LAS CRÓNICAS DE AJD | @WAskartza supo sobreponerse a un inicio nefasto ante @WTuria

PRIMERA DIVISIÓN NACIONAL

ASKARTZA – TURIA 10-7 (2-4,4-2,1-0,3-1)

Partido con luces y sombras sin el ritmo de un choque de Primera División. Askartza supo sobreponerse a un inicio nefasto e imponerse con autoridad a un Turia, cuyo arreón inicial se quedó en nada.

Fuí al colegio Askartza, con un recien lifting de su piscina, con ganas de ver el remozado cuadro claretiano. La holgada victoria en su debut en casa contra Caballa (7-4) me había sorprendido gratamente, teniendo en cuenta que se marcharon del equipo sus tres máximos anotadores de la temporada pasada (Xabier Orozco – 49 goles, Alfredo Aller – 41 y Hector Ríos – 29). No es ninguna broma, son 119 goles en una temporada entre los tres! ¿Cómo se podría compensar eso?

Para empezar los anfitriones de Askartza les tocaron el txistu y les bailaron un aurrezku a sus visitantes, que aprovecharon el ongi etorri para ponerse adelante con un 0-3 en el ecuador del primer cuarto, con dos goles de Antonio Almagro y uno de Hugo Miro. Javier Cortés se vio obligado a pedir Tiempo muerto a 3,30 min. del final del cuarto e intentar parar la “hospitalidad” de sus chicos. El técnico andaluz supo insuflar a sus jugadores más ritmo en ataque y agresividad en defensa. Acto seguido el boya Xabier Pérez (98) expulsó a su marcador y Jon Agirre (98) de pase de Unai Azkorra materializó la superioridad 1-3. Aunque el valenciano Alejandro Burgalés aprovechó un despiste en la defensa local para el 1-4, Askartza ya había entrado en el partido y Jorge Julián ajustó un tiro al palo corto 2-4.

En el descanso se gestó la reacción de los bizkainos, no tanto por la calidad de juego, como por la pujanza y la entrega. Los primeros minutos de la segunda parte Askartza desprendió la electricidad en su juego que lo hizo intratable en tantos partidos en casa. Miguel Pozo (98), lo intentó con descaro desde el perímetro acortando diferencias 3-4. Los pupilos de Javier Cortés dotaron de alma su juego mecánico de la primer período y recondujeron el partido. El gol del empate no tardó. Merece un párafo a parte:

El quarterback David Estallo con el balón en la mano analizaba la situación. Sabe como nadie introducir la pausa y acelerar el juego con su pase. En este momento el boya Xabier Pérez peleaba por la posición con su marcador que se le echó encima hundiéndole. Justo en el momento cuando Xabi emergía a la superficie, David le envió un pase seco, que el boya con cabeza en el agua no vio, el balón rebotó en su cuerpo (o la chepa como dijeron los que estaban encima de la portería) y pasó flotando la línea de gol. Un tanto rocambolesco, surrealista, recordando la vieja escuela húngara de los tiempos de Boshi, aunque ellos esperaban el balón y lo peinaban con el brazo o la pierna. En este caso se trataba de un golpe de fortuna con el autor Xabi, que no se enteró de nada, pero el tanto le fue adjudicado por el árbitro 4-4.

Los de casa habían soltado sus brazos, muy rígidos en la primera parte. El zurdo Jorge Julián envió un trallazo de su posición natural con tal fuerza, que el balón entró juntó con el brazo del portero Ignacio Ausina 5-4. Askartza había logrado lo más difícil: dar la vuelta al marcador. Pero su juego sufría altibajos en defensa que los de Vicente Furio aprovecharon para remontar con dos repiques de Hugo Miro y Rubén Olmos: 5-6. Menos mal que el portero de Askartza, el exSan Feliu Xavier Cuadros detuvo un penalti que podría complicarle mucho la vida a su equipo. Dio alas a los suyos y el incansable Xabi Pérez estaba allí para contrarestar los goles rivales con una expulsión, que realizó con sangre fría David Estallo a 8” def final del período 6-6.

El tercer cuarto fue largo y agónico. Juego sin ritmo, con ambos conjuntos que rivalizaron en imprecisiones en pases y tiros mal seleccionados. Nadie supo qué proponer para dotarle de una gota de atractivo a esta fase del encuentro. El miedo de error y de verse por detrás en el marcador atenazaba a los dos rivales. Esta exasperante tónica solo salvó el talento de un estudiante de medicina de Askartza – Javi Estallo (98). Su ratonería le permitió encontrar este tesoro que era el séptimo gol. Sorpendió a Ausina de una falta directa más allá de los 5 mts. y pegado a la corchera lateral: 7-6. Nada más en este período.

El gol de Javi tuvo efecto balsámico para los de casa y provocó el inicio del hundimiento de Turia. Askartza volvió a aumentar la velocidad en las transiciones y Eneko Orozco expulsó a un rival. A David Estallo no le tembló el pulso para transformar la superioridad 8-6. Los valencianos lo intentaron, pero se toparon con Xavier Cuadros que sacó un par de balones mortíferos. Askartza hizo un gran trabajo colectivo defensivo, con brillantes robos del balón por Mikel Flaviano y Unai Azkorra. Con el paso del tiempo el fuelle visitante decaía y los de casa volvieron a marcar de hombre de más, habilitando Flaviano a Xabi Perez en el 2º palo 9-6. El buen hacer de los de Javi Cortés en superioridades fue una de las claves de su victoria (55% de acierto de uno más). Al otro polo estaban los de Turia, si no me equivoco no han marcado ni un gol de hombre más. Grán mérito de la defensa local con su intensidad de basculaciones y bloqueos efectivos. Minutos en que Askartza manejaba el partido a su antojo y Markel Garay asistió a Javi Estallo para el 10-6. Con este gol los anfitriones completaron un parcial de 5-0. Con todo el pescado vendido el visitante Hugo Miro puso el 10-7 final.

AJD