Vuelven las emociones de las Ligas de Euskal Herria

Primera masculina:

Ha vuelto el desafío de las ligas EH. El waterpolo cura la neura y la depre de la pandemia. ¡Qué bonito es ponerse un gorro! Y las emociones no tardaron. Vamos por las primeras crónicas de la temporada:

Getxo – CW 9802 8-7 (3-0, 1-2, 3-4, 1-1)

Getxo salió en tromba. Despachó por la vía rápida a un todavía estirando las piernas del viaje CW9802. Un gol madrugador de Iñigo Meca de superioridad fue seguido por dos más de sus compis Ibon Isasi e Iker Agirre: 3-0. Los de Emilio Millor se fueron en el descanso con todas las alarmas encendidas.

La pausa entre el primero y el segundo permitió al equipo navarro a sobreponerse y entrar en el partido. Iñaki Tainta envió un zurdazo para 3-1 y luego el benjamín del equipo Arturo Burgalés (2002) de hombre de más: 3-2. Eneko Orozco aprovechó la siguiente superioridad de su equipo para pedir Tiempo muerto, consciente de la importancia de cortar la remontada rival. La estrategia funcionó y Gonzalo Monge anotó para el 4-2 antes del cambio de porterías.

El profe Emilio Millor dio con la tecla adecuada en el descanso. Su charla surtió efecto y sus pupilos empataron en un abrir y cerrar de ojos mediante Javier Iglesias e Iñaki Tainta de penalti: 4-4. No se amilanó el equipo getxotarra e Ibon Isasi adelantó de nuevo a los de casa: 5-4. La respuesta visitante fue inmediata: Iker Erdozain de penalti 5-5. Un empate que fue seguido de otro tirón físico de los de Eneko Orozco. Dos exAskartza – Iñigo Meca, un constante incordio para el rival y el viejo zorro Mikel Flaviano, marcaron dos goles importantes 7-5. El experimentado equipo pamplonica había casi alcanzado la orilla y ahora tenía que remar otra vez contra corriente. Segundos antes de finalizar el tercero Tainta volvió a dar lustre a su zurda: 7-6.

Los descansos dan siempre ventaja al cuadro de Emilio Millor que analiza como nadie el juego y da las oportunas instrucciones. Los suyos arrancaron el último período con la ambición de dar la vuelta al marcador e Iker Erdozain logró por segunda vez empatar 7-7 después de que su equipo fuera dos abajo. Momentos de duda para los de casa, pero Eneko solicitó Tiempo muerto y motivó a su gente que siguieran con fé en la victoria. Y los getxotarras no dieron opción a los navarros a dar la vuelta al marcador, algo que intentaban sin parar desde el inicio del segundo tiempo. Eran momentos para gente con experiencia y ratonería y quién sino Mikel Flaviano para decidir este choque. El de Leioa superó a Javier Larrea con un gran remate para el 8-7 definitivo a poco más de tres minutos del final.

Una mezcla de frustración por verse de nuevo por detrás en el marcador y de cansancio de un encuentro tan intenso, después de tantos meses sin jugar, impidió quizá a los de Emilio Millor (con dos ilustres veteranos – Mikel Garay y Mikel Reta en sus filas) de evitar la derrota. Hay que destacar los méritos y la entrega de los getxotarras que están progresando a buen ritmo bajo el mando de Eneko Orozco, que dispone con un refuerzo importante para esta temporada – el portugalujo Paul Alonso.

Larraina – Leioa 12-12 (2-1, 2-2, 4-4, 4-5)

Larraina salió con fiereza en busca del gol y Miguel Landarech y Javi Zabalza lograron una ventaja inicial con 2-0. Cuando quedaba 1 segundo de este primer período el chaval Pol Ormaetxebarria (2003) redujo la diferencia 2-1.

Al inicio del segundo Santi subió el marcador 3-1, pero apretó Leioa y restableció la igualdad con dos goles de superioridad de Erlantz Ayo y Gari Zarraga: 3-3. Al filo del descanso adelantó de nuevo a los de casa Santi Bujanda: 4-3.

En la segunda mitad el partido cobró vuelo, el ritmo subió, así como la eficacia goleadora de los dos contrincantes. Guillermo de la Osa amplió la ventaja de Larraina a 5-3, pero los leioztarras protagonizaron una poderosa reacción con un parcial de 0-3 de la mano de Gari Zarraga, que mandó dos balones a la red y uno de Xavi Vazquez: 5-6. Los navarros ejercieron una ferroz presión y dieron la vuelta, metiendo a su vez tres goles de un tirón: Guille de la Osa (2) y Asier Esteban: 8-6. Al final del tercero un desatado Gari Zarraga (2000), que ha regresado a Leioa después de 5 años en Askartza, metió su cuarto tanto del partido: 8-7.

El último período fue bastante loco con altibajos para los dos equipos que se intercambiaron varias veces el liderazgo en el marcador. El exDivisión de Honor Asier Esteban dio en dos ocasiones una ventaja de dos tantos para los de casa: 9-7 y 10-8, pero los bizkainos Iñigo García y Erlantz Ayo no dejaron a su rival que se marchara en el marcador: 9-8 y 10-9. Aquí irrumpió en escena un chaval del 2004 de Leioa – Aimar Gernika, que metió dos goles en sendas contraataques y uno a uno con el portero, en tan solo 25 segundos, para dar la vuelta del resultado 10-11. Pero desmelenados, los de Gorka Sánchez no quedaron quietos y el artillero Xavi Vázquez anotó para 10-12, completando un increíble parcial de 0-4 en un mágico minuto y 25 segundos para los leioztarras. ¡Ver para creer!

Tocados en su orgullo, los navarros despertaron de esta corta, pero llena de pesadillas siesta y lograron gracias al oficio de Asier Esteban y el acierto de Miguel Landarech de uno más a 18 segundos del final a salvar el honor: 12-12. En la última posesión del partido, Leioa consiguió una expulsión a 14 segundos del final y su técnico Gorka Sánchez pidió Tiempo muerto. Pero una falta en ataque, en el palo con uno más, no permitió a los visitantes optar por la victoria.

¡Partidazo digno de la historia de la mítica pileta de Pamplona!

AJD

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Confianza online