Archivo de la categoría: RIOJA ALAVESA

Descubrimos la magia de La Rioja Alavesa. Enoturismo, gastronomía, historia. Un lugar donde sentirse feliz y fuerte de manera natural

Samaniego: nuestro fabulista alaves. Programa completo del 25 de marzo 2012

juanjo monago

Decir para mi Félix María Serafín Sánchez de Samaniego Zabala , era un recordatorio de mi niñez. Ese gran libro con tapas de colores que estaba en mis estantes de libros. Mi primer y pequeña biblioteca. Allí estaba un libros de fábulas: Esopo, La Fontaine, y también Samaniego.

Y gracias al entevistado de hoy (Juanjo Monago) conocimos una faceta seguramente para muchos desconocida: su poesía erótica. (publicada con el título El Jardín de Venus)

Y jugando con el entrevistado y el personaje (Samaniego) que el mismo hoy en día representa en la Bodega de Laguardia El Fabulista, disfrutamos de la interpretación en directo. Poesía para presentarse…. relatos eróticos para reir…

Juanjo Monago nos acerca a la vida de nuestro fabulista alavés. Nació en Laguadia, Alava, un 12 de octubre de 1745, falleciendo un 11 de agosto de 1801. Fue socio fundador de la Sociedad Bascongada Amigos del País. Reconocido también por su crítica dirigida tanto a la política como a la religión, Samaniego nos deja además de sus fábulas, anecdotas en su vida que conoceremos gracias al entrevistado.

A disfrutar de las fábulas pues……

Entrevista a Juan Manuel Lavin

Una posibilidad más: conocer a Juan Manuel Lavín Santamaría. Gracias a la radio, he llegado a conocer a JuanMa (como le llaman sus conocidos). Un empresario emprendedor que ha llegado a donde está gracias a su trabajo personal y a una historia familiar de tiempo dedicado con esmero.
Hoy, Juan Manuel Lavín, camina de un lado para otro, siempre sonriente y atento, repartiéndose entre el Museo del Vino Villa Lucía, el hotel Villa de Laguardia
– Wine Oil Spa, y su incansable labor en la difusión del enoturismo.
Sus acciones, están sostenidas por el gran amor que tiene a nuestra Rioja Alavesa.
Te dejo aquí la entrevista.

Contando historia: la Real Sociedad Bascongada de amigos del País. Programa completo del 18 de Marzo del 2012

furoshikiConocemos a modo de mera introducción al tema, la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País. Allí aparece la figura de Samaniego. Fabulista que me hace acordar de mi amigo Juanjo Monago

Compartimos con él una charla informal, comprometiendolo a que en el proximo fin de semana venga a contarnos sobre los cuentos eroticos de Samaniego que hoy por hoy contará en la Bodega El Fabulista en Laguardia. (00:15:00). Descubrimos con Juanjo la “linea caliente” de Samaniego (risas que nos hechamos durante el programa). Nos invita a sus actuaciones en la bodega El Fabulista en Laguardia.

Reconocemos la participación de Vitoria en la Real sociedad Bascongada.

Es “la difusión de la cultura” uno de los objetivos de este organismo que data del siglo XVIII. Y como mi jaula de pájaros siempre se revolotea, extendí el concepto de cultura. No solo consideré cultura a lo que formalmente llamamos “alta cultura” haciendo referencia a las bellas artes y humanidades. Porque cultura de alguna manera es todo aquello que “el hombre” saca de la tierra conformando su forma de ser y estar en la sociedad.
Refinamiento de lo individual, los procesos de cultivación y mejora, la educación, las aspiraciónes de una zona o pueblo…l
La cultura la hace la gente. Gente que vive en distintos lugares del mundo y que a traves de la cultura nos cuentan como viven, apelando en sus producciones a la creatividad. Entonces, ¡la peli “En tierra de sueños”
también es cultura!
Nos comunicamos con Esteban Hernani, quien nos cuenta no solo los premios que siguen recogiendo, sino sus anecdotas y vivencias mientras el corto se gestaba. (00:40:00). Habiendo recibido su último premio en Berlin y nominados ahora en Nueva York, Esteban, nos mete en el mundo de “En tierra de sueños”.
Y saltando de La Rioja Alavesa a Japón, aprendemos algo sobre el furoshiki

Los oficios perdidos: programa completo de 10 de marzo del 2012

afilador
Para facilitar tu escucha, colocaré entre paréntesis el horario en que suena un tema puntual

Anticipándonos al día del artesano, recordamos a lo largo del programa los oficios olvidados
Antes de entrar en el tema, compartimos el mensaje enviado por Maite (oyente fiel de Kuartango) un texto del Dalai Lama con algunas sugerencias para el “mejor vivir” (00:10:35)

Descubrimos el respeto a los ritmos naturales tal cual como lo hace el viticultor en su relación con la tierra. Y desde allí, el respeto a nuestros ritmos naturales. (00:18:20)

Vendedores ambulantes, el afilador, el origen de la soga y sus artesanos (esparteros/sogueros), la cestería…

Comentamos sobre la curiosidad de aquellos que tiene en su propio nombre o apellido, marcado un destino, desempeñandose en trabajos que ya estaban representados en sus nombres desde su nacimiento.

Esta entrada fue publicada en audios, PROGRAMAS AUDIOS, RIOJA ALAVESA el por .

Estatuto del vino, de Pablo Neruda

pablo nerudaCuando a regiones, cuando a sacrificios
manchas moradas como lluvias caen,
el vino abre las puertas con asombro,
y en el refugio de los meses vuela
su cuerpo de empapadas alas rojas.

Sus pies tocan los muros y las tejas
con humedad de lenguas anegadas,
y sobre el filo del día desnudo
sus abejas en gotas van cayendo.

Yo sé que el vino no huye dando gritos
a la llegada del invierno,
ni se esconde en iglesias tenebrosas
a buscar fuego en trapos derrumbados,
sino que vuela sobre la estación,
sobre el invierno que ha llegado ahora
con un puñal entre las cejas duras.

Yo veo vagos sueños,
yo reconozco lejos,
y miro frente a mí, detrás de los cristales,
reuniones de ropas desdichadas.
A ellas la bala del vino no llega,
su amapola eficaz, su rayo rojo,
mueren ahogados en tristes tejidos,
y se derrama por canales solos,
por calles húmedas, por ríos sin nombre,
el vino amargamente sumergido,
el vino ciego y subterráneo y solo.

Yo estoy de pie en su espuma y sus raíces,
yo lloro en su follaje y en sus muertos,
acompañado de sastres caídos
en medio del invierno deshonrado,
yo subo escalas de humedad y sangre
tanteando las paredes,
y en la congoja del tiempo que llega
sobre una piedra me arrodillo y lloro.

Y hacia túneles acres me encamino
vestido de metales transitorios,
hacia bodegas solas, hacia sueños,
hacia betunes verdes que palpitan,
hacia herrerías desinteresadas,
hacia sabores de lodo y garganta,
hacia imperecederas mariposas.

Entonces surgen los hombres del vino
vestidos de morados cinturones,
y sombreros de abejas derrotadas,
y traen copas llenas de ojos muertos,
y terribles espadas de salmuera,
y con roncas bocinas se saludan
cantando cantos de intención nupcial.
Me gusta el canto ronco de los hombres del vino,
y el ruido de mojadas monedas en la mesa,
y el olor de zapatos y de uvas
y de vómitos verdes:
me gusta el canto ciego de los hombres,
y ese sonido de sal que golpea
las paredes del alba moribunda.

Hablo de cosas que existen, Dios me libre
de inventar cosas cuando estoy cantando!
Hablo de la saliva derramada en los muros,
hablo de lentas medias de ramera,
hablo del coro de los hombres del vino
golpeando el ataúd con un hueso de pájaro.

Estoy en medio de ese canto, en medio
del invierno que rueda por las calles,
estoy en medio de los bebedores,
con los ojos abiertos hacia olvidados sitios,
o recordando en delirante luto,
o durmiendo en cenizas derribado.

Recordando noches, navíos, sementeras,
amigos fallecidos, circunstancias,
amargos hospitales y niñas entreabiertas:
recordando un golpe de ola en cierta roca
con un adorno de harina y espuma,
y la vida que hace uno en ciertos países,
en ciertas costas solas,
un sonido de estrellas en las palmeras,
un golpe del corazón en los vidrios,
un tren que cruza oscuro de ruedas malditas
y muchas cosas tristes de esta especie.
A la humedad del vino, en las mañanas,
en las paredes a menudo mordidas por los días de invierno
que caen en bodegas sin duda solitarias,
a esa virtud del vino llegan luchas,
y cansados metales y sordas dentaduras,
y hay un tumulto de objeciones rotas,
hay un furioso llanto de botellas,
y un crimen, como un látigo caído.

El vino clava sus espinas negras,
y sus erizos lúgubres pasea,
entre puñales, entre medianoches,
entre roncas gargantas arrastradas,
entre cigarros y torcidos pelos,
y como ola de mar su voz aumenta
aullando llanto y manos de cadáver.

Y entonces corre el vino perseguido
y sus tenaces odres se destrozan
contra las herraduras, y va el vino en silencio,
y sus toneles, en heridos buques en donde el aire muerde
rostros, tripulaciones de silencio,
y el vino huye por las carreteras,
por las iglesias, entre los carbones,
y se caen sus plumas de amaranto,
y se disfraza de azufre su boca,
y el vino ardiendo entre calles usadas
buscando pozos, túneles, hormigas,
bocas de tristes muertos,
por donde ir al azul de la tierra
en donde se confunden la lluvia y los ausentes.

Viticultor: un ejemplo de respeto a los ritmos naturales

viticultorYa te dije que hablaría de esta tierra desde otra mirada: la de mi corazón. La Rioja Alavesa como la tierra del respeto de los ritmos naturales. Respeto que lleva en si mismo la palabra paciencia.

Para transformarse en una zona que es una ventana al mundo en cuanto a la producción de vinos, han tenido que aprender a fundirse con lo que la propia tierra les mostraba. Observar sus posibilidades, sus potencias y limitaciones. Y esto, no es tarea de un día.

Encontrarse con el suelo, reconocer sus características como una cuna perfecta para las vides habrá sido seguramente tiempos de ensayo/error, hasta que las primeras plantas crecieron a la espera de la prepoda y poda que les tocaría más adelante. Podar… sarmentar….labrar y volver a plantar. Mientras el tiempo discurre y el hombre espera. Y en esa espera reconoce esos ritmos naturales a los cuales no puede faltarle el respeto. Solo puede ayudarlos, acompañarlos enriqueciendo con los abonos elegidos. Esperar, mirar y porque no….contemplar.

El suelo, el hombre y el clima. Porque esta última variable contribuye al enriquecimiento de este aprendizaje del respeto de los tiempos. Respeto que perdimos entregándonos de lleno a la cultura de lo rápido. Pero allí está la Rioja Alavesa recordándonos que muchas de nuestras producciones como seres humanos, requieren de saber cultivar, esperar y luego si disfrutar del fruto de un proceso.

El trabajo del viticultor es una muestra de ello: sarmentar, labrar, plantar, injertar, abonar, esperguar, sulfatar, desnietar, despuntar, azufrar…. Y cuantas palabras más podría mencionarte que no hacen mas que remarcar el trabajo hecho con esmero y con esfuerzo?

Solo quiero acercarte una propuesta: una intención especial en tu próxima copa de vino. Brinda en honor al respeto de los ritmos naturales, y estarás brindando por la manera de trabajar que debe tener el viticultor. Esas personas que ponen de alguna manera uno de los primeros eslabones en el mundo del vino.
Con la vendimia, entregan a “sus hijos” (los frutos) concientes de que otra vez, comenzarán con la misma lección de respeto del ritmo: preparar parcelas, prepodar, podar…y así comenzar otra vez el circulo del buen trabajo.

Se abre la jaula de pájaros… y me pongo a pensar. Y si imito en su tesón, constancia, conocimiento y no se cuantas cosas más al viticultor, pero aplicándolo a mi desarrollo personal? Seguramente nosotros también podremos sacar de nosotros un elixir maravilloso

Laguardia: a vos también te espera.

laguardiaPor donde empezar a contar sobre Laguardia? Por el presente o por el pasado? Tanto una como otra parte de la linea del tiempo podrían llevarme ratos escribiendo, porque Laguardia tiene como zona poblada mucha historia.

Historia que me hace remontar hasta el neolítico, tiempo en el cual ya había (por restos arqueológicos que así lo atestiguan) población que vivía de la ganadería y la agricultura. Actividades por cierto que me hacen pensar en la necesidad de quedarse en el lugar (sedentarismo) para ver el fruto de sus trabajos.

Historias de gente que han ido construyendo un rincón en Alava que hoy en día sale con fuerza al mundo del turismo a través de pequeños y grandes emprendedores. Historias de gente que en el pasado dejaron dolmenes y monumentos funerarios (3000-1000 a.de C) que cuentan escondidos entre los rayos de sol de la Rioja Alavesa que ya desde lo antiguo agricultores esperanzados habitaban la zona.

Según el enlace http://www.laguardia-alava.com/his_neolitico.asp, es en Laguardia donde encontramos el primer vestigio documentado de la introducción de la agricultura en País Vasco.

Y este territorio me ha enamorado, encandilado. Lo mismo que le ocurre a la protagonista de la película “En tierra de sueños” película que ya te contaré. Bueno, lo de contaré es relativo, pues no quiero revelar los secretos y sorpresas que tocan a el mundo de los sentidos.

Queda así abierta oficialmente la categoría LA RIOJA ALAVESA en este blog de la fiaca. Entonces…. a pasear se ha dicho!