La historia de una leyenda de la garrotxa, @JenniferPareja

 A 74 días de la inauguración de los Juegos Olímpico de Río de Janeiro, Jennifer Pareja, la capitana de la selección española femenina de waterpolo, ha conocido que no estará en la gran cita deportiva del año, una decisión que se ha ido cociendo a fuego lento en los últimos meses.

Ha tenido tiempo de hacerse a la idea de que tal vez no iba a estar dentro de unos meses en sus segundos Juegos, la última pista la tuvo hace unas tres semanas, cuando quedó fuera del equipo nacional para jugar un partido de la Liga Mundial en Rusia.

Desde que debutó con el equipo español con 19 años, Pareja (Olot, Girona, 1984) ha estado en todos los grandes éxitos. En la plata olímpica que abrió en 2012 a España las grandes puertas del waterpolo mundial, en el Oro conseguido un año después en el Mundial de Barcelona y en el campeonato europeo logrado en 2014 en Budapest.

Pareja, que tocó el cielo del waterpolo en 2013 cuando fue elegida mejor jugadora Mundial (FINA) y Europea (LEN), resume la historia del waterpolo español, porque además de los títulos con el equipo nacional también acumula unos cuantos más con el CN Sabadell: club con el que ha conseguido cuatro Copas de Europa y nueve Ligas nacionales.

Desde el pasado verano, cuando jugó el Mundial de Kazán, su rendimiento ya no fue el mismo y no ha recuperado desde entonces las buenas sensaciones en su juego. Sin embargo, siguió contando para el técnico nacional, Miki Oca, quien la seleccionó para el Europeo de Belgrado (2016) y también para el Preolímpico de Holanda del mes de marzo en la que España consiguió su clasificación olímpica.

Por eso, la decisión de dejarla fuera de los Juegos ha resultado inesperada. Pareja empezó a jugar a waterpolo en el CN Olot, pero en sus inicios destacó como nadadora. Que sus amigas del colegio Cor de Maria jugarán con el balón amarillo y no se dedicaran a la natación, acabó por decidirle.

Muy pronto empezó a destacar y con 16 años forma parte de un grupo de tecnificación de la Federación Catalana de Natación lo que le obligaba a pasar muchas horas de coche para cubrir los cien kilómetros que unen Olot con Sant Cugat del Vallés, sede del CAR.

Tras su paso por el Olot, firma en su primera época en Barcelona con el CN Sant Feliu, después por el CN Sabadell y el CE Mediterrani antes de regresar al club vallesano donde ha conseguido sus principales éxitos como jugadora.

Asegura que de cada uno de esos equipos ha sacado algo, incluso cuando en el año 2003, con motivo del Mundial de Barcelona solo jugó 13 segundos en toda la competición.

Los años de crecimiento con el equipo español se producen entre 2007 y 2011 y en los últimos cinco años ha recogido todos los frutos en forma de títulos.

Estuvo en el Mundial de Melbourne en 2007, a las órdenes de Mar Sanromà, en un equipo en el que la principal estrella era Blanca Gil; a las de Vicenc Tarrés en 2008, cuando España logró la plata en el Europeo de Málaga; con Joan Jané en 2009 y desde 2011 hasta hoy con Miki Oca.

Pareja siempre ha sido una luchadora, asegura que su éxito se divide entre el trabajo y el talento, pero la cuota del primero es mucho mayor (80%) al de su talento natural, según cuenta.

Al quedarse fuera de la selección, Jennifer Pareja podría plantearse su futuro. De hecho en 2011 pensó en dejar el waterpolo después de unos meses muy difíciles y de una complicada operación de apendicitis en Croacia en 2010.

Sin embargo, su deseo de superación la llevó a seguir creyendo en sí misma y en liderar a un equipo en lo que lo le fue todo. Jennifer, una cabezona muy Tauro, como le gusta recordar, tendrá todo el tiempo del mundo este verano, ella que lo organiza todo a partir de waterpolo.

Seguramente acabará ‘Pura Vida’ el libro de José María Mendiluce que ha empezado hace tiempo, o se pone al día con los últimos capítulos de ‘Juego de Tronos’, mientras en su reproductor de mp3 suenan ‘Love of Lesbian’ o ‘La Habitación Roja’.