Archivo del Autor: korova

EDUARDO LABORDE, NOCOLOR DONOSTIA

Eduardolaborde

Enganchado al mundo del arte desde 1979, esta veterana figura de la nueva vanguardia vasca regresa a su ciudad  natal para presentarnos Hondartzak,una mirada utópica a los relieves urbanos y paisajísticos de Donostia con una óptica creativa que aúna la pintura, el dibujo y la fotografía. Desde un enfoque en altura, su composición de simetrías, colores y fragmentos recuperados a la imaginación logra dar la vuelta a una realidad cotidiana que con demasiada frecuencia se escribe simplemente en negro y gris.

Madrid, París, Londres y Nueva York han sido algunos de los escenarios en los que esta seducción por la ciudad se ha convertido en parte imprescindible de la razón, más allá incluso de lo puramente estético.Durante este mes de marzo, será posible sumergirse en las arquitecturas insólitas de Eduardo Laborde, expuestas en la galería-estudio Nocolor de Donostia (Paseo Colón, 37).

By Korova

Disco de la semana: Black Rebel Motorcycle Club: 'Beat Devil's tattoo'

BRMC

La última vez que supimos algo de BRMC, estaban enfrascados en la grabación de un disco experimental que iba a venderse exclusivamente a través de Internet. The Effects of 333 era una especie de reverencia bastarda al Metal Machine Music de Lou Reed, y seguramente tenía su mérito vanguardista, pero el hecho es que no se lo descargó ni su abuela. De modo que Peter Hayes y familia optaron por dejar las aventuras contraculturales a un lado y volver a intentarlo en el terreno que realmente les corresponde. Su abuela les estará agradecida.

Con ese precedente, Beat the Devil’s Tattoo corría el riesgo de ser una segunda parte del malogrado Howl y volver a patinar en un charco de gospel gótico que no satisfaga lo que los fans de la banda realmente esperan: BRMC son ese grupo que suena a los Jesus & Mary Chain de Automatic incluso cuando intentan lo contrario, de manera que eso es lo que hay. Y sí, realmente en Beat the Devil’s Tattoo lo hay…shoegaze garajero, estribillos macarras, guitarras en caída libre sobre tus orejas y cuero negro. Estáis de suerte, indie kids del mundo libre.

Ninguna de las canciones de Beat the Devil’s Tattoo hacen el menor esfuerzo por sorprender: tanto a velocidad crucero (“Beat the Devil’s Tattoo“, “Conscience Killer”, “Bad Blood”, “Shadow’s Keeper”) como en medios tiempos (“Sweet Feeling”, “Evol”, “The Toll”), BRMC circulan por las polvorientas carreteras interestatales de siempre, en lo mejor (el disparo a quemarropa de “Mama taught Me Better”) y en lo no tan bueno (lo pesadotes que se ponen en “River Styx”, lo épicos que se vuelven en “Half State”), dejando huellas en la arena con sus botas de montar y prometiendo otra ración de decibelios de plomo para todo el mundo en sus directos.

Disco de la semana: Gorillaz: 'Plastic Beach'

fotonoticia

Gorillaz editan un disco cada 5 años; es el tiempo que a Damon Albarn y Dan The Automator les cuesta reunirse, encargar más dibujos a Jamie Hewlett y pensar cómo epatar al personal en cada entrega. La primera Gorillaz (2000) era un comic de pop con retoques dub, hip hop y electrónicos, un par de singles graciosos “Clint Eastwood, 19-2000” y mercadotecnia por un tubo. Si la cosa hubiera quedado ahí, tal vez Gorillaz se hubieran llevado el premio al mejor truco de la década, y todos los recordaríamos por ello.

Pero no: Albarn y Automator se lo tomaron en serio y decidieron convertir Gorillaz en su laboratorio particular, disparando el grupo en tantas direcciones como fuera posible y aprovechando el cheque en blanco de su discográfica para acometer experimentos ambiciosos. Si su segundo disco Demon Days (2005) aportaba el carro de matices que al anterior le faltaban, la contrapartida era que lo divertido de la idea original pasaba a segundo plano, sólo compensada por alguna gamberrada aislada (el single “Dare!” Y la voz de Shaun Ryder).

Y bien… Plastic Beach sigue la misma trayectoria; los dibujos bidimensionales que hacían de Gorillaz un juguete supercool ya vienen a dar lo mismo, y lo que queda es un disco megalomaniaco hasta decir basta en el que las canciones no guardan la menor coherencia (hip hop de arte y ensayo, postales jamaicanas, baladas chinas, pop electrónico, funk ultramoderno, soul de contrabando) y la lista de invitados se hace larga como un rollo de papel higiénico (Mark E. Smith, Lou Reed, Gruff Rhys, Mos Def, Bobby Womack, De La Soul e incluso Bruce Willis…). Plastic Beach es como una peli de Ken Russell, como una fiesta de Karl Lagerfeld, como un circo romano en el que alguien se ha equivocado abriendo todas las jaulas a la vez y los leones no caben por la puerta: si es verdad que la calidad objetiva es irreprochable y el cambio de registros un lujo al alcance de pocos, no lo es menos que las canciones se agolpan montando un pandemonium capaz de arrollarte. Salvando “Stylo” -que al menos hace las veces de single-, todo lo que contiene Plastic Beach parece más orientado a un museo de arte contemporáneo que a nuestras pobres y vulgares orejitas, que por lo visto no se merecen algo tan sencillo como un puñetero par de canciones que poder disfrutar sin más complicaciones…

Carhartt & Staf Magazine : Staf Gallery 004

Charhartt

El próximo jueves 4 de marzo comenzará la andadura de un nuevo proyectoartístico bajo las órdenes de dos clásicos del mundo de la cultura urbana actual; la unión de fuerzas de Staf Magazine y Carhartt ha hecho posible la puesta en marcha de Staf Gallery 004, una exposición fotográfica que recoge algunas de las mejores miradas del mundo del skate, la música, la moda, el paisajismo y la creación de este cambio de década. Desde Indonesia hasta Euskadi, desde Jimi Hendrix  a Camarón,  autores como Daniel Alea, Alex Amorós, Steve Gourlay o Scott Soens entre otros, prestan su obra en una gira que tras cubrir etapas como Madrid o Barcelona, llegará en el próximo mes de julio a Donostia (Carhartt Denda, Garibai Kalea 11). Para ello, los establecimientos de Carhartt de cada ciudad se convertirán en entornos multidisciplinares donde diversas manifestaciones del arte popular contemporáneo,se unirán para dar la forma definitiva a Staf Gallery 004.

Disco de la semana: Two Door Cinema Club: "Tourist History"

TDDC

Two Door Cinema Club son como esas leyendas absurdas del self-made man que empezó de botones en un hotel y llegó a presidir toda una cadena multinacional. Ellos no presiden gran cosa de momento, pero el hecho es que tres mocosos de un instituto perdido en Irlanda del Norte que hace cuatro días ensayaban en un trastero son, hoy mismo, el hype internacional más caliente de la escena alternativa…vale, todos hemos oído esa historia antes.

Las cosas aún resultan más surrealistas si tenemos en cuenta que Two Door Cinema Club graban con Kitsuné, un sello de París especializado en los aromas del french disco, que fue quien los descubrió. Las razones por las que un cazatalentos amante de los croissants termina descubriendo petróleo en un pueblo del Ulster permanecen ocultas para nosotros, pero la realidad es esa y no hay nada que podamos hacerle.

Tourist History es el primer largo nacido de esa carambola; un disco de furioso pop con posibilidades bailables, guitarras hinchadas de anabolizantes dance, melodías, estribillos y 10 canciones de efecto inmediato. Two Door Cinema Club ni han descubierto la pólvora ni están por la labor: su música suena como un precocinado elaborado con ingredientes de éxito (Vampire Weekend, Phoenix, Hard-F, Stereophonics e incluso los Franz Ferdinand de “The Fallen” o “Take Me Out”) y calentado en el microondas de los singles “Undercover Martyn“, “I can Talk“, “Something Good can Work” que alimentar no es que alimenten mucho, pero parecen imprescindibles para picar entre horas. Pueden hacerte pasar un buen rato si no estás esperando una iluminación mística (para eso te mejor recomendamos el nuevo de Besnard Lakes) ni tienes esperanzas de dar con el disco de tu vida…Tourist History es el de la suya, y todo parece indicar que la están disfrutando como locos.

Neonized Magazine : Electronica Brillante

Neonized

Neonized, a primera vista, parece un blog; tiene su formato, sus
fotografías a todo color, sus links y sus etiquetas como casi cualquier
otro… Pero pronto descubres que está diseñado de lujo, y que acabas de
tropezar con algo más: Neonized es un archivo en bytes de lo mejor de la
música electrónica, cargado de música, remezclas, vídeos, sesiones para
descarga y la mejor selección de novedades de la Red. Funk, house, techno,
dubstep y cualquier etiqueta que te quepa en la mente seguidos al
milímetro a través de cada nuevo lanzamiento, de cada remix y cada
leak… Créenos: los DJs no van al Cielo, van a Neonized.

Disco de la semana: The Black Box Revelation: 'Silver Threats'

cover

Jan Paternoster (guitarra) y Dries Van Dijck (percusión) forman The Black Box Revelation, otra apuesta por reducir el formato de power trio a la mínima expresión de dos miembros, del mismo modo que hicieron los Kills, Blood Red Shoes, The Dead Weather o White Stripes. Con esta premisa, no hace falta añadir mucha imaginación para intuir que lo que tenemos entre manos es un grupo de sonido garajero mínimo, con acordes simples y volumen ensordecedor.

The Black Box Revelation no son tan americanos como una escucha pueda hacerlos parecer; Paternoster y Van Dijck hacen honor a sus apellidos desde el corazón burocrático de la Vieja Europa (Bruselas), aunque los ojos se les vayan detrás del blues rock enmarranado de Jon Spencer o los pies se les muevan solos camino de Londres. Allí es donde dieron forma a su segundo disco largo, Silver Threats, metiendo horas extra en los Konk Studios de Ray Davies, poniendo en práctica los trucos aprendidos como teloneros de Eagles of Death Metal para completar las 12 rabiosas canciones que contiene.

Silver Threats es un disco de rock n´roll con las mismas pocas sorpresas por las que los discos de rock n´roll se suelen distinguir; como una picadora de carne a la que alguien hubiera arrojado una mano de Keith Richards, un muslo de Howlin’ Wolf, tres costillas de Iggy Pop y casquería punk hasta llenar el recipiente. Es posible que en el picadillo final aún queden tropezones y huesos mal triturados, pero si andabas buscando delicatessen te has equivocado de restaurante…The Black Box Revelation suenan chirriantes y básicos, y valen como una recopilación andante de décadas de noise, al alcance de cualquiera que en algún momento haya tenido en las manos un disco de los Cramps, de Dinosaur Jr. o de Jesus and Mary Chain. Se les puede perdonar la intrusión de algunas minúsculas bases electrónicas, o la extraña insistencia de citar a Beck entre sus influencias, porque en el fondo sabes que ni va del todo en serio ni ellos pueden ser tan underground teniendo como vecinos a Vive la Fête.

The Hype machine: blog 2.0

hypem

Corren malos tiempos para los blogs; descartado el top manta, los titulares de los derechos de explotación de las obras fonográficas han vuelto esta vez su punto de mira hacia ellos…los tiempos de las descargas por la patilla a través de blogs especializados -que exponían día sí y día también las novedades más jugosas- tocan a su fin, y cada vez es más fácil ver el irritante letrero de “CERRADO” colgado de la puerta de tu navegador.

Por eso, inventos como THE HYPE MACHINE van a terminar siendo la tabla de salvación para yonquis como nosotros: un blog que no contiene descargas pero sí una lista VIP de temas y remezclas escogidos para convertirse en el recurso de cabecera de cualquier DJ que se precie…Desde las Runaways hasta Miike Snow, todo lo que THE HYPE MACHINE selecciona es pata negra y garantía de éxito en tu club preferido, aunque tengas que buscarte la vida para conseguirlo.

The requesters: Popular request

Requesters

Lo de The Requesters es algo puramente físico, un giro de 180 grados que apunta mucho más allá en el espacio y el tiempo. Propulsados hacia el futuro desde Barcelona, The Requesters rebuscan, trincan y descuartizan todo lo que se les ponga por delante (Daft Punk y Justice, Kitsuné y Ed Banger, lo más cheesy del italo, lo más booty del electro) para llegar hasta el tuétano del dance…¿El resultado? Temas disparados y totales, que lo salpican todo de desenfreno y se dan de tortas por sonar, atrapados en el vértigo imparable de su propio sonido.

Con The Requesters EP (Moda Music, 09) licenciado a Ministry of Sound en Australia, ediciones en Japón de la mano de Ramblig Records y apariciones en recopilaciones como el Clubbers Guide to 2010 de Ministry of Sound, está claro que después de Delorean, la conquista del territorio techno-pop internacional les corresponde directamente a ellos. Para abril estará listo su nuevo EP (Moda Music, 10), el relevo electrónico más esperado…aún estás a tiempo de destaparlo antes de que te explote en las manos.

Disco de la semana: Toro y Moi: 'Causers of this'

Causers_LPcover

Chaz Bundick tiene 23 años, gafas de empollón y un grupo. El grupo se llama Toro y Moi, y Causers of This es el primer disco que edita. Bundick no es nadie, no pinta nada en ninguna escena y sólo una casualidad cósmica puede ser la causante de que su música haya saltado al otro lado del océano en tan poco tiempo. De acuerdo, con Internet hoy casi todo resulta posible…

Toro y Moi es, en realidad, un grupo-batidora; Bundick vuelca en su disco duro la música que escucha en su casa y la agita, triturando sonidos y espolvoreando ritmos pregrabados hasta conseguir que algo cremoso y sin forma llene los moldes de sus canciones. Si te acercas lo suficiente, Toro y Moi revela pedazos pequeños de Animal Collective/Panda Bear, de Air o de grupos casi olvidados como Zero 7 o Bent. Lo que Bundick fabrica es un collage microscópico de electrónica suave como la sensación de la arena bajo los pies en una playa, y cool como un atardecer en las Maldivas.

En otros tiempos, a Bundick le hubieran colgado de la oreja la etiqueta chill-out, lo que le hubiera asegurado una silla junto a la ventana en el Café del Mar y un hueco en las recopilaciones veraniegas del Ministry of Sound. De todo eso Toro y Moi se ha librado por unos años, al menos hasta que la categoría “chillwave” se haga en el horno de alguna redacción y se termine imponiendo para caer sobre grupos como Washed Out o Neon Indian. Hasta que eso suceda, Bundick preferirá las cosas simples del mundo independiente, las remezclas soñadoras para sus singles o las giras semisecretas teloneando a Dent May…esta próxima semana estarán en Lleida, Madrid, Zaragoza, Granada y Sevilla.