El poder Bizantino : Justiniano y Teodora ( Parte I )

4-Justiniano[1]En ambos mosaicos vemos a Justiniano y a Teodora acompañados por sus respectivos sequitos realizando ofrendas al templo de San Vital. Se sabe a ciencia cierta que ninguno de los dos visito jamás la iglesia de San Vital y sin embargo son las únicas representaciones que nos han llegado del emperador y su esposa. Una especie de “ retratos oficiales “ con cierta idealización de casi 1500 años de antigüedad.

Los dos mosaicos muestran grandes similitudes: todas las figuras aparecen de frente, con los pies dispuestos en forma de “ V “ y con cuerpos ligeramente rígidos. No vemos ningún tipo de perspectiva.

MOSAICO DE TEODORA

Vemos como Teodora en el centro de la composición porta insignias de poder: diadema triple de piedras preciosas, con largas sartas de perlas y sobre los hombros el manto púrpura.

La emperatriz no está alineada con su sequito y su silueta es la única que no tiene ninguna otra superpuesta. Va por delante de sus acompañantes, encabezando la procesión transportando un cáliz a modo de ofrenda a la iglesia de San Vital. Un funcionario sujeta la cortina de la puerta. La comitiva se destaca sobre un fondo verde. De una fuente brota agua y sobre las damas de su sequito cuelga un toldo rico de colores.

La emperatriz esta bajo un baldaquino apoyado en columnas de piedra.

MOSAICO DE JUSTINIANO

Justiniano fue uno de los grandes gobernantes del Imperio Romano en Oriente. Destacó especialmente por una reforma y compilación de leyes por la gran expansión militar que tuvo lugar en occidente bajo su reinado.

En este caso vemos en el centro de la composición al emperador Justiniano, de nuevo sin aparecer superpuesto por el resto de la comitiva. Porta tiara real rodeada por el nimbo y a su vez la capa del emperador. Aparece acompañado por todo su sequito y  sujetando a modo de ofrenda una patena para la iglesia de San Vital de Ravena que fue consagrada en el año 547.

En el caso los dos hombres que aparecen a la izquierda de la emperatriz podrían ser las figuras masculinas de su corte. Pero el que está más cercano a ella se ha querido pensar que se trataría del hombre de confianza de Teodora, de nombre Narse. Fue un hombre sin formación pero se abrió camino gracias a su arrojo y a su competencia técnica, que puso de manifiesto en instancias tanto políticas como militares. Está representado con las manos escondidas en el manto ya que a los señores divinos no les está permitido acercarse a las manos impuras. Ambas figuras masculinas llevan indumentaria de los dignatarios bizantinos.

A la derecha de la emperatriz vemos a dos figuras femeninas. La más cercana a ella podría tratarse de Antonina, la mujer de Belisario y la otra Juanina, hija de Antonina y Belisario.

Teodora protegía a su amiga a pesar de su escandaloso estilo de vida. Esto no lo hacía solo por pura amistad sino que también a través de Antonina conseguía tener controlado a Belisario, que podía convertirse en un rival peligroso para Justiniano.

Finalmente en un grupo de 5 personas vemos a mujeres acompañantes de la corte.

Presidiendo la corte vemos al propio Justiniano. A su derecha vemos que aparece acompañado del general Belisario, que también enfrente suyo en el mosaico de Teodora aparece su mujer Antonina.

Junto a Belisario vemos a un funcionario de la corte y tras éste 4 figuras masculinas que se han identificado como la guardia del emperador.

A la izquierda de Justiniano vemos al arzobispo Maximiano junto a dos cargos eclesiásticos.

Teodora porta un cáliz de oro entre sus manos, que lo ofrece al templo de San Vital como conmemoración de la consagración de la iglesia.

Por el contrario Justiniano porta una patena de oro que también la ofrece a la iglesia de San Vital de Ravena.

El arzobispo Maximiano sujeta una cruz a modo de ofrenda para también ofrecerla a la iglesia y los dos cargos eclesiásticos portan un misal ricamente decorado y un incensario.

Por el contrario la guardia del emperador sujeta un crismón, que es el monograma de Cristo formado por sus dos primeras letras en griego X ((JI) y P (RO), a las que pueden añadir una a cada lado las letras alfa y omega, que representan el principio y el fin de las cosas ( Continuará… )

teodora_864[1]

                                                                               

Article written by

Please comment with your real name using good manners.

Deja una respuesta