Primera Euskal Herria: Un clásico que no defraudó

C. Deportivo – WP 9802  8-9 (1-2,2-2,3-2,2-3)

El “cliché” dice que no importa cómo se llega a un clásico y  Depor-UPNA, como se conoce de toda la vida, sí que es un choque clásico de la Liga Vasca.  Ni el estado de forma actual, ni el lugar en la tabla clasificatoria son significativos para dos rivales que se conocen al dedillo. El gran estratega Emilio Millor lo tenía claro: su equipo – segundo clasificado – lo iba a pasar canutas contra uno de los colistas.

Los navarros salieron con más chispa y se adelantaron con un 1-4 en la mitad del segundo período.  El francotirador  Iñaki Tainta fue el artífice del buen inicio del WP 9802 con 3 tiros al blanco. Al Depor le costó entrar en el choque, sin intensidad en defensa y con pocas ideas ofensivas. Por decisión técnica su máximo anotador Bruno Arroita se quedó en el banquillo en la primera parte. El equipo tiene nuevas y jóvenes incorporaciones y un banquillo corto. No obstante los de Txema Flórez no se amedrentaron, cambiaron el chip y subieron las revoluciones mediado el segundo cuarto con ganas para intentar la heróica.

La metamorfosis del Depor comenzó con el portero Ion Agirre que se entonaba según pasaban los minutos y con sus paradas devolvía la moral a los suyos. Ya con Bruno en el agua Depor empezó a ver puerta con asiduidad y dió una espectacular vuelta al marcador. Dos goles de Arroita y otros dos de Pablo Neff (exMaristas) colocaron un 5-4 en el luminoso en el tercer período. Emilio Millor llegó a parar la sangría pidiendo un Tiempo muerto oportuno. En la reanudación empató Asier Beorlegui 5-5, pero el desencadenado Bruno adelantó el equipo local 6-5. Al filo del descanso devolvía las tablas M.Soler 6-6.

Depor se lanzó a por la victoria en el inicio del último período y Beñat marcó con un latigazo impresionante 7-6!  Una pena que no lo intenta más a menudo y con la misma fé que lo hizo para este golazo.  Poco a poco se notó la superioridad física de los visitantes con más fondo de armario y sobre todo con más experiencia. Apareció de nuevo Iñaki Tainta que con una gran acción individual se fajó de su marcador y ganó el mano a mano con el excelente portero bilbaino Ion Agirre para igualar el marcador 7-7.

La entrada  en los minutos finales de dos  leyendas del waterpolo navarro, los exLarraina: Mikel Garay y Mikel Azkarate, tuvo un efecto vigorizante para el equipo pamplonés que con dos contras bien hilvanadas se aseguró el triunfo con tantos de Asier Beorlegui y como no del gran Mikel Garay 7-9.  Depor intentó a la desesperada a reaccionar, marcando Greidi a 1,20 min. del final 8-9 y dispuso de una posesión final para empatar que no llegó a materializar. Aún así, los de Txema Flórez vendieron cara su piel y acabaron el clásico con cabeza alta, tal y como predecía Emilio Millor. El viejo “zorro”  supo mover su banquillo en los momentos claves del choque de manera magistral.

AJD

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*