Tras el rastro

perdigones