En el ojo del huracán; Gabi Hernández

Según ha publicado El Blog Waterpolista el seleccionador de waterpolo Gabi Hernández ha expulsado de la concentración a Dani Pinedo tras una discusión acalorada durante un entrenamiento. Al parecer, el seleccionador se dirigió con duras palabras al portero internacional. La decisión se produce con el inicio del europeo a la vuelta de la esquina y en un momento en el que, desde hace al menos varias semanas, el clima en el vestuario es frio y distante con el seleccionador. Iñaki Aguilar volverá a la titularidad y Eduardo Lorrio se incorporará como segundo portero tras la 'indisponibilidad' de Ramón Santis, tercer portero en teoría del conjunto español.

 

En las redes sociales se ha podido leer algún comentario de ex jugadores intercionales rechazando de plano la decisión de Hernández, tachándolo de “cobarde” y “egoísta”.Se sabía que Gabi Hernández ocupaba el cargo con dudas en algunos círculos pero, ahora está en el ojo del huracán. No será fácil 'cargarse' a un peso pesado del vestuario y salir indemne. Por su parte Pinedo ha manifestado que “ya ha hablado con quien tenía que hablar” y que “desea a la selección mucha suerte en Budapest”. La decisión parece ser definitiva y el portero del Atlétic Barceloneta no defenderá la portería española a pesar de haber cerrado una de sus mejores temporadas en su carrera deportiva.


Los detalles del Torneo Internacional Portugalete

Lo cierto es que la dudas en torno al nuevo seleccionador se han acrecentado en el último mes. Cierto es que un nuevo proyecto merece un espacio de tiempo para adaptarse pero, el clima que se ha generado, según cita El Blog Waterpolista, es insostenible. El 'proyecto Gabi' puede atravesar por un momento delicado dependiendo de los próximos acontecimientos.

En Portugalete pudimos observar cómo la selección no era la misma que un año atrás, no por las incorporaciones de los jóvenes, si no por la falta de un patrón claro en el juego y de un clima distante con Gabi Hernández, incluso éste con sus colaboradores -¿Qué hace el MVP de la liga grabando vídeos?-.

Tras la sorprendente derrota contra Francia -ojo en Budapest-, el partido contra Grecia era un test muy serio para calibrar el verdadero estado de la selección. Bajo la atentísima mirada de Rafa Aguilar y Antonio Aparicio -que no perdieron ningún detalle del juego-, la selección cayó derrotada por los helenos a pesar de que Hernández dirigiése en persona el calentamiento previo. En el banquillo se podía notar a los jugadores un poco tensos, lejos de los ánimos a los compañeros en años anteriores.

 

El 'run run' a orillas del Nervión decía que las sesiones de entrenamiento eran muy fuertes. Es comprensible conociendo la fama de Gabi Hernández pero, nutriéndose en gran parte de jugadores del Atlétic Barceloneta -proclamados Campeones de Europa en una temporada larguísima-, volver al 'barro y sudor' no sería nada fácil de soportar. La sombra de Matutinovic se cernió una vez más en el vestuario del conjunto español.

La brecha entre jugadores y técnico puede ser definitiva.Con la marcha de Pinedo, el seleccionador pierde gran parte de los vasos comunicantes con los jugadores y, a falta de siete días para el inicio del Europeo de Budapest, puede ser un elemento muy perjudicial.

La selección demandó en su momento un cambio de aires, aplaudido por la gran mayoría. La llegada de Hernández a los banquillos supuso el inicio de un cambio que, ante el aval de Rafa Aguilar, parecía que sería una transacción moderada en lugar de una revolución. Quizá Hernández, por su carácter, sea más de lo segundo.