CN Maristas, un club con mucho recorrido

De la mano de Luis Reigadas este club de colegio bilbaíno está haciendo bien las cosas desde los cimientos  y a pesar de los contratiempos, y de las piedras en el camino, siempre se han levantado por y para el waterpolo.  Un ejemplo para muchos clubes.

El club

El club en la versión actual se funda en 1994, tras la desaparición en 1993 de la Asociación Deportiva Maristas, que era el antiguo club Maristas fundado a principios de 1970. En el 2000 empieza de nuevo la sección de waterpolo. Aunque trabajamos de manera independiente al colegio el vínculo que nos une a él es muy fuerte. No sólo porque la gran mayoría de los deportistas y entrenadores estudian o han estudiado en el centro, sino también por la estrecha relación con la directiva del centro y el responsable del deporte escolar del colegio.

El club cuenta actualmente con 105 socios que se reparten en las disciplinas de Natación (Master y federado) y Waterpolo (escolar y federado). El área de waterpolo cuenta con 75 integrantes repartidos en: Equipo Benjamín, Alevín mixto, Infantil, Cadete mixto y Senior Masculino.

En cuanto a los entrenadores el área de waterpolo está bajo la dirección de Luis Reigadas y Adrián Rubio. Además, contamos con la colaboración de dos entrenadores que echan una mano con los porteros del club (Xabier Gómez y Alejandro del Castillo)

Nuevos aires

Desde que se acabara el acuerdo de colaboración con la Náutica de Portugalete en 2012 tuvimos un primer año muy duro con falta de jugadores. Si bien es verdad que pronto comenzamos a reconstruir el club. Volvieron las secciones senior masculina y senior femenino de la mano de Imanol Ortiz. Los siguientes años hasta la actualidad hemos doblado el número de jugadores en categorías.

Pequeño contratiempo

Esta temporada sufrimos un pequeño revés en nuestro proyecto ya que desapareció nuestra sección de waterpolo femenino que recaló en su mayoría en el Club Deportivo Bilbao. La situación era complicada en el club por falta de efectivos y las jugadoras decidieron dejar el club y buscar nuevas posibilidades. La situación era difícil y esta última decisión fue un golpe duro para nosotros. En alevines y benjamines tenemos más de 10 niñas que han perdido el referente que el senior suponía. No nos queda otra que trabajar porque esas niñas sean nuestro futuro.

Aun con este contratiempo el club está claramente en crecimiento y año a año trabajamos con más chavales y de una mejor manera. Este año y los siguientes debemos seguir colaborando con el colegio para que este proyecto siga en ascenso y podamos llenar la piscina de nadadores y waterpolistas.

El primer equipo

Con respecto al equipo senior este año no estamos al nivel de la temporada pasada. La campaña pasada todos los integrantes del equipo estuvieron de 10 y conseguimos meternos en playoff de ascenso y creo que haciendo un papel realmente bueno.

El bloque no ha cambiado mucho con respecto al año anterior si es verdad que somos un grupo aún más joven si cabe, hemos tenido lesiones que nos han lastrado y hemos tenido que trabajar la disciplina y el sacrificio con unos cuantos integrantes de la plantilla. La verdad que las sensaciones son raras hemos empatado 3 partidos lo que nos ha dejado en 3 puesto en la liga de ascenso. Estos tres empates nos han lastrado mucho a nivel de clasificación. Tengo claro que tengo un bloque de jugadores que pueden hacer un gran papel en segunda pero este año parece que vamos contracorriente y las cosas no están siendo fáciles. Aun así, soy muy optimista, creo en el grupo y creo que seremos capaces de sobreponernos y hacer un gran final de año.

Buen trabajo en categorías 

Sí, la verdad que las categorías funcionan muy bien. El estar dentro del colegio nos da a priori un acceso más fácil para conseguir jugadores. Si bien es verdad que algo estamos haciendo bien cuando tenemos tantos chavales.

Los jugadores que están en el colegio pueden entrenar a los mediodías y a las tardes. Esto nos da un margen amplio para poder entrenar con ellos. Y es que como en casi todos los aspectos de la vida más horas de trabajo suelen traer mayores posibilidades de mejora.

Los alevines están haciendo un buen papel en la liga, creo que estamos líderes, aunque con un partido más que el equipo que a priori estará para ganar la liga. Estamos muy contentos no por la posición en la clasificación, que también, sino porque es un grupo que trabaja mucho y muy bien.

Los benjamines están haciendo un buen papel en la recién estrenada liga. Tenemos un equipo muy majo y unos cuantos 2006 que lo hacen muy bien.

Tenemos una buena base para trabajar. Debemos transmitirles amor por el deporte, valores y por supuesto hacer que disfruten cada minuto que dedican al waterpolo.

Maristas_Cad

Equipos en muchas categorías

La verdad es que nos queda sólo tener equipo juvenil y trabajar por que exista de nuevo equipo senior femenino. El equipo juvenil puede que el año que viene ya podamos sacarlo, esperaremos a final de temporada para valorarlo.

Camino por recorrer

Pues nosotros esa sensación tenemos, las cosas van mejorando y trabajamos mejor. Nos queda mucho camino que recorrer, pero estamos en la senda. Debemos de trabajar más el club desde dentro hacer que tanto padres, como directiva, jugadores y entrenadores rememos juntos en la misma dirección. Debemos crear un sentimiento de club y establecer buenas dinámicas en los jóvenes para seguir progresando. Tarea complicada la verdad porque, aunque trabajamos estrechamente con la colaboración del colegio existen limitaciones a nuestro propio crecimiento por las circunstancias que nos rodean. Creo que el colegio haría muy bien si aprovechara el gran trabajo que se hace desde el club para beneficio de ambas entidades.

La mítica piscina 

En este aspecto para mejorar realmente me encantaría y espero poder verlo algún día es que la piscina se actualice. Desde mi punto de vista tenemos una piscina con grandes posibilidades, la localización de las gradas (encima de la piscina) hace que el espectador disfrute más del juego. Pero el principal inconveniente es que a mitad de piscina la profundidad es de 1.60 hasta los 1,30 metros. Lo que a partir de infantil hace difícil jugar a waterpolo de verdad. Este problema se hace extensible a los entrenamientos. Si tenemos tres calles para entrenar esto se reduce a la mitad porque en media piscina se hace suelo y es francamente difícil trabajar algo en condiciones. Sé que la decisión de acondicionar la piscina no está en nuestras manos y que tal vez sea una obra realmente cara, pero a mí como entrenador y exjugador de maristas (llevo 20 años vinculado al club y 26 al colegio) sería una cosa que me haría feliz y nos facilitaría seguir creciendo.

Agradecimientos

Primero me gustaría agradecer a los enfermos del balón amarillo su interés por nuestro trabajo y nos den voz a través de su página. También me gustaría saludar y agradecer a tod@s los exjugador@s de Maristas con los que he compartido club. Gran parte de nuestro trabajo de hoy es gracias a aquellos pioneros y pioneras que comenzaron con este deporte en Maristas. No doy nombres porque son muchos y no mencionar a alguno sería injusto. Por último, me gustaría comentar que desde mi punto de vista el waterpolo vasco está en clarísimo ascenso. En todas las provincias se trabaja más y mejor. Me gustaría señalar que desde hace tres o cuatro años más o menos los clubes nos abrimos unos a otros y hemos conseguido grandes cosas. Solo confío y deseo que no se pierda ese espíritu de trabajo conjunto con el objetivo de mejorar todos. ¡Un saludo!

Nos vemos en las piscinas!