Leones sin melena: jugadores calvos en el Athletic

Se rumorea que cuando el Athletic logró, hace varias semanas, el gol del empate en San Mamés ante el Valencia -con un cabezazo a bocajarro de Mikel Rico-, cierto locutor que comentaba el partido atribuyó inicialmente el tanto a Gaizka Toquero, para enmendar a los pocos segundos su error. ¿Y por qué se produjo esta pequeña equivocación? ¿Quizás porque Toquero también estaba dentro del área, esperando a cazar el balón para meterlo en la portería de Guaíta? Nos tememos que no, prensamos que la razón es otra: tiene toda la pinta de que el locutor vio a un jugador del Athletic sin pelo en su cabeza haciendo un gol y pensó, de forma instintiva, que era Toquero, no cayó en la cuenta de que Mikel Rico también tiene esa misma característica física. Simplificando: que confundió a los dos leones porque ambos son calvos.

Y es una circunstancia curiosa, lo de que coincidan dos jugadores calvos en el Athletic. Si los datos que maneja el equipo de investigación de este blog del Athletic no están equivocados, es la primera vez que sucede en 115 años de historia. Al menos, que nosotros sepamos. Así que es un momento estupendo para recordar a otros leones sin melena, pero leones, que han tenido la inmensa suerte de vestir la camiseta del Athletic. Si nuestra búsqueda no ha fallado (está abierta a aportaciones, por supuesto) y teniendo en cuenta solamente a los que han sido calvos, pero calvos de verdad, no con más o menos entradas o con más o menos flequillo, ni a los que han lucido un rapado más o menos contundente, aquí presentamos a los…

Cinco leones sin melena: jugadores calvos en el Athletic

Roberto Bertol: probablemente, el mejor calvo que ha jugado en el Athletic. Y lo decimos porque su trayectoria está a la altura de las más grandes. Estuvo en el Athletic durante toda la década de los cuarenta, desde 1939 hasta 1950, y llegó a ser capitán del equipo. Fue una vez campeón de Liga (en 1943) y cuatro de Copa (1943, 1944, 1945 y 1950). Y jugó dos finales más, en 1942 y en 1949. En esta última, que el Athletic no pudo ganar ante el Valencia (perdió 1-0 en Madrid), las crónicas cuentan que Bertol, con el brazalete en el brazo, lanzaba a sus compañeros al grito de “aurrera”, que se escuchaba desde la grada. Como pequeña curiosidad, consignamos que Roberto Bertol (nacido en 1917, en la localidad guipuzcoana de Lizartza, aunque llegó a Bilbao con solo tres años, y fallecido en 1990) era abuelo de Mikel Cortina, jugador del Athletic en los noventa, y de su hermano Jon, quien recorrió una larga y brillante carrera en varios equipos de Segunda, y que, al igual que su aitite, también era calvo ya cuando jugaba.

La imagen, que aparece en la historia del Athletic que el propio club editó en 1985, no engaña: Roberto Bertol (el de la derecha) era calvo.

La imagen, que aparece en la historia del Athletic que el propio club editó en 1985, no engaña: Roberto Bertol (el de la derecha) era calvo.

Manu Núñez: historia curiosa, la de este jugador, que los buenos aficionados recordarán. Manu Núñez era un lateral, nacido en la localidad extremeña de Olivenza (la misma de la que es oriundo Óscar de Paula, exjugador de la Real Sociedad), que se fajaba como titular indiscutible en el Real Murcia de los años ochenta. Había llegado al club pimentonero desde el Sestao, equipo en el que se inició como profesional. Howard Kendall, entrenador del Athletic entre 1987 y 1989, solicitó su fichaje, que el club consideró interesante, en atención a sus cualidades y rendimiento, y viable, habida cuenta de que la primera federación que había tramitado su ficha como jugador profesional era la Vizcaína. Manu Núñez llegó a Bilbao en el verano de 1988 con el encargo de apuntalar una posición en la que la juventud de los leones era, en aquel entonces, espectacular: Lakabeg, Lizarralde, Agirretxu… todos eran apenas unos chavales y Kendall quería experiencia en el lateral. Lo cierto es que no tuvo suerte como león y paseó su calva tan solo en nueve partidos con la camiseta del Athletic. En 1990, volvió al Real Murcia.

Este cromo es de 1987, de un año antes de la llegada de Manu Núñez a nuestro equipo.

Este cromo es de 1987, de un año antes de la llegada de Manu Núñez a nuestro equipo.

Roberto Ríos: además de por ser calvo, los aficionados siempre recordaremos a Roberto Ríos porque es, aún a día de hoy, el fichaje más caro de la historia del Athletic. Nada menos que 12 millones de euros, 2.000 millonazos de pesetas de entonces, pagó el club en 1997 al Betis para que Roberto cambiara el verdiblanco por el rojiblanco. Mejor dicho, para que Lopera, dueño del Real Betis, permitiera a Roberto Ríos venir a Bilbao, porque él manifestó una y otra vez su deseo de convertirse en león y de lograr lo que su aita, Eusebio Ríos, portugalujo como su hijo, no pudo conseguir: jugar en la Catedral como local. Roberto permaneció cinco años en el Athletic, hasta 2002, con un rendimiento irregular, sin llegar a cumplir todas las expectativas -enormes- que generó su incorporación, pero dejando algunos detalles de gran jugador, de un futbolista con jerarquía y clase. Sobre todo en su primera campaña, la 97-98, fue una pieza clave para lograr un subcampeonato de Liga, en pleno Centenario, que quedará en la historia.

La imagen, que pertenece a la web todocoleccion.net, no deja lugar a la duda: Roberto Ríos era calvo ya desde bien joven.

La imagen, que pertenece a la web todocoleccion.net, no deja lugar a la duda: Roberto Ríos era calvo ya desde bien joven.

Gaizka Toquero: el lehendakari. Uno de los leones más carismáticos de los últimos años. Un hombre muy querido en San Mamés (en el viejo y en el nuevo). Una máquina. Un jugador físicamente portentoso, mucho más hábil con el balón en los pies de lo que la gente (alguna gente) cree, un futbolista cuyo rendimiento, en los casi cinco años que lleva en el Athletic, ha sido muy superior a lo que quizás muchos vaticinaban. Subcampeón de Copa y de Europa League con el Athletic, con decisiva participación en la Copa de 2009, es el último león que ha podido meter un gol en una final. Fue en Valencia, en 2009, y jamás olvidaremos aquel momento.

Gaizka Toquero, en pleno entrenamiento. Foto: EFE.

Gaizka Toquero, en pleno entrenamiento. Foto: EFE.

Mikel Rico: acaba de llegar y parece que lleva años aquí. Es el mejor recuperador de balones de la Liga en los dos últimos años (con el Granada), pero ya ha demostrado que es mucho más que un centrocampista de contención: juega con rápidez e inteligencia, cubre mucho campo, está sobrado de fuerza, llega al área contraria… Por el momento, la Catedral ya le ha echado el ojo y le ha mostrado su cariño. Se lo ha ganado.

Mikel Rico es clave... y eso que solo acaba de llegar. Foto: EFE.

Mikel Rico es clave… y eso que solo acaba de llegar. Foto: EFE.

Cinco leones sin melena… pero con garras y fuerza para rugir. Unos grandes, como todos los que hemos tenido oportunidad de disfrutar en San Mamés. ¡A por ellos, Athletic! El Barcelona no sabe lo que se le viene encima :-).

Un pensamiento en “Leones sin melena: jugadores calvos en el Athletic

  1. Pingback: Jugadores calvos en el Athletic de Bilbao | Toquero, Rico, Ríos | Athletic Club Bilbao | ¡¡ Orgullo Athleticzale !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *