AJD, desde Belgrado

Europeo Belgrado Parte I

Viajamos desde Sofia a Belgrado (400 km) en autobús, con dos choferes y 3 pasajeros valientes, en medio de una nevada copiosa, dejando la capital búlgara bajo un manto de 50 cm y kilométricas colas de trailers, bloquedos por el tráfico. Teníamos la sensación de que íbamos a una competición de esquí en alta montaña que al Europeo de waterpolo. Belgrado nos recibió bajo una fina capa de nieve y un frío intenso.

BELGRADO_NIEVE

Otra cosa es la gigantesca Kombank Arena, una moderna instalación polideportiva con capacidad para 25.000 espectadores, dónde te paseas con manga corta y que ahora está dividida en dos partes: una piscina para los partidos con 11.000 plazas y otra para calentamientos. Aquí se celebró en Eurobasket 2005 y Eurovisión 2008 y en el febrero será sede del campeonato de Europa de futbol sala.

Y es que el Waterpolo es Waterpolo en Serbia. Ni que decir tiene que cuando juega la selección de Dejan Savic la sala está a rebosar. Parece que el Europeo será un paseo triunfal para los serbios. Aunque no tan claro lo tenía el taxista que nos llevó a Novi Beograd, dónde está ubicada Kombank Arena. Hay demasiado optimismo y esto no siempre es bueno.

El gran número de los países participantes, por primera vez 16 en hombres y mujeres, fue la razón para ver partidos muy desnivelados en la fase de los grupos, con grandes diferencias en el marcador, falta de intensidad y arbitrajes placenteros. Pero la cosa va a cambiar a partir de los ¼ de finales. Ayer algún partido de los octavos ya subió las revoluciones en la piscina. Grecia y Rumania, empezaron con una intensidad y agresividad de juego que no tenía nada que ver con lo visto hasta ahora. Dos primera partes muy igualados, con un juego durísimo que dio mucho trabajo a los árbitros y a los médicos – 25 expulsiones en total, una tarjeta roja y varias brechas abiertas. En la segunda mitad del choque se impuso la calidad de los griegos y los rumanos con 4 jugadores fuera por 3 faltas personales bajaron los brazos. Pero la primera mitad de este partido nos sugerió lo que nos espera en los cruces venideros.
Uno de ellos España-Grecia, esta tarde.

Una curiosidad. El equipo griego perdió sorprendentemente de Rusia en el grupo y como segundo evitó el cruce con Serbia en los ¼. El seleccionador griego Theodoros Vlajos, que llevó a su equipo al tercer puesto en el Mundial de Kazan, asegurándose así la plaza para la Olimpiada en Río, reconoció en una entrevista que afrontaron el partido contra Rusia en el grupo, con la intención de evitar el cruce con Serbia. Si es así, eso podría ser hasta sancionable. Esperemos que los chicos de Gabi Hernandez demuestren hoy que le ha salido el tiro por la culata.

AJD