El concierto de flauta de Adolph Menzel ( Parte I )

adolph-menzel-el-concierto-de-flauta[1]

 

En esta pintura Menzel muestra una velada musical con Federico II, muerto hacía un siglo. Reproduce la escena con la mayor fidelidad posible.

El joven monarca Federico II viajó una vez a Holanda al principio de su reinado. Como quería pasar de incógnito, se adelantó a su cortejo con dos servidores y se hizo pasar por un flautista de viaje. Al llegar a una posada de Ámsterdam pidió que le trajeran empanadas, pero la posadera dudaba de que pudiera pagar. Sus compañeros contestaron que el señor era un virtuoso y podía ganar en una hora más que el precio de diez empanadas. Entonces la posadera le pidió que tocara y Friedrich ejecutó una pieza. Embelesada por la belleza de su música prometió meter las empanadas inmediatamente en el horno.

 

Fue un rey increiblemente aficionado a la música. Existen numerosas anécdotas sobre Federico como flautista. Se puede deducir que el rey prusiano era muy apreciado como músico por los alemanes. Incluso se llegó a componer una opera sobre el rey flautista, estrenada en 1844 con motivo de la inauguración de la Opera Real de Berlín. La música era de Giacomo Meyerbeer.

 

 Algunos años después del estreno de la opera, entre 1850 y 1852, Menzel pintó esta obra. El tema representado fue causa de gran popularidad: el gran rey de Prusia dando una audición en privado. La escena se desarrolla en la sala de conciertos del Palacio Sanssouci en Postdam. Esta pieza es una de las mas bellas salas del rococó alemán, muy bien restaurada y cuyo aspecto actual es muy similar al que debió de tener en tiempos de Menzel.

 

Tres figuras escuchan de pie el concierto, los caballeros invitados no podrán tomar asiento hasta que el rey no haga lo propio. Menzel pinta un concierto que tuvo lugar exactamente en 1750, exactamente un siglo antes de que emprendiera su trabajo. En un dibujo preparatorio indica la identidad de los personajes.

En el extremo izquierdo, sonriendo embelesado, aparece el barón Jakob Friedrich von Bielfeld, cortesano y escritor que se entusiasmaba con facilidad.

A su lado vemos a Pierre Louis Moreau de Maupertuis. Fue el primero en demostrar que la tierra estaba achatada por los polos. De hecho el rey nombró a Maupertuis presidente de la Academia de Ciencias. Le vemos aburrido mirar hacia el techo, cosa que nunca se hubiera atrevido a hacer, estando a la vista del rey.

El hombre corpulento en primer plano, tocado con una peluca al estilo antiguo, es el conde Gustav Adolf von Gotter, un sibarita que sabía disfrutar de la vida. Durante algunos años fue embajador de Prusia en Viena.

Article written by

Una respuesta

  1. Carmen
    Carmen el a las | | Respuesta

    Qué gran pintor Menzel y qué desconocido es!

Please comment with your real name using good manners.

Deja una respuesta