Chiloé, Una experiencia Ultratrail

ISLAS CROATAS. Para todos los gustos

image002
Croacia es el paradigma de las islas pues a lo largo de toda su costa alberga cientos de ellas, todas diferentes y con la fuerza y el misterio del Mediterráneo más auténtico. Algunas han sido las protagonistas de los relatos de las epopeyas griegas; otras han visto nacer a importantes personajes históricos; y otras simplemente parece que existieran para maravillar a los hombres de todas las épocas. Sí, aquí hay islas para todos los gustos. ¿Cuál es la vuestra?

Para amantes de la naturaleza.
Hay muchas que responderían a esta categoría, pero el archipiélago de Brijuni, en Istria, el de Kornati, en la región de Sibenik, y la isla de Mljet, en la región de Dubrovnik, bien podrían ser tres de las mejores representantes. Todas ellas están declaradas, además, Parque Nacional. Brijuni ofrece bellísimas playas, restos arqueológicos del período romano y hasta la posibilidad de realizar safaris para ver todo tipo de animales salvajes que se llevaron aquí en la época de Tito.

Bol,_Brac
Por su parte, Kornati es un verdadero laberinto de canales y de islas que, según una leyenda, nació de un puñado de piedras que le habían sobrado a Dios tras haber creado el mundo. Las arrojó al mar, las observó y decidió que no había nada que retocar. El archipiélago compuesto por más de 140 islas, islotes y rocas es un paraíso para los deportes náuticos. El rasgo más extraordinario de su belleza son sus acantilados.
La isla de Mljet está llena de bosques centenarios de piño carrasco y pino piñonero, cuevas y lagos unidos entre sí y conectados con el mar, playas de arena y de grava… Un auténtico paraíso que se puede disfrutar, además, a través de estupendos senderos para bicicleta.

Para hedonistas.
¿A quién no le gusta que le mimen y contemplar la belleza en todos sus aspectos? Losinj, en la región de Kvarner, es una isla pensada para el placer de vivir. Es la isla de los aromas, pues por toda ella se multiplican las plantas aromáticas: lavanda, salvia, mirto, romero, melisa, rosa centifolia… Muchas de estas y otras plantas son la parte integral de preparados cosméticos naturales pensados para los tratamientos wellness en los que la isla se ha especializado. Todos los beneficios de las plantas, del agua marina y del sol del Mediterráneo están en los centros wellness de esta isla. Para llenarse de energía dejándose cuidar.

Para gastrónomos.
La isla de Pag, en la región de Zadar, y la isla de Cres, en la región de Kvarner, son algunas de las que deberían visitar los que aman la gastronomía. En Pag se elabora el Paski sir, el más famoso de los quesos croatas y uno de los mejores del mundo. Se hace con la leche de las ovejas que se crían allí, que pastan libremente por la isla y se alimentan de muchas de las hierbas aromáticas, rociadas con la brisa marina que arrastra la bora, el particular viento del Adriático. Así, la leche de estas ovejas es ligeramente salada y no necesita que se le añada a la hora de elaborar el queso. El mismo efecto natural (la sal marina arrastrada por el viento y depositada en la hierba) ocurre en Cres, donde es famoso el cordero isleño. Aquí es la carne de cordero la que se ha convertido en un manjar muy apreciado, resultado de ese enriquecimiento con posolica (la sal del mar) y de un pastoreo variado y de calidad.

Para los más marchosos.
La misma isla de Pag, Murter y Hvar (sobre todo la capital) son algunas de las islas croatas para los que buscan el ambiente festivo y la diversión de los festivales y la música. Pag, en la región dálmata de Zadar, es considerada por muchos como una de las capitales del house y en verano tienen lugar incontables festivales.
image004

En la extensa playa de Zrce se prodigan las discotecas y clubs con escenarios junto al mar. Ella y Hvar se han dado en llamar “las Ibizas croatas”. Hvar es, precisamente, otro de los lugares para los más marchosos. En especial la capital de la isla, del mismo nombre. Está en la región de Split y desde hace unos años se ha convertido en uno de los rincones del Mediterráneo más demandado. La belleza de su litoral, sus playas y el ambiente de eterna felicidad atraen cada vez a más gente. Los personajes famosos de todo el mundo también se han apuntado a la “moda de Hvar”, recalando por aquí a lo largo de todo el año, pero especialmente en verano. Murter, una isla de pescadores, de olivareros y de constructores navales, la más grande y próxima a tierra firme de toda la región de Sibenik también se ha convertido en los últimos años en uno de los lugares imprescindibles quien busca la animación de los festivales. Aquí tienen lugar algunos de los más consolidados como el de Tisno y el Garden Festival.

Para los que quieren perderse.
Si quieres desconectar absolutamente, hay muchas islas que están deshabitadas y en las que uno puede pasar una temporada a lo Robinson Crusoe, aunque también hay una opción menos drástica pero casi igual de efectiva. Se llama Vis y es un auténtico oasis de tranquilidad en medio del mar. Pertenece a la región de Split y es una de las más alejadas del continente. Conocida sobre todo por el turismo náutico, guarda muchísimos rincones intactos, con una vegetación de palmeras y de tipo subtropical. En la vecina Bisevo, cuyas orillas abruptas esconden numerosas cuevas, está la Modra spilja (Cueva Azul), todo un espectáculo natural.

The_Lastovo_archipelago
Otra isla para perderse sería Lastovo, en la región de Dubrovnik. También está mar adentro, rodeada por una serie de pequeños islotes con los que forma un Parque Natural. Su costa presenta bahías y calas de increíbles formas, entre las cuales destacan los “lagos” grande y pequeño (Veliko i Malo jezero). Una última idea para que no nos encuentren: buscarnos un pequeño islote con un faro. En Croacia existen unos cuantos que responden a esas características, abiertos al turismo. + INFO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.