SDM | Naútica Portugalete, tercero y equipo más goleador, se impuso al Castelló

Segunda Nacional: 7ª Jornada

Naútica Portugalete- tercero y equipo más goleador

DNPortugalete – Castelló 12-10 (2-2,2-3,5-2,3-3)

Náutica exhibió una vez más su gran pegada ante el Castelló desbancándole de la tercera posición y además es el equipo más goleador de Segunda División con 78 tantos en 7 partidos.

Y es que los números en ataque de Portu son demoledores para un equipo recién ascendido. Ha marcado la friolera de 24 goles más que el líder Elx y 17 más que el segundo Helios. Ver para creer. Encima el boya jarrillero Max Puigbet es el máximo realizador de la liga con 20 dianas y entre los cinco primeros están Unai Moreno y Paul Alonso con 15. Sin duda los portugalujos son el equipo revelación de Segunda. El choque ante un muy bien trabajado Castelló fue un test importante para los de Joan Albella que aprobaron con un notable.

Los castellonenses, que siguen en línea ascendente desde que ascendieron a Segunda la temporada pasada, demostraron en la primera mitad el porqué de su lugar entre los tres primeros. Después de un primer período de tanteo con empate en el marcador – 2-2 (Pepe Bausa, Albert Gómez – Castelló y Max Puigbet y Unai Moreno – Náutica), los de Jorge Botello, apoyándose en una bien ideada defensa zonal, aprovecharon la falta de consistencia defensiva de Portugalete (que aparte de ser el equipo más anotador es paradojicamente el cuadro que más goles ha encajado en Segunda – 75) y de nuevo el boya Pepe Bausa y el artillero de segunda línea Albert Gómez, en dos ocasiones, superaron a un inseguro en este período Diego Bartolomé: 2-5. Las cosas se ponían feas para los anfitriones y menos mal que vinieron al rescate de Náutica los de siempre: Unai que ajustó la mirilla y envió un obús a la escuadra 3-5 y Max que buscó un desmarque y puso a Portu otra vez en el partido: 4-5.

En el tercer período Náutica ofreció su gran repertorio en ataque, con bonitas pinceladas individuales y colectivas. Fue un cuarto para guardar en la hemeroteca del club y enseñarlo a los jóvenes de la cantera jarrillera. Portu empató con una formidable triangulación en superioridad: Desde fuera Unai filtró un pase preciso para el salto de Max en el palo, el catalán lo reenvió con un toque sútil hacia el otro palo, donde un Joel Vázquez, muy atento, lo empalmó con fé adentro: 5-5. Toda la combinación fue perfectamente coordinada y ejecuta. ¡Waterpolo caviar! Con adrenalina (positiva) a tope, Borja Requena robó un balón en su campo y en el contragolpe letal consiguiente 2×1, Max dio la ventaja a los suyos: 6-5 en el luminoso (coronando un parcial impresionante de 4-0). Enfrente, insisto, estaba el tercer clasificado de la liga, no un equipo cualquiera. El visitante Franco Rion devolvió las tablas momentáneamente de hombre de más: 6-6. Pero Náutica iba lanzado en uno de los arreones que suelen ser clave en sus victorias. Y apareció la conexión rusa. Alexander Kleimenov Diez envió un trallazo, fruto de fuerza y espíritu, que rebotó en el agua como una piedra 7-6.

Los de Joan Albella se lo creían e intentaban cosas inverosímiles. Como una exquisitez con Max de protagonista, que empezó con una finta rectificada de pos. 5º, primero hacia dentro y luego hacia fuera, siempre con el balón en la mano. El defensa no le dejó irse de él y entonces Puigbet esquivó el bloqueo defensivo con un pase rectificado de revés, paralelo a la línea de gol, hacia el boya Carlos Imbernón que lo pilló (todo muy bien coordinado) en el punto más alto de su salto para acabar empalmando a la red: 8-6. Otra demostración de la clase individual y la disposición de asisitir a su compañero. De aquí al final del tercero los dos adversarios se intercambiaron dos goles de vaselina: Borja Furio y Unai Moreno: 9-7.

El último período empezó como acabó el tercero. Resolución y acierto de los de la margen izquierda, protagonizado esta vez por Sasha Kleimenov. Su eterno amago acabó con un tiro a ras de agua ajustado al palo 10-7. El visitante Gómez redujo la diferencia 10-8 de uno más, pero Náutica se plantó en seguida en la área de 5 m. rival, provocando un penalti que transformó Max 11-8. Apretó entonces a la desesperada Castelló logrando el temible lanzador Pepe Bausa el 11-9. Acto seguido los visitantes estaban a punto de complicar seriamente la victoria local, pero esta vez salvó a Náutica en inferioridad y en dos ocasiones el portero Diego Bartolomé que iba entonándose según avanzaba el partido. Sus paradas en un momento crucial del partido dieron confianza a los suyos y desesperaron a los rivales. Lo aprovechó Unai dibujando una perfecta parábola para el 12-9 y sentenciando el choque. El gol de Pepe puso el definitivo 12-10 para el acta.

AJD

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*