Una app llamada Blind Communicator

Desde INFOBAE me llega esta noticia “Los avances de la tecnología trajeron aparejados cambios rotundos en el día a día de las personas, muchos problemáticos, claro, pero también beneficios en los campos de la ciencia y la medicina que permiten una mejor calidad de vida.

Sin embargo, cómo se podía adaptar la tecnología a la vida de las personas con discapacidad para mejorar su bienestar no fue un camino fácil de descubrir. Pero la mirada curiosa de ciertos individuos bastó para generar una tecnología integral y accesible para todos.

Uno de ellos es programador y empleado público llamado Leonardo Russo (33), quien hace casi diez años tuvo una idea basada en una aplicación para promover la integración social de personas con diversas discapacidades.

“En el año 2012 me encontré con un amigo que hace mucho tiempo no veía y me contó que daba clases a personas con discapacidad visual para que puedan usar computadora de escritorio y me comentó las dificultades que tenían los alumnos para poder utilizarlas, y me preguntó ‘a vos que te gusta programar quizás podrías darles una mano ideando algo'”, recordó Russo en diálogo con Infobae .

Fue entonces que Russo creó un programa para simplificar la tarea a los alumnos con discapacidad visual, que implicaba una guía de voz que iba relatando paso por paso a los alumnos para que puedan aprender. “Desde ese entonces me di cuenta de que todavía faltaba mucho para que las personas con discapacidad puedan integrarse en el mundo de la tecnología”.

Fue así que a fines del 2012, y ya dejando de lado las computadoras de escritorio, comenzó a probar más ideas para que las personas puedan usar un dispositivo móvil: “Se me ocurrió hacer una adaptación para las computadoras y los celulares, ya que las de escritorio estaban quedando atrás”.

Russo presentó una primera aplicación –Blind Communicator– en el concurso Innovar y quedó nominado entre 2000 proyectos como Concepto Innovador por el enfoque que ofrecía. Desde ahí todo fue cuesta arriba para el joven y fue en el 2013 que presentó su proyecto también en la Universidad Argentina de la Empresa y obtuvo un reconocimiento como alumno destacado.

“Cuando me di cuenta, la aplicación era más y más popular y pedida y decidí publicarla en la tienda de aplicaciones para celulares y que todo el mundo pueda acceder”, enfatizó el creador de Blind Communicator. El primer impacto de la aplicación fue muy positivo para Russo, quien no se quedó quieto: “La gente me agradecía de todo el mundo y me di cuenta de que les estaba cambiando la vida a muchas personas”.

La aplicación le permite al usuario:

– Escuchar música
– Usar una grabadora de voz
– Enviar y recibir mensajes
– Recibir y realizar llamadas
– Crear y eliminar alarmas
– Crear y eliminar contactos
– Navegar por la web

Blind Communicator en un principio estaba disponible en dos idiomas: castellano e inglés. Sin embargo, muchas personas le escribían al joven para que pueda adaptar su invento a más idiomas. “Me escribían desde Brasil, Alemania y demás países para que adapte la app en un nuevo idioma y así seguir ayudando”.

A raíz del éxito que tuvo la aplicación, el empleado público decidió que debía seguir integrando a la gente con discapacidad visual a nivel global: “Les dije a las personas que me pedían traducción que les enviaba el texto de la app pero que me manden ellos en su idioma y yo lo programaba, porque la traducción oficial era muy cara”, recordó el joven programador.

Hoy Blind Communicator está disponible en castellano, inglés, portugués, francés, alemán, italiano e indonesio. “Me gustaría seguir ampliando los idiomas para poder seguir llegando a más lugares, pero por ahora sigo trabajando en perfeccionar la aplicación”.

En lo que respecta a la app para para personas con discapacidades visuales, Blind Communicator, Russo decidió “que fuera gratuita para poder alcanzar a más personas. Como no se le cobra a una persona ciega por ayudarla a cruzar una calle, tampoco se le debería cobrar por ayudarla a usar un celular; nadie elige tener una discapacidad y en consecuencia, nadie debería ganar dinero gracias a una persona con esa condición”, enfatizó.

Lejos de quedarse satisfecho, después de seguir incursionando con la aplicación, Leonardo Russo siguió bajo la premisa de integrar a gente con distintas discapacidades: “Desarrollé Mobility Launcher, un accesorio prototipo que se conecta directamente con el celular y permite que personas con discapacidad motriz puedan utilizar el dispositivo móvil”.

“En lo personal creo que pueden existir muchas oportunidades de trabajar por dinero, pero pocas para trabajar por una mejor calidad de vida de las personas. Es por este motivo que al menos desde mi lugar, puedo decir que programar para ayudar hace que cualquier esfuerzo valga la pena”, concluyó Russo.”

NECESITAMOS PERSONAS COMO LEONARDO.

Mentxu

Segundo Congreso de Vida Independiente

El Primer Congreso Europeo de Vida Independiente constituyó un importante encuentro para sensibilizar e intercambiar experiencias que promueven la igualdad de oportunidades y la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad. En este sentido, contó con el apoyo de administraciones públicas estatales, autonómicas y locales y la participación activa del Foro de Vida Independiente.

El congreso se estructuró en tres grandes áreas: desinstitucionalización, desmedicalización y bioética, que fomentan la no discriminación de los discapacitados y posibilitan el control de sus propias vidas y el derecho a participar de todas las oportunidades, beneficios y servicios a los que puede acceder todo ser humano.

En este Segundo Congreso Europeo se dará la oportunidad de expresar y escuchar experiencias de personas en nuestra situación, con mejores condiciones de acceso a los apoyos necesarios y con peor o inexistente asistencia personal.

Ante la falta de prisa de las administraciones para aplicar políticas de cambio y mejora de nuestras condiciones de vida, se anima a todo el mundo a acudir a este promisorio congreso de vida independiente con apoyos desinstitucionales.

Aquí tenéis toda la información https://congresovidaindependiente.es/apoyo-de-viandalucia-al-congreso

Mentxu

Google Maps añade rutas adaptadas y movilidad reducida

Discapnet publica hoy: “Google Maps fue desarrollado para ayudar a las personas a llegar a otros sitios. Estamos ante una de las aplicaciones para móvil más importantes y es de estimable ayuda tanto para quienes vamos en coche, a pie o en bicicleta. También para conocer las rutas del transporte público. Hoy, Google anuncia que incorpora un nuevo tipo de rutas: las adaptadas para personas en silla de ruedas o con movilidad reducida.

Ilustración de Google Maps con personas en sillas de ruedas, muletas y carritos de bebé. Para acceder a estas nuevas rutas de movilidad reducida simplemente debemos pulsar dónde queremos llegar, como suele ser habitual. Después clickar en direcciones y allí en opciones. Debajo de opciones como “caminar menos” o “menos trasbordos” se encontrará la de “accesible para sillas de ruedas”.

Cuando elegimos esta última opción, Google Maps nos mostrará una ruta en la que es posible acceder mediante silla de ruedas. Sobre todo teniendo en cuenta estaciones adaptadas.

Para complementar este movimiento, se ha solicitado en Local Guides opiniones de todo tipo respecto a temas de movilidad reducida. También se han organizado más de 200 quedadas para responder estas dudas.

Otro detalle respecto a temas de movilidad en Google Maps es que se han añadido imágenes a Street View para reflejar cómo son algunos de estos lugares y así las personas con movilidad reducida (y cualquiera) puedan hacerse una idea de qué se encontrarán una vez allí.”

¡UN DETALLE A TENER EN CUENTA! Lo utilizaré.

Mentxu

Carro de compra inteligente

Desde salamanca24horas.com me llega la siguiente noticia: “Investigadores de la Universidad de Salamanca han desarrollado un carrito de la compra revolucionario que va a facilitar la adquisición de productos en los supermercados, sobre todo a las personas con movilidad reducida. El carro será capaz de seguir al usuario por todos los pasillos, contabilizará los productos que va incorporando y le puede ofrecer información y consejos sobre nutrición.

“El objetivo principal de este proyecto es el diseño y la construcción de un carro autónomo que sea capaz de seguir la trayectoria de una persona dentro de un supermercado”, explica Gabriel Villarrubia González, investigador del Departamento de Informática y Automática de la institución académica salmantina. Para ello, la persona sólo tiene que levantar los brazos y el sistema de reconocimiento visual se sincroniza. Si se trata de personas que no pueden realizar este movimiento por llevar muletas o ir en silla de ruedas, la sincronización también se puede realizar mediante comandos de voz.

A través de una aplicación móvil, el cliente puede hacer su lista de la compra en casa. Una vez que llega al supermercado, la información pasa al carro de la compra elegido y el sistema va identificando los productos que van siendo adquiridos. Además, no sólo los contabiliza y los va tachando de la lista de la compra, sino que va informando al usuario del importe que va acumulando en tiempo real.

Además, “dado que el etiquetado de los productos presenta dificultades para las personas mayores o con problemas visuales, el carro es capaz de detectar cuál es el alimento que se ha escogido y reproduce, por ejemplo, los ingredientes o la composición química”, comenta el investigador. Esto es especialmente importante en el caso de las intolerancias alimentarias. Asimismo, la experiencia se enriquece aún más porque, si el cliente lo desea, el sistema puede informar de posibles recetas en función de los alimentos que se incorporen.

Varias tecnologías implicadas

“La principal tecnología utilizada en el proyecto es el reconocimiento de imágenes, que se usa para identificar al usuario y así acompañarle por todo el supermercado. También incorporamos sensores RFID, que se emplean para la identificación de los productos. Finalmente, otra tecnología importante es el Bluetooth, mediante la cual los carritos se pueden guiar por los pasillos”, apunta André Salas, investigador implicado en el proyecto.

La implementación del sistema en un supermercado convencional es sencilla y ofrece muchas ventajas no sólo a los clientes, sino también a los gestores de estos negocios. “Sería necesario realizar dos adaptaciones”, señala Alberto López, otro miembro del equipo de trabajo. “Por un lado, tenemos que incorporar en los carritos baterías, motores, el sensor de reconocimiento de imágenes para reconocer en todo momento dónde está el usuario del carro y una tableta para visualizar la información. Por otro lado, en el entorno hay que colocar balizas Bluetooth para la localización espacial de los carros”, explica.

El proyecto se ha desarrollado gracias a la convocatoria Prueba de Concepto de la Fundación General de la Universidad de Salamanca y el programa TCUE de la Junta de Castilla y León, cofinanciado con fondos FEDER y ya ha despertado el interés de algunas empresas.

Más datos para mejorar la gestión

De hecho, para los gestores de los negocios, el sistema puede proporcionar una información muy valiosa de cara a la gestión, la administración y la toma de decisiones. Por ejemplo, “tener localizados en todo momento a los usuarios del supermercado a través de los carritos de la compra nos permite realizar una serie de estadísticas basadas en el comportamiento de los usuarios, de forma que podemos conocer cuáles son las zonas en las que hay más tránsito de gente y, con estos datos, realizar una redistribución de los productos si fuera necesario”, comenta el investigador. Por eso, el proyecto también incluye una aplicación específica para los comerciantes.”

Pero, ¿qué haces si no puedes coger ni colocar los productos que quieres adquirir?

Mentxu

El cambio (2009)

Se trata de una película recomendable, hace reflexionar. El protagonista Wayne W. Dyer nos guía por una aventura hacia el fondo de uno mismo y nos invita a un día a día confiando en la vida. Creo que este proceso es aplicable no sólo al atardecer de la vida sino a cualquier otro momento.

He disfrutado viéndola. Aquí os dejo el link https://www.youtube.com/watch?v=KggO6yJ75yA

Mentxu

ACCIUM: webs accesibles

En ACCIUM hacen webs accesibles porque todas las personas tienen derecho a utilizar Internet. Además, en ACCIUM también creen que una web accesible a todas las personas es tecnología nueva e innovadora.

Aquí os la dejo para que la veáis y disfrutéis de ella https://acciumred.com/index_lf.php

Mentxu

Larrotxene cumple su XXX aniversario pero no es accesible

La casa de cultura Larrotxene de Donostia cumple treinta años impartiendo formación y actividades referentes al ámbito audiovisual. En sus aulas tomaron el primer contacto con este mundo Jose Mª Goenaga, Jon Garaño, Jorge Gil Munarriz, profesionales de la productora Moriarti que han conseguido 10 Goyas en el último certamen.

Felicito todo el buen hacer de los profesionales del celuloide que imparten clases, a los alumnos que tienen el veneno del cine en sus venas, a los actores que participan sin requerir ni un euro siquiera. ZORIONAK A TODOS!

El único fallo que tiene esta querida casa de cultura es que no está accesible para personas con movilidad reducida. En el 2010 puse una reclamación al ayuntamiento de Donostia por el tema de la inaccesibilidad de dicho edificio, estamos en 2018 y todo sigue igual. Se comentó que este verano comenzaban las obras de accesibilidad, pero a día de hoy se sabe todo continúa igual alegando que no hay dinero. En fin, ¿hasta cuándo deberemos seguir sin poder acceder a Larrotxene?

Mentxu

Mundial de fútbol 2018

Para nada estoy en contra del fútbol pero me parece una pasada la importancia que se le da a los sucesos acaecidos, por ejemplo, en la selección española con el tema de Julen Lopetegui, el documental de Griezmann, etc.

Hay gente con necesidades básicas y son noticia de refilón que nos tocan las entrañas en un grado mínimo y, como no nos toca directamente, pasamos olímpicamente de los mismos. En fin, hasta en las noticias hay clases. Pienso que es una vergüenza para la humanidad y nos va como nos va
.

Mentxu