Las nuevas reglas del waterpolo analizadas por Andrey Constantinov

LAS NUEVAS REGLAS DEL WATERPOLO

¿Qué decidirá el Congreso de FINA en julio?

Análisis de Andrey Constantinov – miembro del Comité Técnico de waterpolo de LEN, publicado en la revista búlgara “Natación & Waterpolo”

En los últimos años prevalece la opinión de aficionados, entrenadores, árbitros y dirigentes de LEN y FINA de que el waterpolo no es el deporte espectacular y entendible que todos pretendemos. Se sostiene que el primer deporte de equipo en el programa de las olimpiadas modernas no despierta el interés que se merece entre los sponsors y los medios de comunicación, que sigue sin emocionar demasiado al público y que no consigue atraer nuevos espectadores en las gradas de las piscinas y delante de las pantallas de televisión. Se hacen comparaciones con el baloncesto, el balonmano y el voleibol, deportes que han acertado con la aprobación de nuevas reglas para hacerlos más vistosos y más interesantes para los espectadores.

En mes de febrero 2014 FINA celebró en Cancún (México) una Asamblea internacional sobre los problemas del waterpolo, invitando a especialistas y jugadores destacados. Todos los asistentes expresaron su preocupación de que el waterpolo sigue sin ocupar el lugar que se merece en el mercado deportivo internacional. Distintos especialistas en marketing deportivo de NBA, NFL, NHL, Asosiación de cricket, Asosiación de USA de volei playa y otros, compartieron sus opiniones, intentando buscar soluciones para aumentar el interés mediático y de patrocinio hacia el waterpolo.

Unos meses más tarde, el Comité Técnico de waterpolo de FINA propuso y la organización aprobó las siguientes reglas experimentales, a través de las cuales se pretendía hacer el juego más dinámico y espectacular:

1. Reducir la longitud del campo para los hombres a 25 m;
2. Reducir el número de los jugadores de 13 a 11, jugando 5+portero en vez de 6+portero;
3. Los hombres juegan con balón talla 4 y las mujeres con talla 3
4. Disminuir el tiempo de posesión de 30 a 25 segundos;
5. Disminuir el tiempo de la expulsión de 20 a 15 segundos.

El Punto 1 de estas modificaciones (campo de 25 m) se experimentó en la categoría absoluta masculina durante la Liga Mundial del 2015 y 2016. La paradoja fue que el vencedor de esta competición obtenía el billete para los Juegos Olímpicos de Río, a pesar de que las nuevas reglas se tendrían que aprobar después de su celebración.

El resto de las modificaciones del reglamento se experimentaron en los campeonatos mundiales sub-20 masculino en Istanbul y feminino en Volos (Grecia) en 2015 y en los sub-18 chicos en Podgorica (Monte Negro) y chicas en Okland (Nueva Zelanda) en 2016 después de los juegos en Río.

Puedo afirmar que estos experimentos no convencieron a muchos entrenadores y especialistas del mundo y sobre todo en Europa dónde los cambios no gustaron nada y la opinión unánime es que los cambios no dieron los resultados deseados por FINA. Al contrario, el juego se hace más físico, se marcan muchos goles, lo que prolonga la duración de los partidos, las emociones disminuyen y lo más importante – no es el mismo deporte.

A pesar de eso la directiva de FINA celebró una reunión del Comité Técnico de waterpolo el 13 de marzo 2017 en Lozana y le encargó de elaborar hasta el 13 de julio, la fecha del Congreso Técnico en Budapest, una propuesta de cambio de las reglas que se someterá a votación por el Congreso de FINA el 22 de julio que coincidirá con el Mundial de Budapest.

Sin embargo el 13 de abril, el Buró de FINA ya publicó sus propuestas de cambios de las reglas que someterá a votación por el Congreso Técnico el 13 de julio y después ante el Congreso ordinario de la FINA el 22 de julio. Eso quiere decir que se pretende la aprobación de los delegados de todo el mundo y a todo precio.

Si al final se aprueban, las nuevas reglas se aplicarán en todas las competiciones de FINA – juegos olímpicos y campeonatos del mundo para todas las categorías. No obstante, las federaciones continentales y nacionales tendrán derecho para decidir si aplicarán estos cambios y cuales de ellos, o optarán por no aplicarlas.

Los puntos básicos de estas propuestas de cambios de FINA son:

1. Campo 25×20 m.
2. 6 jugadores + portero en el campo.
3. Equipos de 11 jugadores, en vez de 13. Cuatro suplentes en el banquillo sin la obligatoriedad de que uno de ellos sea portero. Los jugadores de campo llevan gorros con números del 2 al 11.
4. Tiempo de posesión 25 segundos en vez de 30.
5. Tiempo de posesión después de un córner 15 segundos, en vez de 25 nuevos.
6. Tiempo de expulsión 15 segundos en vez de los 25 actuales.
7. 4 períodos de 8 minutos de juego con el descanso largo entre la segunda y la tercera parte que baja de 5 a 3 minutos.
8. No cambia la talla del balón ni para los hombres, ni para las mujeres.
9. Cada equipo tendrá derecho de dos tiempos muertos en un partido, en vez de uno por cada período como es actualmente.
10.Cuando un portero esté en posesión del balón y atacado por un adversario hunda el balón, no se le señalará penalti, sino falta en ataque (contrafalta), considerándose el portero como parte del equipo que está en posesión de la pelota, es decir del equipo en ataque.
11. La ley de la ventaja se hace obligatoria.

Como se puede deducir de estas propuestas, se trata de un paso atrás de FINA, una manera de compaginar las reglas experimentadas en distintas competiciones en los dos últimos años con las que siguen actualmente en vigor. Especial mención merece que el número de los jugadores en el agua sigue el mismo, ya que su disminución se recibió como una ofensa hacia la historia y las tradiciones del waterpolo. Fue rechazada la inoportuna propuesta para rebajar la dimensión y el peso del balón, algo que suponía un serio peligro para la salud de los porteros.

Sin embargo algunas de las propuestas de cambios que siguen adelante son realmente radicales. En primer lugar la reducción del número de jugadores de los equipos de 13 a 11, que está impulsado por la intención de FINA de igualar el número de equipos masculinos y femeninos en los juegos olímpicos a 12, dentro de las cuotas del Comité Olímpico Internacional.

¿Pero no será muy alto el precio que tiene que pagar nuestro deporte? Al reducir el tiempo de posesión y del período de expulsión, el juego será más exigente físicamente, con más desgaste de los jugadores, pero al mismo tiempo se rebajará el número de los suplentes en el
banquillo. ¿No sería más razonable aplicar esta reducción del número de jugadores solo en el torneo olímpico, como lo ha hecho el voleibol?

En el congreso de LEN, celebrado el 13 de mayo en Marsella, Europa mostró su postura unánime rechazando de aceptar las propuestas de FINA y tomando la decisión de votar en su contra en el congreso de Budapest. Esto ya ocurrió una vez en 1996, cuando en el Congreso de Berlin, Europa frenó la aprobación de cambios innecesarios en el reglamento del waterpolo.

El congreso de LEN decidió también de manera unánime de promover la candidatura del presidente de LEN Paolo Bareli (Italia) para ocupar también el puesto más alto de FINA. Sin embargo, la pregunta que nos hacemos es si la unanimidad de opiniones del viejo continente será suficiente para convencer a las federaciones nacional de FINA para dar también sus votos en contra de estas reformas. Lo sabremos el 22 de julio en Budapest.

A primera vista las fuerzas son desiguales – 52 de Europa contra 155 federaciones nacionales del resto del mundo (de un total de 207 países miembros de FINA).

Quisiera dar al final una opinión personal. El arbitraje tiene un papel primordial para que el waterpolo sea un deporte entendible y espectacular y que atrae a los espectadores. Las reglas actuales no son malas, pero si los árbitros no unifican sus criterios y no aplican correctamente el reglamento, por muchos cambios que se hagan no se llegará a los resultados deseados.

Qué pasará con nuestro deporte se verá pronto. Queda la esperanza de que FINA se dé cuenta de las consecuencias negativas a que podrían llevar algunos cambios, antes de someterlos a votación en el congreso de Budapest.

Análisis de la Nuevas Reglas por Andrey Constantinov – miembro del Comité técnico de waterpolo de LEN, traducido por Andrey Demirev