España planta cara a la vigente campeona del mundo

El conjunto de Gabi Hernández firmó un buen encuentro pero un parcial de 1-4 en los últimos minutos impidió la sorpresa ante Serbia (13-14)


Ante la visita de la todopoderosa Serbia, vigente campeona del mundo, de Europa y de la Liga Mundial, España mostró su versión más competitiva para poner contra las cuerdas a los hombres de Dejan Savic en la quinta jornada de competición. Con un Alberto Munarriz inspirado y asumiendo la responsabilidad, fue el máximo goleador del choque con cinco tantos, la selección estuvo a tan solo seis minutos de poder sumar tres puntos de prestigio en una Nova Escullera que mostró un buen ambiente a pesar del horario intempestivo (13-14).

Con las novedades de Pericas, Gutiérrez y Granados, España salió a por todas desde el inicio en la pileta del CN Barcelona consciente de las reducidas opciones que existían de seguir con vida en la competición. Con desparpajo, buscando su habitual juego dinámico y conocedora de la importancia de una buena defensa, la selección de Gabi Hernández aguantó el tipo en un primer cuarto marcado por el continuo intercambio de golpes. Al gol inicial de Rasovic, llegó la respuesta de Fran Fernández, que sería el encargado de situar el definitivo 3-4 tras los tantos de Munarriz por parte española y de Nikic y Filipovic por los balcánicos.

En el segundo cuarto, España exhibió dos caras. Al inicio, los goles del jugador del Terrassa Ricardo Alarcón y del navarro Munarriz lograron un parcial de 3-0 que dejó a la selección por primera vez por delante en el electrónico (5-4). Y ahí fue cuando desapareció. En un visto y no visto, la ventaja se evaporó. Con una marcha más, los hombres de Dejan Savic respondieron con un 0-4 donde tan solo el tanto de Chalo Echenique pudo frenar la sangría antes del descanso (6-8).

INTERCAMBIO DE GOLPES

En la reanudación, el encuentro adquirió la tónica habitual que van intrínsecos a Liga Mundial. Espectáculo de goles y un cierto descontrol defensivo propiciaron de nuevo  un periodo lleno de alternativas donde, por primera vez, España logró vencer. Un inspirado Blai Mallarach con dos tantos, Munarriz y Fran Fernández hicieron estéril la única llegada de los serbios, por mediación de Pjitetovic, y dejaron todo por resolver en los últimos ocho minutos (10-9).

Con la sensación de que Serbia estaba más por la labor de dar minutos y realizar probaturas que del resultado, el arranque del último cuarto hizo soñar a los presentes de que la diferencia de dos goles necesaria para luchar por la primera plaza era posible. El triunfo que se le resiste a España ante Serbia desde 2013 estuvo muy cerca (12-10, 27’). Pero no pudo ser. Los serbios cerraron atrás y mejorando sus prestaciones liderados por un letal Stefan Mitrovic, tres goles y dos consecutivos, consiguiendo resolver la contienda con cierta solvencia al final. El parcial de 0-4 imposibilitó la gesta de una España que, a pesar de la derrota y la eliminación, exhibió mimbres de equipo que puede pelear con los grandes.

Christian Martínez Romeo

@6ChristianMR