La Kopa de Euskal Herria, según @AndreyDemirev

Final Kopa de Euskal Herria
WP 9802 – C.D. BILBAO 8-7 (0-1,1-2,2-1,5-3)

WP 9802 conquistó la Kopa de Euskal Herría con un sufrido triunfo ante un Deportivo de más a menos, justo lo contrario que los navarros. Al final se impuso la mejor resistencia física y el banquillo más equilibrado del anfitrión, algo primordial en este inusual y supercomprimido formato de Final a 4.

Depor que había eliminado en un duro y disputado semifinal a Bidasoa con 9-8, tenía la ventaja, en teoría, por haber jugado la primera semifinal y tener una hora más de descanso que su rival. WP 9802 que había superado en el otro cruce a Urbat 10-8, acusó en el inicio de la final el pequeño descanso que tuvo (menos de hora y media).

Circunstancias extraordinarias que no ayudaron para ver una final de calidad, como se merecía esta Kopa. La Normativa de la FVN dice:
“Las semifinales y la final se disputarán en formato de “Final a 4”, la cual tendrá lugar en una única sede, en la misma jornada, en sesión de mañana (semifinales) y tarde (partido por el 3er puesto y final).”

Por desgracia, por falta de piscinas para el waterpolo (menos que hace 15 años, según afirmó Emilio Millor) los anfitriones no pudieron asegurar las dos sesiones y todo el torneo (chicas y chicos) se comprimió en una tarde.

Depor entró más rápidamente en el partido. Se adelantó con gol de Bruno Arroita en posición de boya, girando a su marcador y acabando con vaselina 0-1. WP 9802 quizo reaccionar rapidamente, pero se precipitaba y equivocaba en todo en ataque: pases imprecisos, reveses y vaselinas mal ejecutados, tiros caóticos… El portero bilbaíno Ander Molinero se sentía cómodo y paraba los pocos remates entre los tres palos. Ni que decir tiene que el ritmo de la final era lento, mucho por debajo de las dos semifinales, por el poco tiempo de descanso entra ellas.

El segundo tiempo más de lo mismo. Los navarros nerviosos, imprecisos, perdidos. Depor se limitaba a defender de manera solidaria, sin abrir líneas y llegando todavía a tiempo las ayudas, que neutralizaban el punto fuerte de los de casa: el juego estático de su doble boya. No pasó nada hasta la mitad del segundo, cuando el “falso boya” de Txema Florez – Alex Pareda sorprendió con una “cuchara” a Guillermo que sustituía al titular ausente Javier Larrea: 0-2. Los navarros lograron su primera superioridad en el partido, pero ni siquiera consiguieron a chutar en los 20” de uno más. Al rato fue expulsado otro jugador del Depor e Iker García por fin encontró el hueco para inaugurar la cuenta de WP 9802: 1-2. Un tanto que no sirvió para despertar la vena goleadora de los navarros. Depor seguía con más ideas y después de un Tiempo muerto, pedido por Txema a 9” del final del período, Julen Eraña envió desde su mitad de campo un chut-pase, justo antes de sonar la vocina, que el boya Loïc Román Arroita desvió en la red, emulando a la vieja escuela húngara: 1-3.

Este gol hizo visiblemente daño en la escuadra “upnera” que empezó sin confianza el tercer cuarto. Lo aprovechó el ocurrente Bruno Arroita que hizo una entrada diagonal de pos.4º al 1º, recibió un pase al agua y de “cuchara” superó a Guillermo: 1-4. Depor, sin demasiado juego, pero con seriedad defensiva y efectivas jugadas individuales, había tomado una ventaja de 3 goles. Ander seguía seguro bajo palos y Txema aprovechó el momento para dar descanso a sus figuras y conceder minutos a sus juveniles Beñat Eguskiza, Angel Guevara, Unai Bredilla y Omar Yasser. Los txabales tuvieron hasta una superioridad para aumentar la ventaja del Depor, pero se precipitaron buscando ingenuamente a Beñat en el palo. Siguieron intentándolo con desparpajo en ataque (Angel, Beñat), pero les faltaba experiencia. El maestro Emilio Millor ya husmeaba su oportunidad. Pidió Tiempo muerto y colocó como segundo boya en pos.1º a Aritz Zamarbide, ordenando que se “peinara” el espacio delante de él. Así el Nº 5 de WP 9802 expulsó a su joven y con mucho menos kilos marcador Angel. Iñaki Tainta se encargó de acabar la zona uno más con un trallazo desde 7 mts. 2-4. Al Depor le faltaba paciencia y sapiencia para agotar las posesiones y volver en bloque atrás en defensa. De nuevo Aritz como segundo boya, en pos. 1º, hizo valer su superioridad física sobre su marcador Beñat, que fue expulsado. Ibai finalizó la estrategia de uno más abajo, donde más duele a los porteros 3-4. WP 9802 había definitivamente entrado en el partido.

Al Depor le esperaba un duro último período en que tendría que acusar todo el desgaste de un ajetreado día: viaje, el bocadillo de comida y los dos partidos de la tarde. La última parte empezó con un remate al poste del boya Loïc Arroita. En el siguiente ataque le pasaron de nuevo, pero le señalaron falta en ataque y en el contragolpe Pablo Guerrero, penetrando por el pasillo del 1º superó a Ander de vaselina: 4-4 – primer empate del partido y parcial de 3-0 a favor de WP 9802. Crudo, crudo lo tenía Depor. Pero Bruno siempre está aquí para tirar del carro. Recuperó la ventaja de los suyos de falta directa desde fuera de 5 m: 4-5. Pero los navarros ya habían encontrado la fórmula para dar la vuelta al marcador. La clave era su juego estático con espalda a la portería. Otra expulsión de un defensa del Depor y Javier Iglesias se aprovechó de un rechace del palo a una vaselina de Iñaki Taínta y la salida de su marcador en contraataque, para empatar solo delante de Ander 5-5. Agotado, Depor se quedó sin repuesta. Bruno, el jugador más decisivo de los bilbaínos, se quejaba de calambres y y además estaba bién controlado por sus rivales. Los de Txema Florez se vieron pronto obligados a jugar de nuevo en inferioridad numérica, como consecuencia de una expulsión en el centro de campo. El navarro Javier Iglesias, sin marca en el segundo palo, recibió y empalmó adentro 6-5. Por primera vez en todo el partido WP 9802 se vió por delante en el resultado, lo que le insufló gran dosis de confianza y llenó sus depósitos de gasolina. Todo lo contrario con Depor, cada vez más desanimado y exhausto. Sufríó otra expulsión, aprovechada por un inspirado en el final del partido Javier Iglesias: 7-5. De nuevo Bruno hizo valer su clase con una vaselina reduciendo la diferencia a un gol 7-6. Las chicas del Depor se notaron en la grada: “Sí, se puede!”.

El desgaste de los rivales había transformado el juego en una lucha estática por parejas, escenario en la que WP9802 se sentía superior. Las ayudas defensivas del Depor habían dejado de funcionar. Los bilbaínos habían jugado en inferioridad numérica practicamente todo el cuarto período y pagaban la correspondiente factura. Hubo tiempo para alguna expulsión visitante más (10 en total contra 2 de WP 9802) que materializó Iker para el 8-6 con 57” de juego. Un tanto de Bruno, quién sino, dio esperanzas al Depor para llegar a los penaltis 8-7. Y a 34” del final Txema pidió Tiempo muerto. El único que podía solucionarlo fue Bruno, pero el balón ni siquiera le llegó.
Creo que WP 9802 mereció la Kopa en este formato tan peculiar, pero hay que decir también que Deportivo Bilbao fue un digno rival.

AJD