Una noche de verano en Estocolmo

Tres de Julio de 1988, ¿estabas allí? Quizás lo recuerdes: era verano y en la radio no paraban de sonar canciones de Rick Astley, Michael Jackson, Terence Trent D’Arby…¿te sitúas? quizás no habías natick667cido, pero te podemos decir que a Bruce Springsteen también se le escuchaba y mucho. El “pijo” se sentía nacido en USA y la mayoría le veía como su camionero de confianza.  El rockero más clásico no tenía claro dónde estaba aquel chaval que publicó The River al ver la portada de Tunnel Of Love, pero fuera como fuera, Springsteen estaba de gira entonces junto con la E Street Band, y pasaba por media Europa con su “romántico” tour.

La prensa pasaba del concierto en sí y se dedicaba más a las miradas entre Springsteen y Scialfa.tunel of love

Aquella noche de julio gracias a esos misteriosos satélites se emitía en las radios de todo el mundo un concierto de “el boss”, bueno, mejor dicho…medio concierto.

Todavía entonces hacía conciertos con descanso, y esa primera mitad iba a ser grabada en los radiocassettes de mucha gente, incluidos profesionales del “bootlegging” que en pocos meses podrían poner en circulaciones sus vinilos por tiendas especializadas y venta por correo.

Diez años sin conciertos de Springsteen en la radio era mucho tiempo, y la verdad es que contaba con algunos seguidores más.

Springsteen se subió al escenario con la luz del día, al ritmo de Tunnel Of Love, que llevaba a un Boom Boom Boom, el viejo tema de John Lee Hooker que los Animals subieron a las listas de éxitos en 1962, y continuó volviendo al disco Darkness On The Edge Of Town con un Adam Raised A Cain soberbio.

En All That Heaven Will Allow saludó a la gente de Nueva Jersey que podía estar escuchando la retransmisión, y continuó con un altísimo nivel durante Roulette.

Tras varios temas más, desembocó en su parte más política con War y Born In The USA,  para  acabar anunciando la próxima gira que realizaría con otros músicos organizados por Amnistía Internacional para conmemorar el 40º aniversario de la declaración de los derechos humanos. Se hace notar la ayuda de la sección de viento que le acompañó en la gira, cosa que no ocurría desde 1977.
Hoy podemos seguir disfrutando de esta primera parte con un sonido formidable, y aunque la segunda no tenga tan buena calidad, es interesante por su intensidad, incluyendo el primer Quarter To Three que tocaban desde 1981. No dejéis de escucharlo y así por un rato volver a aquel verano de 1988.

3 pensamientos en “Una noche de verano en Estocolmo

  1. Pingback: africa baeta

  2. Pingback: BlogsEITB

  3. Pingback: blueboyb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *