los visitantes superar a un crecido Ion Agirre, mucho más seguro que en el inicio del partido. Y porobablemente no lo hubieran conseguido, si no fuera por un error ingenuo de un jugador expulsado del Depor que molestó el saque de la falta en el centro de campo y fue sancionado con penalti. Unai lo transformó sin dejar pestañear a Ion Agirre  10-12. Los de Alameda Recalde se dejaban la piel en cada acción y llegaron a acercarse otra vez a un gol. Fue obra de los  hermanos Bruno y Loïc Arroita Valero, el primero le pasó de 1º y el boya la empujó adentro: 11-12. El público se puso de pié para rendir pleitesía al pundonor de su equipo en la última tarde del Depor  en la liga nacional en su casa (a partir de 1-6 había conseguido un parcial de 10-6). El arreon final del Depor puso en un brete a Náutica. Fue el momento de juego más áspero y con un último minuto en que Depor, por una u otra circunstancia, no llegó a tener posesión del balón para intentar el empate. Los de Iñaki Bilbao aguantaron con oficio el resultado.

Con su triunfo Náutica conserva sus posibilidades para adelantar a Elx en la última jornada (lo recibe en casa). Ganando le arrebataría la octava plaza.  Al Depor le queda la consolación de la buena imagen que dejó con esta remontada, aunque  sin completar.   Por un mal comienzo se le escapó otro partido (y van varios) en que hizo mérito para puntuar en casa.  Como anfitrión ha marcado 90 goles (un promedio de 9 por partido),  20 más que el 6º clasificado Cuatro Caminos , 14 más que WP Navarra B y los mismos que el 8º  en la tabla Elx.  Su problema es que encaja muchos goles, es la factura que pagan  los novatos en la liga nacional. Le queda el choque con WP Navarra en Iruña.

AJD

1 Comment on LAS CRÓNICAS DE AJD | El último derbi vizcaíno

  1. Esta es la otra visión y sin que nos tiren los colores.

    Primero quiero decir que solo de orgullo y ganas en ciertas Categorías y Ligas, no se puede vivir y menos competir con un poquito de nivel.

    Bien es cierto, que en lances del partido si sucedió lo que se manifiesta (orgullo y pundonor), pero también es cierto que el partido fue malo, falto de ritmo regular, fallón y muy impreciso, sin tácticas en el desarrollo del juego, sin acabado óptimo de jugadas preparadas, etc.

    Toma y da, que yo no la quiero puede ser parte del resumen. Para un público entregado y último partido en casa, pues vaya.

    La chispa a la Nautica le duro los 6 primeros minutos del primer cuarto y luego adiós. Al inicio desbordo literalmente al Depor, hasta que cometió lo que vulgarmente se llama “cagada” y subió el 2-6 al marcador. De seguido otra más, “yo no nado que me da la risa” y el 3-6 arriba. Esto fue así y lo demás cuento. En los otros tres cuartos y para simplificar, sin hacer alarde de tecnicismos, unos ponían las ganas y se acercaban en el marcador y los otros con todo resulto en la clasificación final NADA DE NADA de lo que han realizado en los últimos partidos y en otros de la temporada contra los grandes de arriba, partidos intensos, muy bien jugados y muy ajustados en el marcador. Si esto llega a tener que resolver otra clasificación de los de Portugalete, con toda seguridad el partido se hubiera desarrollado de otra forma. Se les notaba si chispa, sin esa tensión en otros lances, SIN NERVIOS. Apuesto por otro partido sin lugar a dudas contra el Elx, el último y en casa.

    Mención especial para el señor Massgu, “malo malote” en el sentido de la palabra y aplicación en el agua – casero caserote y para el Señor Torreiro desconectado todo el partido y en los mundos de vete a saber.

    Las Crónicas de Andrey fuera aparte del resumen general que realiza de los partidos, casi nunca tienen desperdicio y me gusta una cosa en especial, la valoración y apreciaciones que hace de los chavales jóvenes. La gente tiene que saber quiénes son, donde juegan y de donde han salido.

    Pues nada, el próximo unos a Navarra y los otros a Portugalete, seguro que los partidos no tienen nada que ver con lo que fue este.

    Ha sido un placer

Los comentarios están cerrados.