España pasó las Termópilas, por AJD

España – Grecia: 12-9 (4-3, 2-2,3-1,3-3) 

España superó la feroz resistencia helena, esta vez las guerreras no cayeron en la emboscada como en Barcelona 2018 y pasaron por séptima vez en su historia en una semifinal del Europeo.

El choque empezó con una intensidad tremenda. Expulsión griega en el primer ataque y gol de Clara Espar 1-0. En la segunda aproximación Bea Ortiz anotó desde el arco 2-0. El brazo de espartana de Margarita Plevritou entró en acción y sus tres trallazos dieron la vuelta al marcador 2-3 con apenas 3,42 min.de juego.

Mientras tanto mala noticia para la tropa del mariscal Miki Oca: Roser Tarragó falló su primer remate y fue expulsada en el la salida en contra de su marcadora. Recordó el inicio ante Países Bajos, pero esta vez el técnico la relevó enseguida. Judith Forca tomó la  responsabilidad para chutar en un momento delicado y el rechace fue empujado a la red de una muy atenta Paula Leiton 3-3. Las helenas jugaban al límite en y cometían más de una falta en ataque. Una de ella dio el inicio de un rápido contragolpe 3 x 2 que materializó Maika 4-3 antes de acabar el primer período.

El segundo cuarto empezó con un robo en defensa de Leiton y Anna Espar de pos.5º sorprendió a Chrysoula Diamantopoulou con un tiro con bote que pasó por encima de su cabeza 5-3. Marta Bach, dio buenos relevos para la difícil tarea de marcar a las potentas boyas griegas, uno de los grandes rompecabezas de Miki Oca, aunque tenía que pagar el peaje de las expulsiones.

Vasiliki Diamantopoulou marcó de una más 5-4. Bea Ortiz tiene vista de lince, cambio de lado rápido y Judith Forca a la primera a la  escuadra. Golazo 6-4. Otra inferioridad de España y Laura Ester logró parar con dos brazos el tiro al ángulo corto. Importante para su confianza. Algo que necesitaba Roser Tarrago, cuyos dos remates en superioridad, conseguida por Bea Ortiz, no llegan a su destino. Minutos en que a las hispanas les faltaban las ideas en ataque y sobre todo cojeaba el lanzamiento exterior. Mientras tanto Vasiliki logró reducir la diferencia de zona una más 6-5. Al descanso.

La tercera parte no empezó bien para España. Bea, Anna Espar y Roser fallaron en sus intentos de superar a la portera rival. La boya griega Maria Myriokefalitaki probó dos veces fortuna con revés, la primera neutralizó Laura, pero la segunda entró 6-6. Las de Georgios Morfesis ya
habían complicado mucho las cosas a Hungría y Rusia y no se iban a rendir fácilmente. El espíritu bélico de Maika en momentos como este vale oro. Se fajó de su marcadora cuya única opción fue agarrarla con dos brazos. Expulsión a la que siguió otra y con dos más Bea remató adentro 7-6. Maika siguió haciendo estragos en la defensa helena y en una nueva superioridad ella misma palmeó de pase de Bea 8-6. Intentó reaccionar Grecia, pero el tiro de Plevritou desvió Laura. Irene Gonzalez se incorporó con éxito como boya, dando relevo a una inmensa Maika, y expulsó a su marcadora.

Luego en la zona prolongó a la red en el segundo palo un gran pase de Anna Espar 9-6. En las superioridades se notó el trabajo de laboratorio de Miki Oca. Un buen tercer período con una defensa muy intensa que raras veces permitía que se filtraran balones a las boyas adversarias. El último período España siguió con su gran trabajo defensivo y con imaginación en ataque. Bea Ortiz siguió con su recital de goles y asistencias.

Esta vez su pase  milimétrico fue aprovechado por Anna Espar para abrir una brecha en el marcador 10-6. Bea lo amplió poco después con un gol que fue confirmado por el VAR (fue bastante claro) 11-6. La griega Nikoleta Eleftheriadou redujo de una más 11-7. España siguió  sacrificándose en defensa, Anna Espar recuperó un balón perdido y sirvió para que Bea anotara sola ante Chrysoula 12-7. Al final marcaron dos goles para el acta (Ninou y Plevrotou) 12-9. La siguiente batalla será contra la anfitriona Hungría, el pero rival posible.

AJD