Las Crónicas de AJD

LEIOA ASKARTZA  9-11  A.D.N.W. SANTOÑA
(1-4, 1-2, 4-3,3-2)

Arbitros: Xavi Marcos, Borja Marcos.

Santoña volvió a evidenciar su progresión al imponerse con solvencia y dosis de buen juego a Leioa Askartza, cuya propuesta fue un  quiero y no puedo.

Santoña volvió a evidenciar su progresión al imponerse con solvencia y dosis de buen juego a Leioa Askartza, cuya propuesta fue un quiero y no puedo.
Los cántabros salieron con convicción. Jose Portilla robó un balón en el centro de campo, encontró a la banda a Pablo Diez que lo sirvió en bandeja a Alejandro Fernandez para el 0-1. Una triangulación perfecta que fue un presagio del buen trabajo colectivo de que hizo gala el equipo de Omar Carmenati. Los anfitriones empezaron el partido con el freno de mano echado. El único que tenía las pilas puestas fue Garikoitz Moya. Acabó un contragolpe individual con buena ejecución de “boshi” para empatara a uno. Fue lo único que hizo su equipo en ataque en todo el primer tiempo. El resto: nervios e imprecisión. Lo aprovechó Alejandro Fernandez que repitió de “cuchara” en posición de boya: 1-2. Como tantas veces el gran dinamizador del partido resultó Omar. Su especialidad, falta directa fuera de 5 m., le sirvió para el 1-3. Sin respuesta local. Todos sabemos cómo se las gasta Omar. Y aún así, Diego Bartolomé se vió sorprendido por su chut parábola desde 2 metros más alla del centro del campo en el último suspiro del primer cuarto: 1-4.

La descarada chavalería de Santoña se desmelenó en el segundo período. Habilidosos y escurridizos, con sentido de anticipación y con un Omar manejando la estrategia como mariscal, volvieron loca a la zaga leioztarra, cargándola de faltas personales. Diego paró sus tiros en tres superioridades seguidas. Gari Moya continuó siendo el único hombre en las filas locales, capaz de amenazar la portería del joven Victor Fernandez. Logró batirle de 1+ reduciendo a 2-4. Pero era cuestión de tiempo para que la ventaja visitante aumentara. De ello se encargó el hábil zurdo Carlos Colina, que primero uno a uno con el portero y luego de hombre más puso el 2-6, poco antes de que Victor parara un mano a mano con Denis Parola, muy nervioso durante gran parte del partido. Descanso.

En el tercero Iosu Barenetxea intentó con doble boya romper el cerrojo cántabro, pero las ayudas rápidas y efectivas de Pablo Diez y Jose Portilla lo impedieron. El hiperactivo Jose Portilla materializó una zona 1+ con un desparpajo propio de su entrenador: 2-7. Al rato Omar, más listo que un lince, cazó un balón para un 2-8 que ponía en evidencia a su rival, que demostró, como tantas veces, más corazón que cabeza. Menos mal para ellos que apareció en este momento Juan Jose Anpudia. Leioa necesitaba su temple y experiencia. Juanjo anotó de tiro exterior y segundos después habilitó a su boya Denis para el 4-8. Omar dejó otra muestra de su magisterio al colarse en la cocina y provocar un penalti que transformó Pablo Bengoetxea: 4-9. No obstante pareceía que Leioa por fin había entrado en el partido: Alberto Castro aprovechó de palmeo la asistencia de Javi Prieto en uno más y poco después Denis logró otro tanto de boya en la portería dónde siempre hace más daño: 6-9. Final del tercero.

La intensidad del juego de los cántabros no decayó en el cuarto. Otra intercepcíon de Pablo Diez , que rebañaba los balones con la habilidad de carterista, Carlos Colina ganó la espalda de su marcador y el rechace de Diego Bartolomé fue aprovechado por el omnipresente Omar Carmenati para el 6-10. Denis parecía ya más tranquilo y concentrado lo que le permitió marcar por partida doble dentro de la zona: 8-10. Algo que dio algunas esperanzas a sus incondicionales. No pudo ser y los méritos eran de Santoña, un equipo con múltiples alternativas en ataque. Pablo Bengoetxea liquidó el partido con su gol de “cuchara”: 8-11. Hubo tiempo solo para un gol de Leioa de hombre más 9-11 y para que Omar diera una lección de cómo contemporizar el juego en el último minuto.

AJD