Dani Pinedo, ‘El Muro’; España jugará las semifinales del Europeo

El Muro
España – Serbia 10-9 (1-2,4-1,1-2, 0-1, pen.4-3)

Serbia ya no es la bestia negra para España como lo fue históricamente. Bajo el mando de David Martín la selección ya se ha acostumbrado a plantar cara al mejor equipo de los últimos diez años y hasta a superarlo en los dos de los últimos tres enfrentamientos. Como las chicas ayer ante Grecia, los chicos se tomaron una merecida revancha de Barcelona 2018 contra el coloso serbio.

El juego más estático de los primeros minutos del choque favorecieron al equipo de Dejan Savic. En el juego posicional con largas posiciones dominaron los balcánicos con su chut potente de posiciones estáticas y sólidos bloqueos por su envergadura en defensa. Así Dusan Mandic, que forma con Filipovic la dupla letal de zurdos, disparó con potencia descomunal en dos ocasiones dando ventaja a los suyos en los minutos iniciales 0-2 (el segundo después de que una clara falta del boya serbio fue convertida en expulsión de su marcador). A España le costaba encontrar su juego de transiciones rápidas y cuando tuvo su mejor oportunidad en este período, una doble superioridad, Adriá Delgado envió el balón al palo. Serbia pudo hasta adelantarse con tres goles de ventaja, sino fuera por una gran intervención de Dani López Pinedo que salvó milagrosamente un mano a mano con Vico en una contra serbia, provocada curiosamente por una retención en sacar la falta en ataque. Poco a poco España subió la velocidad en las transiciones defensa-ataque y Tahull provocó una superioridad materializada de manera magistral por Alvaro Granados en 5º de pase preciso de Mallarach de pos. 1º – 1-2. Una pena que Miguel Del Toro no pudo empatar acto seguido, saliendo su tiro de cerca con bote por encima de la portería.


El inicio del segundo período se caracterizó con muchas alternativas delante de los dos porterías, la velocidad de las transiciones aumentó, se acababa rápidamente; un estilo de juego que le gusta a los de David Martín. Dani entró varias veces en acción, se entonaba con sus paradas y contagiaba a sus compañeros. Lo intentaba también España, sobre todo Alvaro, pero sin suerte. Este juego es para listos y el gran improvisador Andrija Prlainovic se inventó un remate visco, en una zona hombre de más, que sorprendió a Dania 1-3. Otro jugador fino y de mucha imaginación Fran Fernández se erigió entre tanto ogro de la defensa rival y la clavó en la cruceta opuesta: 2-3. Se sucedían rápidos acontecimientos en uno y otro lado. Prlainovic al poste y Munarriz quemando las manos de Mitrovic. Hasta que Miguel Del Toro ganara la posición a su marcador y en el momento de palmear en el aire le hicieron un penalti. Felipe Perrone lo transformó con sangre fría engañando por completo al portero: 3-3. Los serbios se mostraron algo inquietos por el empate y el infalible Dusan Mandic envió un trallazo al palo de uno más. Y mira por dónde apareció por sorpresa Bernat Sanahuja (2000, 1.92), un chaval, formado en CAR por Svilen Piralkov, actualmente en las filas de Terrasa, que con gran desparpajo enchufó un golazo a ras del poste del mítico Mitrovic: 4-3. Por primera vez España se ponía por delante en el marcador. Serbia empujó con rabia y consiguió una doble expulsión que neutralizó Dani con una parada antológica. Algo así hace mucho daño al rival y mina su moral por mucha experiencia que tengas. E imagínense, por otro lado, las alas que da a los suyos. El debutante Bernat que acabó de estrenarse como goleador en un Europeo no se lo pensó dos veces cuando vio su nueva oportunidad. Muy valiente soltó un pepinazo que dejó sin pestañear al portero rival 5-3. Ver para creer: España había endosado un parcial inverosímil de 4-0 a la gran Serbia! Intentaron los de Savic a reaccionar ofreciendo dos boyas en ataque, pero las solidarias ayudas españolas tapaban todos los intentos de juego interior. 4-1 – ¡una segunda parte para la hemeroteca!

Como se esperaba Serbia salió a morder en el tercer período. Le tocaron el orgullo. España seguía con su defensa pletórica y Dani paraba hasta con cabeza. Solo el árbitro rumano Alexandrescu vió una contrafalta de Felipe y en el contraataque consiguiente Serbia consiguió una superioridad que materializó rectificando Milos Cuk: 5-4. Al rato otra entrada se interpretó como contrafalta (la segunda en minuto y medio); el delantero siempre puede rozar al defensa en su intento de avanzar, pero si no se apoya el movimiento mal para el waterpolo. Pero esta vez los serbios no coronaron su contragolpe por Dani. Lo paraba todo con brazos, cuerpo y cabeza. ¡Un muro! Vino el turno de Alberto Munarriz para demostrar su calidad. Primero robó limpiamente un balón al boya rival y luego sirvió un balón fantástico de pos. 2º a Felipe Perrone en pos. 4º que a la primera la colocó en el ángulo contrario al que se encontraba el portero: 6-4. Una diana preciosa que habla de la gran compenetración de estos dos jugadores que se entienden con una miradita. Felipe de nuevo protagonista de una de las mejores jugadas del campeonato (recordamos otra con Fran contra Hungría). Serbia seguía apretando, chutando y lo de Dani ya era increíble, surrealista. Acabaría el partido con 11 paradas de 17 (65%!). Los de David Martín no bajaban el ritmo en las transiciones y conseguían casi el mismo número de expulsiones que su adversario. En la siguiente superioridad, Bernat Sanahuja casi hace historia, si no lo hubiera hecho ya, al tomar la responsabilidad para marcar su tercer gol y poner un casi insalvable en estas circunstancias 7-4. No pudo ser, su remate fue rechazado y Roger Tahull no llegó a meter el rechace dentro, salió rozando el poste. Además poco después la mala suerte se cebó con España. Serbia anotó de superioridad con la vocina (Sava Randjelovic), gol polémico de VAR, que esta vez no intervino 6-5. Fin del tercero.

El último período empezó con zona uno más de España que Fran quiso resolver solo, el balón se le escurrió de la mano y la desaprovechó. La respuesta de Serbia no tardó. Esta vez Dusan Mandic no falló, envió un misil imparable restableciendo la igualdad 6-6. Quedaban más de 5 minutos hasta el final del choque. Fueron minutos de idas y vueltas, con imprecisiones en los pases y protagonismo de los porteros. La intensidad de juego consumió las energías de los dos equipos y eso bajó su efectividad en ataques, hasta provocar que no se moviera más el resultado. España tuvo una superioridad a 56” del final, se la jugó solo Alvaro Granados, pero su chut fue repelido por la defensa serbia, muy acertada en los bloqueos en todo el partido. Y así se llegó de nuevo, como en la final de Barcelona 2018 ,a la lotería de los penaltis.
Filipovic que se quedó sin mojar durante el partido (algo inusual) anotó el primer penalti. Perrone marcó el suyo. El gran Andrija Prlainovic envió el balón al larguero y luego Mitrovic paró el 5 m de Munarriz. Dani detuvo brillantemente el lanzamiento de Dusan Mandic y Adriá Delgado adelantó España 2-1 después de tres lanzamientos. Aleksic gol para Serbia, Barroso gol para España, Cuk gol y el decisivo penalti quedó en las manos de Alvaro Granados que esta vez no falló y España se enfrentará a Croacia en semifinales.

SERBIA: G. Pijetlovic (p), B. Mitrovic (p); Mandic (3), Dedovic, Randjelovic (1), Cuk (1), D. Pijetlovic, Vico, Aleksic, Jaksic (1), Filipovic, Prlainovic y S. Mitrovic.

ESPAÑA: López Pinedo (p), Lorrio (p); Munárriz, Granados (1), Sanahuja (2), De Toro, Larumbe, Delgado, Fernández (1), Tahull, Perrone (2), Mallarach y Bustos.

PARCIALES: 2-1, 1-4, 2-1, 1-0 y 3-4.

Penaltis

Filipovic 1-0
Perrone 1-1
Prlainovic al larguero 1-1
Alberto para Mitrovic 1-1
Dusan – para Dani enorme 1-1
Adriá 2-1
Aleksic 2-2
Barroso 3-2
Cuk 3-3
¡¡Granados 4-3!!

Otros resultados ¼ de final:

Montenegro – Italia 10-8
Hungría – Rusia 13-10
Croacia – Grecia 14-11

 

AJD