España. Del ‘caso Pinedo’ a la “piña en torno a Gabi”

A veces el deporte fuera de las piletas tiene algo de politiqueo. Basta con prestar atención a sucesos que, aparentemente, son inconexos entre sí pero, en el fondo, tienen un hilo conductor imperceptible para aquellos que no viven en primera persona el día a día de unos hechos concretos. Algo parecido sucede en la selección española masculina actualmente. Si hace unas semanas el 'caso Pinedo' era el que se adueñaba de las tertulias a pie de piscina, ahora es “España hace piña en torno a Gabi Hernández”.

Comenzó con algún que otro artículo de opinión sobre si Dani debería de volver a la selección -es innegable que es el mejor junto con Iñaki Aguilar-, más tarde la idea del regreso del arquero del Atlétic Barceloneta se reforzó con la entrevista a Xavi García y, a medio camino entre ambas, las declaraciones poco conciliadoras de Guillermo Molina desde Italia donde dejaba entrever una/s mano/s negra/s que no permitían crecer a España.

La respuesta por parte de la selección tuvo dos vertientes aparentemente. En primer lugar la rueda de prensa del España-Rusia que se disputó en Terrasa con motivo de la World League. Junto a Gabi Hernández compadeció Iñaki Aguilar -portero- y, ya en el partido, quien salió a defender los tres palos fue el jugador del Real Canoe Eduardo Lorrio. Puede ser una coincidencia o no. Pero a mi juicio, parece que el debate no era producente para el cuadro técnico y quisieron darlo por cerrado.

 

Los 'movimientos' restantes se han sucedido en los últimos días. La emisión en Teledeporte del reportaje de la selección española masculina en su camino a Rio 2016 nos dejó varios mensajes en clave que, a pesar de que fueran delante de las cámaras, nos clarificó de alguna manera el contexto en el que se está produciendo el 'mandato' de Gabi Hernández. Es evidente que la selección está en pleno cambio generacional con la entrada de varios jóvenes que, aunque faltos de madurez en competiciones internacionales, ofrecen el 'apetito' que otros han perdido o no quieren recuperar.

Las declaraciones de los jugadores daban a entender el apoyo al papel que está desempeñando el seleccionador nacional a pesar de los resultados, no tan buenos en apariencia, que ha cosechado hasta ahora. Quizás, el contexto internacional pueda ser un elemento que esté detrás en algunas circunstancias. La FINA ha tenido la ocurrencia de dar más protagonismo al waterpolo fuera de Europa ahora que el peso de la moneda se ha desplazado a otros continentes y para ello, ha limitado la participación de los países europeos a pesar de que edulcore negativamente la competición. Si ya de por sí es difícil estar luchando por las medallas contra los ex países del bloque soviético, si acotan las plazas, más aún.

¿Llegaremos Rio 2016?

De este modo y, tras una carambola poco habitual en este deporte, España por primera vez en su historia, quedó apeada del Mundial de Kazan 2015. La mala noticia es que se pierde un ritmo de competición imprescindible de cara a los Juegos Olímpicos, cita por antonomasia del deporte acuático. La buena -si se puede ver así-, es que da margen al seleccionar para experimentar y trabajar aquellos aspectos que él considere.

El último 'movimiento' está en relación con Rio 2016. Todas las entrevistas a los jugadores de la selección en Teledeporte remarcaron la dificultad para España por diferentes motivos previamente expuestos de estar en la cita olímpica. La sensación era de que nos las tenían todas consigo de si daría tiempo a estar a nivel de años anteriores. El colofón a esta impresión de que España no llegará a Rio a 2016 han sido las declaraciones de Guillermo Molina tras su encuentro con el Barceloneta. Además de calificar como “complicado” su regreso a la selección, también dijo que “ha habido un cambio generacional y no nos hemos dado cuenta. Hay que tener mucha paciencia y pensar en el 2020“, mencionó el jugador ceutí dando por sentado que 2016 es una fecha prematura.

 

La entrevista concluía con una frase que llamó la atención. “España es una y tenemos que remar todos hacía lo que quiere la federación”. Además de diferir en su opinión de que España es una porque, creo que existen muchos actores y pocos con la legitimidad para dirigir a todos los clubes, federaciones provinciales, federaciones autonómicas y, luego en el caso de Madrid y Catalunya la selección absoluta y, para la periferia, una visita anual de Aparicio… existen demasiados intermediarios en la 'cadena de producción' y esto, al final, encarece el producto y merma las expectativas de “brotes verdes” o “raíces vigorosas” del waterpolo español.

La pregunta a las declaraciones de Molina es ¿qué quiere la federación? ¿qué previsión/ proyecto existe para los próximos años? Probablemente las respuestas a estas preguntas las tiene alguien pero, o no se han dicho en público o, sólo en petit comité. Sería más fácil “remar todos juntos” si se conociesen las coordenadas del camino a seguir.

 

 

1 Comment on España. Del ‘caso Pinedo’ a la “piña en torno a Gabi”

  1. Que pena estas historias con la selección española masculina, y más viendo lo bien que lo están haciendo las chicas, quizás porque después de varios años han formado ese grupo de jugadoras que todavía no han podido formar los chicos con el cambio generacional.

    Una muy mala pata lo del mundial de Kazan, esperemos verlos haciendo un buen papel en Rio.

Los comentarios están cerrados.