Askartza-Dos Hermanas: ‘Intensidad y cabeza’, por AJD

ASKARTZA – DOS HERMANAS 13-13 (5-3,5-2,2-3,1-5)

Una locura de partido con dos mitades absolutamente opuestas. Askartza empezó con gran intensidad, ganaba cómodamente 11-5 al inicio del tercer cuarto, pero pareció darlo por terminado antes de tiempo y lo pagó. Dos Hermanas lo aprovechó, demostrando porqué es el segundo equipo más goleador de Primera, para llevarse un empate in extremis.

Me decía Eneko Orozco unas horas antes del partido, que para ganar a Dos Hermanas, Askartza necesitaría jugar con  intensidad y cabeza. Y vaya la intensidad con qué salió Eneko. Con apenas 17” de juego enchufó el primer gol con un obús desde 8 m. en toda la escuadra: 1-0. Un bonito ejemplo que contagió a sus compañeros. Su hermano Xabier aprovechó el rebote de un chut de David Estallo para anotar el segundo 2-0.  Los andaluces reaccionaron con tanto de uno más de Adrián Puerto 2-1. Askartza también materializó su superioridad mediante Alfredo Aller 3-1, pero se descuidó atrás, lo que siempre es inoportuno, si enfrente tienes un equipo con gran pegada.

Sergio Casado y Luís Jiménez empataron con sendos remates exteriores 3-3. Lo que vino después fue una ofrenda de destreza y potencia de Markel Garay que metió un golazo desde la pos 2. Se levantó, esquivó el brazo de su marcador y de tiro cruzado, bote incluido, perforó la escuadra rival 4-3. Golazo que arrasa en las redes sociales. El ambiente explotó. Dos jugadores que siempre se apuntan al juego glamuroso protagonizaron el quinto: en superioridad David desde pos. 1º a Alfredo en pos. 5º y el madrileño a la primera marcó para el 5-3.

En el inicio del segundo David siguió intentándolo y con acierto: de 1º y casi de broma anotó el sexto 6-3. Los de Joan Albella mantenían la intensidad en defensa, cubrían las líneas de pase, se anticipaban a sus rivales y además no le temblaba el pulso en los tiros. En ataque su juego era una delicia.  Ideas y goles espectaculares. Javi Estallo en la función de quarterback encontró con un pase milimétrico por el eje central a Xabi Orozco y touchdown para el 7-3. Quisieron emularlos con éxito Eneko y Alfredo algo que supuso el 8-3. Aturdidos los de Dos Hermanos salieron del túnel con un gol de Sergio Jiménez de hombre más 8-4, para desaparecer de nuevo. Vinieron los dos minutos de oro de Xabier Pérez. El boya claretiano tiene movimientos rapidísimos. Ganó la posición a su par, provocando el penalti que transformó con frialdad Alfredo 9-4. El décimo fue un auténtico Golazo. En posición de boya, el eléctrico Xabi se revolvió, se fajó de su marcador y remató con  potencia  al larguero y adentro: 10-4. Recibió merecidamente el aplauso de la noche. Otra de las pocas noticias de Dos Hermanas en este periodo fue el gol de uno más de Pablo Caballero 10-5.  Dos segundos antes del fin del segundo cuarto Askartza consiguió a expulsar a un rival, pero Javi Estallo no chutó, manteniendo la posesión.

Hector Ríos ganó el sprint del inicio del tercero y Askartza materializó su superioridad, mediante el exquisito Javi, colocando en el marcador un 11-5 y culminando su equipo 17 minutos de juego espectacular. Si alguien hubiera dicho que desde aquel momento  Askartza iba a marcar solo 2 goles y su rival 8, lo tratarían de loco. Pero así de locos son a veces los partidos y eso ocurrió. La dinámica del partido cambió radicalmente. Dos Hermanas renació de sus cenizas con tres goles seguidos, ayudados en parte por la relajación y la perdida de intensidad defensiva local. El primero de hombre más de Javier Cortés, que luego se convertiría en la bestia negra de Askartza: 11-6 y los dos siguientes de Sergio Casado, otra de las pesadillas de los bizkainos: 11-8. Aparecieron los primeros síntomas de preocupación en la grada, pero un gol de Hector desde pos. 2 (12-8) devolvió la tranquilidad local y dio momentáneamente alas a la defensa de los anfitriones que aguantó estoicamente un “dos menos” en los últimos segundos del período.

Askartza entró en el último cuarto con cuatro goles de ventaja. Se suponía que eran un escudo protector para lo que pudiera suceder en este último periodo. Pero sucedió lo inexplicable. Todo empezó con el recital goleador de Javier Cortés. Primero marcó un gol con una rosca inverosímil 12-9 y luego  otro de remate directo de falta fuera de los 5mts. 12-10, que llenaron de moral a su equipo y aparecieron los primeros síntomas de temor en las filas locales. No creo que su problema era físico después de su exhibición en la última parte contra el líder La Latina en Madrid, cuando le endosó un parcial de 4-1. Pero inconscientemente se recurría a mirar el reloj, a pensárselo dos veces antes de tirar, a dejar el compañero que tomara la responsabilidad. En sumo el equipo perdió la confianza, se bloqueó mentalmente. Y como dijo Eneko, se trataba no solo de intensidad física, sino mental durante toda la duración del encuentro.Todo lo contrario ocurrió con el equipo de Jose Juan Murube. Sus jugadores lanzaban cómodos en el plano mental en esta fase del choque. Y les entraba todo. Otros dos tantos del imparable Javier Cortés (de falta f. 5 m.) y de Alvaro Rodriguez (de uno más) llevaron al primer empate en todo el partido 12-12. Aparecieron los nervios, Xabi Orozco vio la tarjeta roja por protestar. El panorama no podría ser más negro para Askartza. A 1,15 min. del final cometieron otra falta de expulsión (uno de los puntos débiles de su defensa) y todos temían lo peor. Pero los de casa sacaron fuerzas de flaqueza, defendieron bien la inferioridad y a 45” del final lograron a expulsar a un rival. El viejo rockero Aitzol Ruiz tomó la responsabilidad, su chut repelió el larguero y el más listo Hector se hizo con el rechace y metió un gol 13-12, que por lo menos evitaba una derrota muy dolorosa. Quedaban 32 segundos de juego, atacó Dos Hermanas y logró un uno más con 20” por delante. Poco después fue excluido otro defensa local y con dos más (la segunda vez en el partido) era evidente  que un equipo con la pegada de Dos Hermanas no va a perdonar. Y quién sino Javier Cortés para hacerlo, quinto gol suyo y a 7” del final puso el empate definitivo 13-13.

Un empate que podría calificarse como cruel para Askartza. Yo no lo vincularía a un calificativo negativo. Me quedo en la retina con su espectacular juego en la primera mitad. Y hay que felicitar al equipo andaluz de su espectacular remontada. Fue un partido con dominio compartido que mereció la pena ver y aún más analizar.

AJD