Cuando un árbitro se cree Dios y un ser superior a los entrenadores y jugadores como…

Si al leer el titular te has puesto un poco nervioso y has clickado rápido por si venía tu nombre es que deberías reflexionar un poco.

Este es un post medio en serio medio en broma para que reflexionemos todos.

Sin embargo, debo reconocer, y cada vez más,  que es una gozada poder ir a torneos y campeonatos de España donde los árbitros (la mayoría) tienen un gran nivel, son dialogantes y entienden las pulsaciones de jugadores y entrenadores y no se imponen por la norma de del porque yo mando porque yo soy Dios.

El nivel visto este año es digno de admirar, una pena esos puntos negros….