Panamericanos 1991. Cuando Cuba venció a USA en el día de Fidel Castro

La Habana, 1991. Cuba albergaba los Juegos Panamericanos y la capital habanera era el epicentro de los deportes americanos. Entre ellos, se encontraba el waterpolo. Hubo dos grupos con dos favoritos en cada uno. En el A estaban los anfitriones cubanos y en el B el coloso americano de USA.

La fase de grupos no tuvo sorpresa alguna y ambos se clasificaron primeros en sus respectivas liguillas. En las semifinales Cuba se enfrentó a Brasil (5-11) y USA a Canadá (15-1). La final se presentaba apetitosa para los caribeños frente a su público y contra el ‘enemigo’ yankee. Pero había un aliciente más, el 13 de agosto –el día de la final-, era el cumpleaños del Fidel Castro. Y como no,  el Comandante estaba presente en la piscina aquel día con su uniforme de Jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias  ante unas gradas repletas de habaneros dispuestos a ver como su selección se enfrentaba a los americanos.

El partido se esperaba muy difícil para los cubanos pues USA era la subcampeona olímpica y los vencedores de la reciente Copa de la FINA y, entre sus filas se encontraban jugadores de gran renombre como Craig Wilson entre otros. Por su parte, Cuba contaba con un joven Iván Pérez, Juan Carlos ‘Pitinga’ Barrera o Lázaro Fernández (un tomahawk en estado puro).

La final fue un espectáculo y los cubanos acabaron con el mito americano venciendo por 9-5. Fidel Castro resultó exultante tras la victoria y en la entrega de medallas se hizo fotos con todos, incluso con los jugadores americanos. Recuerda Andrew Burke, miembro del ASUA que preguntó a los organizadores si podría estrechar la mano del Comandante con un pin del ASUA puesto. La respuesta fue que sí, pero que lo llevara puesto y no se metiera la mano en el bolsillo porque Castro iba a todas partes con seis miembros de la Seguridad del Estado.

Se dice que el Comandante estaba tan contento por haber ganado a los yankees que regaló una semana entera de vacaciones a sus jugadores en Varadero, donde antes de la revolución “se hablaba inglés” como reza una canción popular en Cuba.