La tercera entrega de novedades de mayo de 2019

SERGIE PÀMIES

El arte de llevar gabardina      (ANAGRAMA)  143 páginas

Sergi Pàmies (París, 1960) es un grande de las letras catalanas. Él y Quim Monzó han elevado el cuento a la categoría de arte. Sus libros están repletos de historias en las que la estupidez humana brilla por su… presencia. Todavía nos relamemos el intelecto cuando pensamos en libros tan maravillosos como Debería caérsete la cara de vergüenza, La gran novela sobre Barcelona. El último libro de Sergi Pàmies, Si te comes un limón sin hacer muecas, La bicicleta estática o Canciones de amor y lluvia.  En El arte de llevar gabardina reúne trece relatos que vuelven a nutrirse, como en su anterior volumen, de las experiencias autobiográficas del autor y de la observación de la realidad. Hay episodios sobre la infancia y la adolescencia, sobre la vejez de sus padres, sobre el romanticismo, sobre las cicatrices colectivas del siglo XX… Ironía, melancolía, lucidez: retratos del absurdo y antídotos para combatir nuestros fracasos.

COLM TÓIBÍN

Madres e hijos     (LUMEN)  379 páginas

Colm Tóibín (Enniscorthy, 1955) es uno de los grandes escritores irlandeses de hoy. De familia profundamente nacionalista y curtido en el periodismo, su militancia gay en un país tan católico le ha granjeado profundas enemistades con algunos sectores sociales. Casi toda su obra está traducida al castellano. Sobresalen sus novelas El Sur, El faro de Blackwater, Brooklyn, El testamento de María y El Maestro, que recrea la vida de Henry James, y el libro que recoge sus críticas literarias Nuevas maneras de matar a tu madre. En Madres e hijos, una edición exclusiva para el mercado en castellano, se reúnen, nos dicen algunos de sus mejores cuentos. Son trece y aparecen aquí los temas que de alguna manera marcan la literatura de este autor: las relaciones entre madres e hijos, la sociedad de Dublín, la imagen del hogar, el exilio y Barcelona, ciudad en la que vivió varios años durante la Transición. Un clásico.

ANDREA CAMILLERI

El carrusel de las confusiones  (SALAMANDRA)  219 páginas

Al escritor italiano Andrea Camilleri (Porto Empedocle, 1925) le ha marcado su vida literaria la creación en 1994 del personaje del comisario Montalbano que ha protagonizado ya una treintena de libros, entre novelas y volúmenes de relatos. Unas historias policiacas muy costumbristas que relatan la vida diaria en una pequeña localidad siciliana. Unas novelas que son un auténtico retrato de la sociedad italiana. Camilleri, que se curtió como guionista de televisión, también ha escrito otro tipo de novelas que indagan en la personalidad de sus protagonistas, aunque mantengan el aire de novela criminal. Pero volvamos a Montalbano porque El carrusel de las confusiones es la nueva novela del comisario de Vigàta. Una historia enrevesada que arranca con varias mujeres de treinta años que son narcotizadas y raptadas para ser liberadas sin sufrir violencia. ¿Amenazas? ¿La mafia? ¿Algo más oscuro? Aquí hay caso… y diversión.

MARIBEL MEDINA

Sangre entre la hierba     (MAEVA)  301 páginas

La escritora navarra Maribel Medina (Pamplona, 1969) continúa la saga de novelas criminales protagonizadas por el agente de la Interpol Thomas Connors y por su amiga la forense Laura Terraux. Primero se publicó Sangre de barro en la que se denunciaba el dopaje en la alta competición deportiva y después Sangre intocable en la que se cuestionaban los métodos de investigación de la industria farmacéutica en países en vías de desarrollo. Medina iba para astrofísica, pero las circunstancias de la vida la llevaron a cursar la carrera de geografía e historia. Después trabajó como lectora para una editorial y ejerció como profesora de matemáticas e historia. Fue la fundadora de la ONG Internacional Women’s Time cuyo lema es «Mujer + Educación = Desarrollo». Ahora publica Sangre en la hierba en la que los dos protagonistas se adentran en el peligroso mundo de la trata de mujeres. Siempre interesante.

MARJOLIN VAN HEEMSTRA

En busca de tu nombre    (SEIX BARRAL)  250 páginas

Marjolijn Van Heemstra (Amsterdam, 1981) cautivó a la crítica con la publicación de su primer libro, En busca de tu nombre. Con esta obra ha sido galardonada con el NBG Literature Prize y fue nominada a varios premios relevantes más. Además de novelista y poeta, ejerce como columnista y directora teatral, con producciones de éxito tanto en Holanda como en el extranjero. La historia del libro arranca el 5 de diciembre de 1946 cuando se entrega una bomba empaquetada como si fuera un regalo en una casa de La Haya. Fallecen tres personas que supuestamente habían estado vinculadas al enemigo nazi. El cerebro del atentado es un tío lejano de Marjolijn, la protagonista. En la familia el suceso acabará convirtiéndose en toda una hazaña y su tío en una figura legendaria. Décadas después Marjolijn, embarazada y decidida a cumplir con la promesa de ponerle el nombre del antepasado a su primer hijo, sale en busca de la verdadera historia de un hombre sobre el que los claroscuros pesan cada vez más. Una historia de Resistencia y mentiras.

El notable debut literario de Miren Amuriza

Sabina es la protagonista de Basa la primera novela, dotada con la beca Igartza, de la bertsolari Miren Amuriza. Cuando la historia arranca, Sabina está en el hospital, convaleciente de una operación en la pierna, atendida por dos de sus hijos, pero pronto vuelve a su casa, al caserío de Altzerreka, situado relativamente cerca de Lekeitio. Allí, Sabina cuida de su cuñado Henry, que tras haber pasado muchos año en Norte América, regresa al que fue su hogar y el del marido de Sabina, ya fallecido. Henry está impedido, tiene una pierna y no sale de cama, y es Sabina quien lo cuida y se preocupa de él, a pesar del mar humor de su pariente. Ella es todo coraje, obstinación y orgullo, es alguien que no se va a doblegar como si fuera un animal manso, que no va admitir su deterioro, que necesita sentirse útil, que no va a aceptar ayuda. Y también es alguien con un fondo de bondad innegable.

Sabina tiene tres hijos: con la mayor, Ester, la relación se degradó al conocerse la homosexualidad de la joven, aunque la protagonista la llama con constancia sin obtener respuesta; Joseba, el pequeño, nunca tiene tiempo, al parecer, para cuidar de su madre; y es Karmele, madre separada, sobre la que recae esa responsabilidad. Superados por la situación, los hijos sugerirán a Sabina ingresar al tío en un geriátrico y el caso de que la madre ni quisiera separarse del tío, también a ella. La respuesta, por supuesto, es una colosal negativa; sin embargo, el tema no termina de zanjarse.

Amuriza ha escrito esta novela a base de escenas, apartándose de los monólogos interiores y las digresiones que suelen abundar en las óperas primas, con lo que su relato llega con mucha vivacidad; las situaciones se muestran, se nos explican, y el carácter terco de Sabina, por ejemplo, o el egoísmo de Joseba se ven a través de las acciones y de los diálogos.

En mi opinión, el mundo del campo, la dureza del caserío, donde los animales no son mascotas, donde muchos no tienen ni nombre y se sacrifican si es necesario, está bien plasmado; sin duda, Amuriza no suaviza la realidad. De hecho, hay una escena durísima, relacionada con Sabina, cuando era joven, que no voy a desvelar, pero que da la temperatura de una determinada forma de andar por el mundo, que sobrepasa lo práctico, lo indolente, para revelarse como cruel. Todo escrito con un euskera riquísimo y pegado al entorno rural, que es el entorno de la novela.

La autora ha escrito una novela sencilla, breve, pero muy certera; y aborda de frente el tema de la vejez y de los cuidados, y se interroga sobre hasta qué punto los más jóvenes podemos decidir cómo ha de ser la vida que lleven nuestros mayores. No es fácil, y el planteamiento de la novela, no obvia la complejidad de ciertas decisiones,  ni niega de forma facilona la oportunidad de las mismas. Hay mucha seriedad en la manera en la que se enfocan los temas, y mucha transmisión en Basa, una novela que intercala la acción principal narrada en tercera persona con unos textos breves en primera persona que funcionan como una especie de presagio; quizá ese pálpito se habría podido integrar en el texto troncal, pero, con todo, Basa, combina realismo y tensión, y ofrece una lectura que no nos deja indiferentes. Sobresaliente, en resumen, debut de Amuriza.

Txani Rodríguez

El concurso de Pompas de Papel del 19 de mayo de 2019

Nueva entrega del concurso de Pompas de Papel en el que Bego Yebra os pone a prueba y en el que tenéis que adivinar el nombre de un autor y el de su libro con las pistas que da. Tenéis que enviar las respuestas a nuestras direcciones: la digital es pompas@eitb.eus o la postal “Pompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013”. Entre todas las respuestas acertadas sorteamos tres lotes de libros. El cuento del que se hablaba era Los pozos del escritor vitoriano Ignacio Aldecoa. Los ganadores de los libros han sido María Ángeles Elizburu, Mariví Bengoetxea y María Delgado Palacios. Ya tenemos nuevo enigma para resolver. A por él. Pincha y suerte.

A veces la vida es demasiado grande

Este pasado domingo 19 de mayo de 2019  en Pompas de Papel recibimos al escritor donostiarra y crítico literario Beñat Sarasola. Hablamos con él de su primera  novela Deklaratzekorik ez, la historia de un joven bibliotecario que reniega de su pasado pero que no puede huir de él. Además comentamos otras dos interesantes novelas El señor Origami ensoñación japonesa del francés Jean-Marc Ceci y Basa el debut literario de la bertsolari vizcaína Miren Amuriza. También recomendamos el cómic Vivan las vacas de los franceses Prudhomme y Rabaté, los poemas del guipuzcoano Gari Berasaluze y el clásico rescatado Mi vida. Retrato de un hombre de provincias del ruso Anton Chejov. Y como siempre tuvimos reseñas de novedades, espacios creativos y el concurso.

Sábados a las cuatro de la tarde (cuando el deporte lo permite) y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros y los lectores de Radio Euskadi, desde hace más de treinta años. Pincha y disfruta.

Relatos contra el acoso escolar

Que un libro lleva a otros libros es algo más que evidente, sobre todo cuando un autor o un tema nos reclaman. En este caso, fueron los 21 relatos contra el acoso escolar  (SM, 2008) de otros tantos autores y autoras del momento (Ana Alonso, Fernando Marías, Car Santos, Rosa Regás, Andreu Martín, Gustavo Martín Garzo…) los que  me alertaron de lo que podía estar sucediendo en mi propio centro escolar y los que me llevaron a  encontrar novelas juveniles como estas que aquí traigo.

Tres relatos de diferente hechura que abordan  el preocupante tema del acoso escolar y la invisibilidad  de diferente frente al grupo. Historias a las que a veces supera la propia realidad si ponemos atención a los informativos. Lo que le ocurre a Niko cuando sus compañeros de clase lo maltratan y chantajean en ¡Dejadme en paz! (Alhambra) de la alemana Elisabeth Zoller , o a Alma, la Marioneta (Algar Joven) que dibuja  la española Beatriz Berrocal, sometida física y sicológicamente  por chicas y chicos semejantes a ella que la manejan a su antojo con bromas y humillaciones y agresiones físicas, o la invisibilidad en que vive oculta  bajo su sombra Jessica, a la que nos retrata el británico Andrew Norris en Jessicaren itzala (Desclée) no son más que tres muestras de la cruel epidemia que viene contagiando a tantos escolares, agrupados en torno al reto de hacer daño gratuitamente al diferente y al más débil del grupo.

Detengámonos en uno de ellos, en el que Luna Domínguez, una adolescente de 15 años,  nos relata el calvario de su paso por el instituto, de la tortura que suponía sacar sobresaliente en Física y Matemáticas, o ser torpe en Gimnasia, y advertir que quienes antes habían sido sus amigas se asociaban ahora con los más macarras de clase para hacerle la vida imposible ¿Por qué la habían tomado con ella?, ¿con ella y antes con Julio?, se pregunta la chica, ¿y por qué ni el profesorado, salvo honradas excepciones, ni el resto de sus compañeros de clase salían en su ayuda? Solo sus propios padres y la joven profesora sustituta Luzma serán capaces de acudir en su ayuda.

Relatada en primera persona, la novela es testimonio de la impotencia de una jovencita acobardada, pero finalmente dispuesta a hacer frente a las constantes agresiones de sus acosadores, lo que hace de su relato un feroz manifiesto que llega a los tribunales pasando por la opinión pública y que deja en el lector  una buena ración de rabia contenida.

Seve Calleja

El poema. Beatriz Hierro Lopes, portuguesa

Tengo por regla esta apocalíptica forma de ser piedra en suelo mojado;

y no me molestan en nada los pies de los otros,

las rodillas, las manos, los rostros de los otros

cuando casualmente resbalan en mí.

Tengo una ciudad en cada pierna y en cada muslo el tráfico, la espera, la ira del taxista y una mano zurcida abusando la parada violenta que increpa desprecio a máxima velocidad. Tengo por pecho la plaza donde hombres y mujeres circulan y sé de memoria cada gesto sólo por la vanidad de decir: yo soy todo.

El todo tomando café, saliendo y entrando, indiferente a la calle que desemboca en mi lengua, ignorante de este registro diario que me ordena el ademán al negarle fuego a un desconocido. Niego, lo niego todo; y hay campanadas que suenan a mi espalda, santos de mirar opaco a los que sólo mi mirada les da brillo, hombres cotidianos que olvidan besos en cada ventana, sin saber que son mías la persianas que les devuelven esta impalpable forma de ser torrente de piedra: tempestad de granito. Golpeando furias contra abrigos negros, manos quietas y ese cabello oscuro buscando protegerse del frío.

No poseo sismo alguno, contingencia esporádica de la tierra en cuanto gime desamores al rocío de un cielo suspendido. Y, si me preguntaras quien soy, hacia donde voy, te diría: soy Otoño, Invierno camuflado de vana promesa, de vana incertidumbre, voy hacia el tiempo que es la contabilidad de la caída de las hojas. Soy como el tiempo de las tormentas, y si tengo como lengua un rayo despedazando las nubes, no esperes otra cosa que la certeza de que haré un día en plena noche, la forma más perfecta de romper el silencio.

La escritora de este poema titulado Furia se llama Beatriz Hierro Lopes. Es una escritora portuguesa nacida en Porto en 1985. Está licenciada en Historia. Pertenece a la generación más joven de la literatura portuguesa.  Ha publicado varios trabajos literarios y un puñado de poemarios.

Goizalde Landabaso

Carmen Mola y su escritura negra “masculina”

Uno de los mejores descubrimientos del año pasado en el terreno de la novela negra llevaba la firma de Carmen Mola. Nos decían en el libro que el autor no tenía ganas de ser conocido, y que ese nombre era un pseudónimo. La novela aquella se titulaba La novia gitana y presentaba a una policía, que dirige un departamento especial de víctimas inusuales, que tiene una vida, como es habitual, bastante ajetreada. Por una parte es adicta a los karaokes, a la grappa, a frecuentar los mismos locales, a las citas amorosas inopinadas y a vigilar un lugar de la plaza en la que vive que es donde su hijo fue secuestrado. La intriga de aquella novela no tenía nada que ver con las circunstancias de la protagonista, ya que se trataba de investigar el asesinato de una novia que muere poco antes de casarse en las mismas circunstancias en que su hermana había fallecido años antes. Por supuesto hay que añadir alguna dificultad más, así que el asesino de aquella llevaba en la cárcel varios años.

Bien, si no han leído La novia gitana pueden quedarse aquí, porque ahora voy a soltar un pequeño spoiler, ya que es necesario para explicar la trama de la nueva novela: La Red Púrpura. Al final de la novela, y como un cliffhanger magistral, aparece una grabación en la que el hijo de la protagonista le dice a su madre que deje de buscarle. Lo que da pie al argumento de esta segunda aventura. Y ahí lo dejo en cuanto a tramas policiales se refiere. Aclaremos que este díptico, que seguramente se verá ampliado próximamente, no viene a renovar la novela negra. Tenemos a una investigadora que cae en todos los tópicos en cuando a vida desordenada y conflictiva, un equipo variado de hombres y mujeres, cada uno cargando con su particular trueno, su historia, sus filias y fobias y su especialidad investigativa; unos malos de manual que venden snuff movies con torturas y muertes reales, unas investigaciones que no son precisamente originales, la primera lo es más que la segunda.

Pero hay aquí una escritura eficaz, unos giros adecuados, un ritmo muy trabajado, unas aportaciones a la narración estudiadas y una rapidez narrativa suficientemente intensa como para empujar a una lectura compulsiva. Ya digo, más en la primera que en la segunda. Así que, como parece que Carmen Mola ha gustado bastante, tendremos serie para rato, con nuevos casos criminales y nuevos implicaciones personales de los personajes protagonistas. Y ahora es cuando me tiro a la piscina y digo que en estas novelas hay algo “inequívocamente masculino” como dijo en su momento Robert Silverberg en el prólogo a un volumen de relatos de James Triptee Jr. El problema resultó ser que Triptee era el pseudónimo de Alice Sheldon, una excelente escritora que también firmaba como Racoona Sheldon. Bueno, pues igual me equivoco, pero me parece que tras el nombre de Carmen Mola hay un escritor. Quizá nunca lo sepamos, pero, bueno, ahí dejo mi apuesta. Mientras tanto podéis ir disfrutando de estas novelas, si es que lo vuestro es lo negro. Y si no, probad también que os hará daño.

Félix Linares

Las relecturas superheróicas de David López

El dibujante y guionista de cómic canario David López (Las Palmas, 1975) ha publicado en la editorial vasca Astiberri la novela gráfica  Blackhand Ironhead. López debutó como autor de cómic a mitad de los años 90 con la serie Espiral, publicada en el fanzine zaragozano 451°. Con el cambio de milenio inicia su colaboración con DC Comics dibujando Catwoman y El Ángel Caído, cocreada junto a Peter David. Para Marvel Comics ha dibujado, entre otros, Patrulla-X, Spiderman, Lobezna y Capitana Marvel, esta última con guiones de Kelly Sue DeConnick. En 2017 inicia la publicación online de Blackhand Ironhead, como guionista y dibujante, en la web www.panelsyndicate.com. La novela gráfica cuenta la historia de Alexia que quiere convertirse en la superheroína más grande de todos los tiempos, pero tiene un problema: su padre, que responde al nombre de Iron Head, el héroe más grande de todos los tiempos y responsable de la Fundación, que ha eliminado para siempre la criminalidad, y también la necesidad de los superhéroes. Y no tardará en descubrir que tiene un problema mayor aún… Amy, una chica dura y furiosa que quiere arreglar cuentas con el pasado para poder abrir una puerta a su futuro. Y, sí, ella también es hija de una superheroína, que responde al nombre de Mano Negra. El destino de las dos muchachas está a punto de cruzarse y van a saltar chispas… Para David López todos “somos humanos, somos falibles y también lo son los superhéroes. Lo que me gusta mucho de los mitos griegos y romanos es el hecho de que los héroes y los dioses tienen los mismos defectos que todos nosotros. Esto mismo es lo que he querido llevar a mi cómic y a mis superhéroes”. Con el autor hemos charlado. Pincha y disfruta.

El comictario. Insexts, de Bennett y Kristantina

Cada cierto tiempo surge en Estados Unidos una editorial de cómics con el sello de “independiente“, que quiere decir que no pertenece a ninguno de los dos gigantes del sector, Marvel y DC, y que respeta los derechos del autor sobre su obra. La última en llegar ha sido Aftershock, nacida en 2016 y que ya ha publicado un buen número de títulos, con el atractivo de que ha conseguido reunir a varios de los guionistas estrella de los últimos 25 años, como Garth Ennis, Warren Ellis o Brian Azzarello. La máxima de esta nueva editorial es dejar a los autores que desarrollen libremente sus ideas, y eso es un buen punto de partida para cualquier proyecto creativo. Con estos antecedentes, hace tres meses la editorial Planeta empezó a publicar los cómics de Aftershock en castellano, y hemos elegido uno de esos títulos para hacer la primera aproximación a este sello.

Se trata de Insexts, una serie feminista de terror victoriano escrita por la estadounidense Marguerite Bennett e ilustrada por la dibujante indonesia Ariela Kristantina, las dos con experiencia en los cómics de superhéroes. Bennett nos lleva hasta el Londres de finales del siglo XIX para contarnos la historia de Lady Bertram y su doncella Mariah. Una mujer infeliz en su matrimonio y una criada que mantiene con ella una tórrida relación de amor lésbico. Todo un escándalo que se convierte en un relato de terror al surgir la verdadera condición de estas mujeres: son dos monstruos, dos arpías con parte humana y parte de insecto que deciden vivir su amor sin los corsés que les impone la sociedad de la época. Claro mensaje feminista precedido de un rotundo prólogo a cargo de la propia Marguerite Bennet en el que habla de “terror corporal“.

El terror y la esclavitud que sufren las mujeres a consecuencia de un cuerpo que se hincha, se transforma, sangra, duele y les obliga a múltiples cuidados para ofrecer la imagen perfecta que se exige de ellas. Un manifiesto de rebeldía a cargo de una mujer joven, de solo 30 años, que explica muchas de las violentas escenas y de alto voltaje sexual que incluye este cómic, ilustrado con brío por Ariela Kristantina. Insexts genera atracción e inquietud a partes iguales. Lo mismo que Animosity, la otra serie escrita por Marguerite Bennett para Aftershok, una fábula en la que los animales se vuelven inteligentes y empiezan a devolver al género humano todo el sufrimiento que históricamente han padecido. Habrá que seguir de cerca la carrera de esta guionista, Marguerite Bennet, cuya estrella empieza a brillar en el firmamento del cómic. No os lo perdáis.

Iñaki Calvo

La segunda entrega de novedades de mayo de 2019

DONALD RYAN

Corazón giratorio        (SAJALÍN)  175 páginas

Donald Ryan (Nenagh, 1976) se ha convertido en uno de los escritores irlandeses más notables de este siglo. Ha publicado cuatro novelas y un libro de relatos. Corazón giratorio fue su debut literario en 2012, una novela con la que fue finalista del Booker y que ganó el premio literario de la Unión Europea. En Irlanda ha sido considerada la mejor novela de la última década. Publicada en quince países, la novela está ambientada en un pequeño pueblo irlandés sacudido por el estallido de la burbuja inmobiliaria. La prosperidad de los últimos años ha dado paso a urbanizaciones fantasmas, desempleo y desesperación. La quiebra de la constructora local, el asesinato de Frank Mahon, un viejo malhumorado y de lengua viperina, y el secuestro del pequeño Dylan conmocionan a este pueblo donde nunca pasa nada. La novela está construida a base de monólogos de una veintena de personajes. “Furiosa, conmovedora y de humor corrosivo que golpea en la boca del estómago”, según la escritora Tana French.

LUCÍA BASKARAN

Cuerpos malditos/Gorputz madarikatuak

(TEMAS DE HOY/ALBERDANIA)  224 páginas

A la periodista Lucía Baskaran (Zarautz, 1988) la conocimos como escritora cuando publicó en Expediciones Polares la novela Partir, una autoficción, es decir, una historia basada en su propia vida, que nos gustó mucho. Tres años después aparece Cuerpos malditos, que ha sido publicada en euskera como Gorputz madarikatuak con traducción de la también escritora Danele Sarriugarte. La novela se inspira en una historia verídica. Alicia es una joven que se ha quedado viuda a los veintisiete. Un año después intenta reconstruir su vida con una nueva relación… con el hermano de su marido muerto. La mujer piensa que si tiene un hijo con él, traerá de vuelta al fallecido. A partir de aquí el relato se desmarca de la historia real, y la protagonista abandonará el concepto romántico del amor absoluto y la idea de la familia tradicional… para apoyarse en la amistad y lealtad entre mujeres. Una historia sobre la asfixia de las familias, sobre el cuerpo y sobre la amistad.

CAMILLA LÄKBERG

Una jaula de oro      (MAEVA)  356 páginas

La escritora sueca Camilla Läckerg (Fjällbacka, 1974) es la popular autora de las novelas criminales protagonizadas por la pareja formada por el policía Patrik Hedström y la escritora Erica Falck. La serie ambientada en la localidad natal y costera de la autora la componen, por ahora, diez novelas, entre las que sobresalen La princesa de hielo y La bruja. Ahora parece que Läckberg ha querido resetearse y ha publicado una novela de suspense psicológico, Una jaula de oro, que parece iniciar una nueva serie. La protagonista se llama Faye y, aunque tiene un oscuro pasado, ha conseguido todo lo que siempre había soñado, un marido atractivo, una hija a la que quiere y, sobre todo, status social y una vida llena de lujo. Pero cuando, de un día para otro, esta vida perfecta se va al traste, surge una nueva mujer intrépida que irá urdiendo una terrible y brutal venganza. Läckberg en territorios todavía más tenebrosos.

SALVADOR ROBLES MIRAS

Una voz en la noche     (MAR EDITOR)  274 páginas

El escritor vasco-murciano Salvador Robles Miras (Águilas, 1956), es un autor al que admiramos mucho por sus microrrelatos, repletos de humanidad y sabiduría. Un trabajo que se puede apreciar en su justa media en los volúmenes A la sombra de un tilo y La vida de las palabras. Pero además de esta faceta en los últimos años se ha volcado en la novela policiaca con tres historias protagonizadas por el inspector Telmo Corrales (La exclusiva del asesino, Troya en las urnas y El delantero centro se niega a jugar) y otra más protagonizada por su ayudante, la subinspectora Cecilia Fresnedo (Aurora en la oscuridad). Fresnedo retorna ahora en Una voz en la noche en la que investiga la muerte de una mujer mayor y el suicido de su marido, en lo que parece un caso claro de violencia de género. Pero no parece todo tan fácil, porque hay alguien codicioso, el subdirector de un banco, que sabía que la pareja de ancianos había sacado de sus cuentas una gran cantidad de dinero y sus joyas. Interesante.

MIKEL ITURRIA

Javier Ortiz. Talento y oficio de un periodista

(FOCA)  320 páginas

Lo importante es razonar, es decir, animar a razonar”. Así veía el donostiarra Javier Ortiz el oficio de periodista, el oficio de columnista, desde el que iluminó nuestras vidas y nuestras conciencias. Murió el 28 de abril de 2009 tras haber escrito cientos de artículos primero en el diario El Mundo y después en Público. Diez años después ha llegado el momento de glosar su figura. Y se hace a través de un libro titulado Javier Ortiz. Talento y oficio de un periodista, en el que se recogen textos que publicó en los dos diarios citados y también en su página web. Textos que desde postulados progresistas, de izquierdas, hablaban mucho sobre Euskadi, ETA, los GAL, la tortura, el rey Juan Carlos, Felipe González, las libertades, los banqueros, el Sahara, sobre sus escritores y músicos favoritos y sobre Jamaica, el territorio soñado. Un periodista, como dice en uno de los retratos-epílogo la magistrada Garbiñe Biurrun, “cada día más necesario y que cada vez escribe mejor”. Mikel Iturria ha sido el encargado de hacer la selección de los textos. Imprescindible.