GWANGJU 2019 – Partido perfecto para Italia

El día después:

El partido perfecto para Italia

La prensa italiana descubre un secreto que podría ser la clave del éxito de Italia. En una entrevista Sandro Campagna reconoce ante Gazzeta dello Sport que después del mal juego en el grupo contra Alemania, se llevó al equipo en una piscina muy lejana para entrenar  serio y en total silencio durante tres días. Italia como primera del grupo no jugaba octavos de final. Fue un mínistage que no se podía permitir España ya que como segunda del grupo jugó octavos ante Japón. Y los japoneses son el equipo que más se mueve y te exige físicamente muchísimo. Además España estaba con la mosca detrás de la oreja del pasado mundial cuando Rusia, un equipo en teoría inferior, la eliminó en octavos. Y los de David Martn  se emplearon a fondo contra Japón para superarle al final después de una primera mitad muy igualada. Italia se ahorró este desgaste.

 

 

La prensa italiana comenta también que España hizo el trabajo negro de Italia eliminando a Serbia y Croacia, ya que los azzuri juegan mucho más difícil contra estos equipos que contra España. Allí está la historia. En cuartos Italia se enfrentó a una Grecia con menos fuelle que otros años y a semifinales a una apagada Hungría con Denes Varga medio lesionado. Mientras tanto los de David Martín tuvieron dos batallas durísimas que ganaron brillantemente. Pero el desgaste fue brutal.

Según palabras de Sandro Campagna en la prensa italiana: “Hemos jugado un partido perfecto en el día perfecto”. No hay duda que Italia jugó un partido perfecto, pero qué tiene en la mente Sandro cuando dice “el día perfecto”. ¿Quizá porque España viniera algo tocada físicamente…?
Lo decía Felipe Perroné: “España juega bien cuándo no mira el resultado”. Pero en la final sus compañeros miraban demasiado el resultado…
Hay una cosa a que doy vueltas constantemente. Lo de asegurarse la plaza olímpica, ¿ayudó o perjudicó a España? Creo que es lo segundo. Me baso en declaraciones en días anteriores: Felipe Perroné dijo mitad de broma mitad de verdad: “la plaza olímpica es casi mejor que la final”, y de su parte David Martín: “al clasificarnos para Tokio, nos quitamos un gran peso encima”.
Quizá al cumplir este gran objetivo, con la alegría y con todo alrededor, el equipo se relajó inconscientemente, perdió la tensión y de repente notó todo el cansancio acumulado de las titánicas batallas. De uno u otro modo el desgaste se habría manifestado, pero ahora más. España obviamente no estaba a 100%.
En lo que se refiere a los azzuri, por su idiosincrasia, por su historia saben sacar lo máximo de sí en las finales. Son los partidos perfectos para Italia.

!Seguro que vendrá también el día perfecto para esta magnífica selección de David Martín!

 

Gwangju,
AJD