Inteligencia emocional

nuestra paz mental crea paz

recibo este video de Joaquín Tamames, desde fundación Ananta, una de las organizaciones que apoyan un proceso de meditación por la paz mundial, un proceso del que tú también puedes formar parte,

un video que se intercala en el proceso de la presencia, estoy terminando la semana 7, y con unas prácticas de respiración consciente que me contactan con el principio de mi nueva vida, allá hace 7 años, en un proceso de reinvención necesario,

qué curioso, ayer mismo hablo con Artemio paseando por el pinar de este tema, todo parece indicar que cada cierto tiempo tenemos que reinventarnos, salir de un carril para entrar en un carril nuevo,

dejar de hacer lo que estábamos haciendo para iniciar un nuevo proyecto, y me observo en esta tercera etapa de mi vida, en el desarrollo consciente del alma, frente a esta meditación, que promueve la fundación Vivo Sano,

y me alegro de contribuir, siquiera un poquito, con este movimiento, en el que todas podemos colaborar, porque tu paz mental crea paz en el planeta, y mi paz mental también.

 así lo vimos…

vivo sano es una idea que todas nosotras podemos convertir en un mantra personal, en pequeñas acciones que repetidas crean un hábito, hábitos que pueden tomar cuerpo en nuestra mente, en nuestro cuerpo físico, en nuestro cuerpo emocional,

hábitos de respiración consciente, de meditación, de práctica de yoga, de ejercicio, de estiramientos, y me pregunto qué dinámicas practico hoy para el estiramiento de la mente, del cuerpo y del corazón,

y cuáles son las formas que practico para el estiramiento espiritual.

de vuelta al proceso de la presencia, la semana 7 se acaba, comienza la 8, me encuentro con una “causualidad” al leer el título, soy el responsable de mi propia paz mental, un título que esconde la relación con el amor incondicional,

y con las heridas emocionales de nuestro niño interior, porque hasta cierto punto todas estamos enfadadas porque no ses nos amó incondicionalmente cuando niñas, así empieza el capítulo, y sigue en una senda de sanación, con unas trazas que comparto a continuación.

A medida que se van levantando los velos del miedo, la ira y el dolor, comenzaremos a tener una experiencia del mundo muy diferente. No será una experiencia del mundo compuesta por el pasado o el futuro proyectado, sino  una experiencia del mundo a la que se accederá a través de la conciencia del instante presente.

Buscábamos el amor en los lugares equivocados y de un modo equivocado. Pero podemos entrar en un estado de autenticidad si aceptamos y admitimos que no sabemos lo que es el amor incondicional. Cuando comprendemos nuestro problema, podemos comenzar a reírnos de todos los dramas que hemos manifestado en nuestra vida. Y esa risa es la medicina, porque el hecho de que seamos capaces de reírnos de nuestros propios dramas es la evidencia de que estamos perdonando.

En cuanto aceptamos esto en nosotros mismos, podemos aceptarlo también en cualquier otra persona con la que nos encontremos. Sea cual sea el comportamiento que percibamos de esa otra persona, proyecte lo que proyecte, o sean cuales sean las circunstancias vitales que manifieste, sabremos que está haciendo las cosas lo mejor que sabe y puede, según el ejemplo que se le dio en la infancia.

¿Acaso podemos responsabilizar a nuestros padres por copiar los comportamientos que les enseñaron sus respectivos padres? El juicio es una falta de comprensión, una falta de claridad, además de un virus que afecta nuestra percepción.

El auténtico perdón se inicia con la forma en la cual nos comportamos con nuestro yo infantil.

Para poder experimentar el amor incondicional, hay que darlo primero, porque sólo se puede experimentar lo que se da.

recortes de el proceso de la presencia, El poder del ahora y la conciencia del instante presente, de Michael Brown.

Y me quedo pensando en este curioso camino de TRANSformación, en el que muchas cosas de nuestra vida no son como nos las han contado, y el mundo exterior no es sino un reflejo de nuestro mundo interior,

tal vez por eso antes de entender al otro me tengo que entender yo misma, antes de perdonar al otro me tengo que perdonar yo misma , y antes que cambiar el mundo me tengo que TRANSformar yo.

Y ALLÍ, ¿CUÁNDO ANIDA EL PETIRROJO?

Cuando una canción te llega, te remueve por dentro y hace brotar un volcán de emociones y sentimientos que desconocías anidar, en ese momento -amiga, amigo- no hay espacio para géneros ni estilos musicales. No hay etiquetas que valgan. Sólo sentir. Sólo dejarse llevar. Esta mezcla de arias y emociones me gustaría traer hoy aquí a este blog con Madame Butterfly de Giacomo Puccini.

Escuchar ópera -aprender- requiere esfuerzo, tiempo y dedicación. Y a mi mentora, además, altas dosis de paciencia. Al escuchar “Un vel di vedremo” sé que ha merecido la pena. Hace unas semanas lo comprobé en el Social Antzokia de Basauri. Escucha esta versión de Maria Callas y entenderás por qué lo digo https://youtu.be/c-r2vu4t9-g

Situémonos. Albores del S. XX. Nagasaki. Japón. Pinkerton, oficial americano de marina, se casa bajo el rito japonés con Cio Cio San, geisha de 15 años mediante un casamentero. Románticamente enamorada. Obligada a renegar de sus dioses. Cruelmente repudiada por su familia. Sola …

Desconsolada -en el segundo acto- espera con su hijo el regreso de su amado. Aún no sabe que -en este periodo de 3 años en América- él se ha casado “de verdad”.

Amanece en el tercer acto. Butterfly ha pasado la noche en vela expectante, esperando. La nave de Pinkerton arriba al puerto. Júbilo. Ella se engalana para recibirlo, pero él no llega. Espera y desespera. Pinkerton no ha venido para quedarse; ha vuelto para para llevarse al niño de ambos a su país. Traición.

Sobrecogida y digna, Butterfly consiente en entregar el niño con una sola condición: que sea él quien venga en persona a recogerlo. Engañada, defraudada, en un acto de infinita tristeza, se despide de su hijo y muere clavándose un cuchillo. El mismo con el que se suicidó su padre. Mientras -a lo lejos-escucha la voz de Pinkerton llamándola.

Una relación en la que cobra sentido toda la paleta de sinónimos y matices conocidos de subordinación: sometimiento, supeditación, acatamiento, dependencia, sujeción, sumisión, obediencia, vasallaje, esclavitud, claudicación, pleitesía. Sumisión de género, y de edad. Sumisión cultural y económica. Brechas, desconexión.

En uno de susmomentos cumbre, Butterfly dice a su doncella Suzuki:

… SUZUKI (poco convencida) Pero nunca se ha oído decir que un marido extranjero haya vuelto a su nido.

 BUTTERFLY (Indignada, coge a Suzuki) ¡Ah, cállate o te mato! Aquella última mañana le pregunté: “¿Regresaréis, señor?”  Y él, con el corazón dolorido, para ocultarme su pena respondió sonriendo: “Oh, Butterfly, pequeña mujercita, volveré con las rosas en la estación serena en la que los petirrojos hacen sus nidos. Volverá.

Instantes después, Butterfly interpreta “Un vel di vedremo” Lágrimas. Tristeza. W. James viene a mi rescate ¿Lloro por tristeza o estoy triste porque lloro? Pavlov, sugiere: Puro Condicionamiento Clásico.

No lo sé. Me parece demasiado simple para abarcar tantas emociones. Tantas como habitan donde anida eternamente el petirrojo.

No es solo cuestión de cinco

En poco más de un mes, y en dos ocasiones distintas, podremos ejercer nuestro derecho a elegir a quienes nos representarán en las instituciones políticas, primero las estatales y, posteriormente, las europeas, municipales y autonómicas o forales – según los territorios.

Para las elecciones generales – de ámbito estatal -, tras examinar que se han cumplido los requisitos formales y que los partidos extraparlamentarios han presentado los avales necesarios, las juntas electorales han proclamado un total de 1.174 listas: 579 candidaturas al Congreso y 595 al Senado (B.O.E. Nº 79 de 02/04/2019). (Ver más en 20 minutos Las juntas electorales proclaman 1.174 listas al Congreso y al Senado y anulan 48).

En Euskadi se presentan trece partidos, de los que once lo hacen en los tres territorios históricos y de los dos restantes, uno lo hace en Bizkaia y el otro en Gipuzkoa, respectivamente.

Extrapolando al ámbito estatal, podríamos decir que cinco son los partidos que se presentan en todas las circunscripciones, esto es, un total aproximado de 260 listas (50 provincias más Ceuta y Melilla). 260 de las 579 presentadas para el Congreso de los Diputados.

No debemos menospreciar que según los datos que ofrece el CIS, un buen número de españoles, más del 15% en el último barómetro, considera que los políticos en general, los partidos y la política son el principal problema que existe actualmente en España. (Astrid Barrio, Listas electorales, sociedad y partidos). Cabe matizar, sin embargo, que esta apreciación pudiera referirse a los partidos con mayor repercusión mediática, es decir, aquellos que podríamos encuadrar en esos cinco de ámbito nacional, más alguno de ámbito autonómico o local, pero deja fuera a muchos otros que nunca han podido demostrar – por falta de representación – si podrían haberlo hecho mejor que aquellos.

El tedio que provoca la política en nuestra sociedad beneficia a los partidos más poderosos y juega en contra de la propia ciudadanía que lo padece. ¿Podría ser una trampa perfectamente orquestada?

En cuanto a si emito mi voto en blanco, nulo o practico la abstención, recomiendo la lectura del siguiente enlace: Voto en blanco, nulo y abstención, ¿a quién beneficia cada uno?

Votar es un derecho y, como todo derecho, presupone un deber, una obligación cívica.

De forma gráfica, enlazo aquí un ilustrativo vídeo titulado Votar no vale huevo https://youtu.be/mO51n2Ha6fc

 

Juntos volaremos… Construyendo memoria

Recientemente he escuchado una interesante charla del neurocientífico y neurólogo argentino Facundo Manes, quien ha dedicado una parte importante de su trayectoria profesional al estudio  del cerebro. En ella contaba cómo construimos nuestra memoria: “Cuando uno evoca una memoria, la memoria se hace inestable y se puede agregar nueva información. En cierta manera, la memoria humana es un acto creativo. Cada vez que evocamos una memoria, la podemos reconstruir, la podemos modificar. Y luego la guardamos, y lo que recordamos al otro día no es el hecho que vivimos, sino el último recuerdo”. Así mismo, citaba una frase del Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez: “La vida no es la que vivimos, sino cómo la recordamos para contarla”. Quiero compartir hoy un episodio muy grato de mi memoria reciente. Un relato que quiero que permanezca muy vivo y aliente mis pasos en adelante.

Hace un tiempo terminaba una de las entradas con más visitas que he escrito, Sobrevivir al Amor Zero, confesando que: “Doy fe también de que se puede encontrar a alguien con quien tener una relación de amistad, reciprocidad, cariño e intimidad; un auténtico compañero de camino; un compañero de alma”. El pasado 23 de marzo mi compañero de alma y yo reafirmábamos, libre y conscientemente,  delante de Dios y de la comunidad el camino juntos que iniciamos hace algo más de seis años. Ese día nuestros hijos e hijas fueron nuestros padrinos y madrinas. Ellos son el testimonio de nuestro camino previo y son asumidos como elementos clave de la nueva familia creada. No tengo palabras para expresar lo que se siente al entrar en la iglesia flanqueada por esos dos muchachotes a los que has dedicado muchos de tus desvelos mientras al fondo te espera quien quiere ponerle un bonito final a la sencilla historia de dos jóvenes que no se conocieron… Quizá lo que más se acerque a lo que sentía es una sensación de plenitud… un gozo sereno…

Elegimos un lema para el día de la boda, y como inspiración para nuestro matrimonio, “Juntos volaremos expandiendo nuestras alas” y lo representamos a través de dos mariposas, símbolo universal de transformación y evolución en la vida. Cada uno tenemos desplegadas nuestras alas, después de nuestro proceso personal de metamorfosis derivado de los avatares de la vida. Juntos aspiramos a llegar más lejos, a volar más alto, a acompañarnos mientras construimos la mejor versión de cada uno… Todo un reto que afrontamos con gran ilusión.

Atesoro en el corazón todo lo vivido ese día y en torno al mismo. Cada mensaje, cada felicitación, cada gesto, cada obsequio, cada detalle, cada sorpresa, cada muestra de cariño… las risas y sonrisas cómplices… la presencia de tantas personas queridas que son las teselas del mosaico de nuestras vidas… la alegría compartida… Hay palabras que se me han quedado grabadas a fuego: “si con algo me quedo de este día es con tu cara de felicidad”; “habéis hecho que vuelva a creer en el amor”…

He tardado varios días en asimilar y acoger todo lo vivido, en integrar tanto amor recibido. Mi corazón rebosa de agradecimiento. Me siento muy afortunada de tener una segunda oportunidad y tanta gente a mi alrededor que me acompaña y me sostiene.

Termino con la canción que le canté a mi marido en la ceremonia y que espero que sea la banda sonora de nuestra vida en común…

“Que estoy enamorada

Y tu amor me hace grande

Que estoy enamorada

Y qué bien, qué bien me hace amarte”

Para escuchar la canción pinchar aquí

 

latente en nuestro interior se encuentra el 3

empieza una semana nueva en este ejercicio del proceso de la presencia, ya es la quinta, y comienzo leyendo esta afirmación que me va a acompañar esta semana, me abrazo compasivamente a mi inocencia, y el texto que la acompaña,

Latente en el interior de todos los seres humanos se encuentra la trinidad del padre (la dirección), la madre (la nutrición) y el hijo (la inocencia, la alegría y la creatividad). Esta trinidad se activa cuando nos marcamos la intención de restablecer la relación de nuestro yo infantil, lo cual nos proporciona la oportunidad de recordar cómo darnos activamente el amor incondicional que pedíamos cuando éramos niños, pero no recibimos. La intención de restablecer una relación amorosa con nuestro yo infantil pone en marcha un proceso que nos permite convertirnos en nuestro propio progenitor, y la conexión con nuestro yo infantil nos adentra en un sendero en el cual uno se nutre a sí mismo, un sendero que está pavimentado con la compasión. Esta vía nos invita a superar los problemas que, inconscientemente, tenemos con nuestros padres, llevándonos a un lugar donde únicamente el perdón nos acoge. Todos los esfuerzos que hagamos por restablecer la relación amorosa con nuestro propio yo infantil serán recompensados con una sensación cada vez más profunda de conciencia del instante presente.

y sigo leyendo este texto que me re-conecta con la trinidad que vive en todas nosotras, con nuestro niño natural, con nuestra inocencia como forma de re-conexión, de volver a estar aquí y ahora, en esta semana a punto de comenzar.

así lo vimos…

copio este fragmento de la quinta sesión de el proceso de la presencia, de Michael Brown, una propuesta de sanación que no sé muy bien por qué asocio con un curso de milagros, tal vez por párrafos como éste,

Este sendero nos hace ver que los desequilibrios que sentimos hoy, sean físicos, mentales o emocionales, no tienen nada que ver con nuestra vida adulta presente, sino que, simplemente, se reflejan en ella. Este sendero nos muestra que todas nuestras experiencias de desequilibrio se iniciaron con situaciones que vivimos antes de que cumpliéramos los 7 años de edad. De ahí que una de las más importantes revelaciones que podemos llegar a tener en este punto es que:

No es nuestra experiencia adulta la que precisa sanar, sino nuestra infancia.

te deseo que hoy te des de forma activa todo el amor incondicional del que seas capaz.

y me sonrío al releer la primera frase de esta semana, la trinidad del padre (la dirección), la madre (la nutrición) y el hijo (la inocencia, la alegría y la creatividad), y me pregunto a qué me recordará a mí esto…

sí, ya sé, contacto con este puente que trazamos por medio de el 3ple camino entre las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo personal, y por lo tanto del desarrollo de los grupos de los que formamos parte, y de las organizaciones a las que damos vida, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

Voces proféticas

Debo reconocer que hay cosas que atraen mi atención como si de un imán se tratase: la filosofía, el arte, la telogía, los movimientos sociales… No puedo evitarlo. En el último año de forma especial. Y mis lecturas, observaciones y reflexiones me evocan una y otra vez un mismo concepto: las profecías.

La profecía, u oráculo, ha estado siempre vinculada a lo sobrenatural, a la inspiración divina, permitiendo a quienes la manifiestan – los oráculos o profetas – predecir o conocer el futuro, aunque, por extensión hoy se aplica también al juicio o conjetura que se forma de algo por las señales que se observan en ello. Esto es, inferencia o deducción basada en la observación lógica.

No sé cuánto de inspiración divina u observación, de ambas a partes iguales o de cada una por separado, caracterizaría a las personas a las que me referiré hoy aquí.

Los imaginarios colectivos, sus mitos y símbolos, fuertemente arraigados en el subconsciente de la población, condicionan y distorsionan la percepción de la realidad. Igualmente – y en esto cuanto más tiempo se hayan mantenido vigentes peor -,  sus interpretaciones y derivadas por parte de expertos, estudiosos, intérpretes de la verdad, etc. consolidarán aquellos mitos o símbolos definidos, deformados, adaptados o acondicionados. De este modo, de forma inconsciente, consideraremos como normal lo que para otras sociedades o culturas resulte chocante o inaceptable y, por el contrario, rechazaremos por principio todo lo que de ellas no se ajuste a nuestros patrones.

The virtuous woman, Harmonia Rosales

La artista estadounidense afrocubana Harmonia Rosales confronta magistralmente a través de la pintura el legado cultural secular que ha determinado muchos aspectos del imaginario colectivo de la sociedad occidental, predominante, por no decir casi exclusivamente, caucásico y androcéntrico. Versionando a los clásicos mediante una propuesta decidida y atrevida, ofrece una visión diferente, no antagónica, de parte de nuestra mitología y simbología, y abre las puertas al acercamiento profundo a una realidad esencialmente idéntica pero con una mirada distinta, desde una nueva perspectiva. En sus palabras,

The visual narratives of the “masters” depicting a White heaven and the idealized subordinated woman lay at the foundation of our mediated reality of social order and a power hierarchy.  (La narrativa visual de los “maestros” representando un paraíso Blanco y la idealizada mujer subordinada yacen en los cimientos de nuestra realidad mediatizada de orden social y una jerarquía de poder).

The creation of God, Harmonia Rosales

Para los católicos no son los mejores momentos. Las noticias de los últimos años y los escándalos denunciados ponen de manifiesto un serio problema que debe afrontarse de forma inmediata con valentía, serenidad y decisión. Pero no es el único.

El Concilio Vaticano II (1962-1965), vigesimoprimero y último hasta la fecha de la Iglesia Católica en sus 2019 años de historia, supuso un salto cualitativo de hondo calado que redimensionaría sus 1961 años previos y la reconfiguraría para afrontar el tercer milenio. Han pasado 54 años y, aunque se ha avanzado en muchos aspectos, todavía queda pendiente un largo trecho por recorrer.

Cuatro años después de su conclusión, en diciembre de 1969, un joven teólogo alemán dio por radio cinco conferencias en torno a la fe y el futuro: tres por la bávara Bayerische Rundfunk,  una por la Hessische Rundfunk (Radio de Hesse) y la última, en febrero de1970, por Radio Vaticano. Estas cinco conferencias han sido recogidas en un pequeño libro de poco más de cien páginas (cuya lectura recomiendo encarecidamente). En el último capítulo (¿Bajo qué aspecto se presentará la iglesia en el año 2000?), el teólogo sacerdote vaticinaba a finales de la década de los sesenta:

(…) de la crisis de hoy surgirá mañana una Iglesia que habrá perdido mucho. Se hará pequeña,  tendrá que empezar todo desde el principio. Ya no podrá llenar muchos de los edificios construidos en una coyuntura más favorable. Perderá adeptos, y con ellos muchos de sus privilegios en la sociedad. Se presentará, de un modo mucho más intenso que hasta ahora, como la comunidad de la libre voluntad, a la que sólo se puede acceder a través de una decisión. Como pequeña comunidad, reclamará con mucha más fuerza la iniciativa de cada uno de sus miembros. Ciertamente conocerá también nuevas formas ministeriales y ordenará sacerdotes a cristianos probados que sigan ejerciendo su profesión: en muchas comunidades más pequeñas y en grupos sociales homogéneos la pastoral se ejercerá normalmente de este modo (…)

Será una Iglesia interiorizada, que no suspira por su mandato político y no flirtea con la izquierda ni con la derecha. Le resultará muy difícil. (…) La hará pobre, la convertirá en una Iglesia de los pequeños. El proceso resultará aún más difícil porque habrá que eliminar tanto la estrechez de miras sectarias como la voluntariedad envalentonada. Se puede prever que todo esto requerirá tiempo. El proceso será largo y laborioso (…)

El autor de estas líneas era el entonces joven sacerdote y teólogo Joseph Ratzinger, años después Benedicto XVI.

Recientemente, el cardenal Gianfranco Ravasi, Presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, aboga por la mujer en el seno de la iglesia. En su equipo cuenta con un Consejo Asesor de 35 mujeres de diferentes tradiciones religiosas y condiciones de vida (profesoras universitarias, madres, musulmanas, judías, ateas, diseñadoras de modas y periodistas). Además de no ver con malos ojos el acceso de la mujer al diaconado (estado previo al sacerdocio), considera que su Consejo “podría ser un modelo” para otros organismos vaticanos. Pero eso, siempre y cuando se les dé un poder real, evitando que estén allí por mera “cosmética”.

En agosto de 2018, una joven sueca de 15 años, Greta Thunberg, decide motu proprio iniciar una batalla contra el cambio climático. Comienza por protestas semanales, ella sola, cada viernes ausentándose de la escuela y plantándose frente al parlamento sueco, se ha convertido en símbolo del movimiento por la justicia climática y ha generado una reacción en cadena en muchos países europeos. En su intervención en la cumbre de la ONU sobre el cambio climático (COP24) en Katowice el pasado diciembre no le tembló la voz a la hora de echar en cara a los políticos que la escuchaban su pasividad y falta de compromiso real. Ha sido nominada para el Nobel de la Paz 2019.

Cuatro voces que auguran profundos y fundamentales cambios. Habrá más…

Intervención de Greta Thunberg en la COP24 en Katowice, Polonia: (https://youtu.be/wYr3DNWcFO0)

Referencias
Ratzinger, Joseph – BENEDICTO XVI (2007). fe & futuro. Bilbao: Desclée de Brower.

 

Casualidades, versiones, equívocos … El poder de un relato

De la A a Z, las casualidades salpimientan lo más importante de mi vida. Lo han hecho, lo hacen, lo seguirán haciendo. Desde mi barrio a las personas que me he ido cruzando y que hacen de mis mundos, sitios más humanos, más habitables, más amenos. También por casualidad comencé a participar en este blog,

Pero para esas casualidades afortunadas, tienes que prepararte. No basta con “estar ahí” en el momento oportuno, “en el instante preciso”

También para los imprevistos. Nunca los valoramos lo suficiente. Difícil tolerar lo incierto. Imposible vacunarse.

Perdido entre las estanterías de una librería, entre la caja y mi tarjeta de crédito se interpone una tentación imposible de vencer: “Américo Vespucio: relato de un error histórico” de Stefan Zweig (Acantilado, febrero 2019). ¡Emboscada! ¡Ríndete! 

¿Te has preguntado alguna vez por qué América se llama como se llama? ¿Por qué el “nuevo mundo” se llama América y no de otra forma? ¿Por qué, si Vespucio nunca pretendió bautizarla ni fue el primero en arribar a aquellas tierras? ¿Obedecerá su nombre, como parece indicar el título, al relato de un “error histórico” o se tratará -una vez más- de un “título gancho”, marketing para captar compradores? ¿Será fruto del azar o de la casualidad?

Como es costumbre en este lugar -a la librería me refiero-, evito la tentación de la única manera que me es conocida: cayendo en ella. Y obstinado, me sumerjo en la lectura del relato.

Escrito de forma magistral como fue costumbre en él, y publicado póstumamente, “Zweig reconstruye las circunstancias, casualidades y malentendidos que explican el extraño error que inmortalizó a Vespucio”

Pongámonos en contexto. Abandonado el derrotismo milenarista (seguimos vivos después del año 1000 -afortunadamente también después del 2000-) llegar a las indias se ha convertido en una obsesión.

¿La trama? Tejida por una equivocación, salpimentada de avaricia, cuarto y mitad de arrogancia …

La mala traducción de un apellido (¡ay!, “traduttore traditore” …). El olfato comercial de un impresor convencido del interés clientelar por los relatos de viajes (¿animado por eso de “no dejes que los hechos desmonten tu historia?”). Y la simpatía de un coro de eruditos que ven en ese Vespucio que escribe en latín a “alguien de los suyos” por escribir en tal idioma (siempre hay sitio para la arrogancia intelectual).

Un toque dramático para acabar con el coctel -toda figura heroica necesita su contrapunto. “Hagamos que ambos cohabiten en la misma persona”. Rey y vasallo, héroe y canalla.

Un relato. ¿Histórico? ¿Casual? ¿Equívoco? Potente, desde luego. ¿Fue verdad? ¿” Es real la realidad”? Como diría Watzlawick, “La manera más peligrosa de engañarse a sí mismo es creer que existe una sola realidad. Existen innumerables versiones de la realidad y pueden llegar a ser muy opuestas entre sí. Todas ellas son el resultado de la comunicación”.

Ponte en valor: Comunícate mejor para encontrar trabajo

Me apasiona la comunicación y asisto a todas aquellas charlas y talleres que me pueden ayudar a mejorar en esta área para después trasladarlo a mis clases. El pasado 28 de febrero asistía a la sesión Ponte en valor: técnicas de comunicación efectiva para encontrar trabajo, organizada por Deusto Alumni dentro de su ciclo para potenciar la empleabilidad Skills on.

La sesión estuvo a cargo de Alicia Ro, Comunicadora especializada en técnicas para Hablar en Público y Personal Branding, y fue una delicia. Pura comunicación en la práctica, consejos a la vista de todas las personas asistentes. Puro contagio y motivación. Quiero compartir aquí las ideas que me llevé y que pueden servir no sólo ante la tesitura de buscar empleo sino en cualquier acto comunicativo.

Para encontrar trabajo el primer paso es ser visible. Es la única forma de que te encuentren, sepan que existes y te elijan. Y no hay que ser visible de cualquier forma… Qué se ve de ti habla muy alto sobre quién y cómo eres.

La verdadera comunicación empieza por la escucha. Supongamos que te han llamado para una entrevista de trabajo. Es importante que te asegures de recibir información suficiente para prepararla:

Empresa

Puesto

Día lugar y hora entrevista

Persona de contacto ese día

Perfil del entrevistador (¿área Recursos Humanos? ¿área técnica?)

Tipo de entrevista

Material necesario

Teléfono y correo de contacto por si surge algo

A partir de aquí no hay que confiar en la improvisación. Es muy importante… Preparar, preparar, preparar… Vamos a centrarnos en las 3 M de la comunicación: Mensaje (las palabras, el contenido), la Motivación (actitud, confianza, seguridad) y el Método escénico (cuerpo, gestos y voz).

-MENSAJE-

Es importante reflejarlo por escrito, repasarlo y leerlo (también en voz alta). Cuando improvisamos muchas veces nos dejamos aspectos clave.

El primer paso es recopilar datos: sobre la empresa (web, misión, visión, productos, clientes…); sobre el puesto (es bueno buscar el anuncio en internet); interiorizar el propio currículum para que lo transmitamos de forma natural; hacer la lista de nuestras fortalezas (tanto innatas como aprendidas) para tener claro qué podemos aportar; pensar ejemplos y situaciones concretas de nuestra vida personal y profesional en los que se muestren las competencias requeridas; hacer una lista de las posibles preguntas que nos pueden hacer y pensar cuál será nuestra respuesta.

Es fundamental causar una buena primera impresión. Hay seis elementos que ayudan: 1) puntualidad; 2) sonrisa (actitud positiva); 3) contacto visual; 4) apretón de manos adecuado (corto, firme y decidido); 5) mantener una distancia (entre medio metro y un metro); 6) saludo cordial y agradecimiento por la entrevista. Conviene llevar preparada una presentación corta (lo que equivale a 2 o 3 líneas). El guion de esta presentación: perfil profesional y especialidad + frase corta (qué haces, a quién, para qué). Dejo aquí la mía: “Soy Arantza Echaniz. Profesora universitaria especializada en ética y el elemento humano en las organizaciones. Preparo buenos profesionales buenos para transformar la sociedad”.

Siempre hay que escuchar antes de hablar. Hay que comportarse de forma natural y transmitir calma y tranquilidad (un poco más adelante se hablará de los nervios). Conviene utilizar un lenguaje persuasivo: claro; sencillo; sin enrollarse (si quieren saber más te preguntarán); con frases cortas; lenguaje positivo (éxito, superación, sí… evitar: no, obstáculos, cuesta arriba…); sin muletillas (las utilizamos de relleno mientras pensamos; es mejor hacer silencio o una muletilla muda, hacia adentro).

Hay cosas que no te conviene decir: tacos; palabras malsonantes; mentiras o exageraciones; cosas negativas sobre anteriores empresas o jefes; sueldo, vacaciones o beneficios (salvo que te lo saque quien te entrevista); el móvil no puede tener turno de palabra (hay que silenciarlo antes de entrar).

Es importante hacer una despedida redonda: conviene preguntar cómo y cuándo tendrás noticias del proceso de selección; agradece el tiempo dedicado; una despedida cordial (contacto visual, apretón de manos; una fórmula: “Muchísimas gracias. Seguimos en contacto”).

-MOTIVACIÓN-

Interesa tener el nivel óptimo de energía en la entrevista.

Tenemos que ganar en confianza y seguridad. Para esto es clave la preparación (cuanta más información, más dominamos y menos miedo tenemos). Debemos tener un diálogo interno constructivo, limpio y ecológico. No debemos poner el foco en el yo sino en lo importante que es trasladar una información a la otra persona (las habilidades tuyas que responden a sus necesidades).

Para conseguir un diálogo interno positivo tenemos que creer que podemos (me encanta la frase “Creer es crear”); no debemos sabotearnos. Si te comparas con alguien que sea contigo mismo. Te tienes que hablar con el mismo cariño que les pides a tus mejores amistades. Así como eliminar las palabras limitantes (“No puedo”; “No sirvo”; “No soy capaz”; etc.).

Una entrevista es una situación incómoda en la que estás en el centro de mira. Tener nervios es normal y puede ser positivo. Los nervios van a hacer que estés atento y motivado. Si intentas luchar contra ellos puede ser contraproducente. Viene muy bien hacer dos o tres respiraciones profundas (Ejercicio 4’-7’-8’: respiras por la nariz contando cuatro segundos; retienes el aire siete segundos; expulsas el aire por la boca contando 8 segundos). No es recomendable comer abundantemente antes. Conviene estar bien hidratado. Hacer ejercicio físico puede ayudar a liberar tensión (dar patadas; saltar; apretar los dedos de los pies; dejar caer el cuerpo empezando por la cabeza, siguiendo por los hombros y el tronco y soltando los brazos -al subir hacerlo en sentido inverso).

Si la entrevista no es presencial, si se hace online, los consejos son muy parecidos. La actitud y la presencia debe ser como si fuera cara a cara. Es muy importante elegir bien la localización (es algo que está en tu mano). Tiene que ser coherente con lo que quieres transmitir porque todo habla de ti. Algunas recomendaciones: fondo liso, despejado, mejor un espacio de trabajo, mirar a la cámara (es el modo de mantener el contacto visual).

Es importante preparar la voz y el cuerpo. Para la voz: hacemos un par de respiraciones profundas y soltamos los músculos de la cara (dándonos golpecitos y pellizquitos); nos damos golpecitos en la cabeza; masajeamos la mandíbula; hacemos gestos exagerados emitiendo ruido; sacamos la lengua y la movemos hacia arriba y hacia abajo, hacia los lados, recorremos con ella los dientes (tanto los de arriba como los de abajo); soltamos la boca; contamos en alto de 21 a 0 proyectando la voz… Para el cuerpo podemos hacer una tabla de estiramientos o darnos golpecitos yendo de abajo hacia arriba. Ponemos una música motivadora (las mías El mejor momento o Happy) y dejamos que el cuerpo se exprese…

-MÉTODO ESCÉNICO-

Nuestra voz y nuestro cuerpo comunican más las emociones que nuestro lenguaje (véase la no siempre bien entendida regla de Mehrabian del 7%-38%-55%). Tomemos nota de algunas sugerencias…

Con relación a los gestos: es importante andar con firmeza tratando de no hacer movimientos bruscos; nuestra cara debe reflejar una actitud positiva (sonrisa natural); es importante mantener el contacto visual (para descansar mirar a cualquier sitio, salvo para abajo); al sentarse no dejarse caer y mantener una postura activa; es mejor no ocultar las manos y no cruzar los brazos; es aconsejable no tener nada en las manos y no dar golpecitos (puede resultar cómodo juntar las yemas de los dedos); por supuesto no es aconsejable mascar chicle (doy fe de que entre mi alumnado siempre hay quien sale a presentar con chicle y la imagen no es buena);  hay que evitar tics que denoten nerviosismo: tocarse el pelo, subirse las gafas, rascarse… Es importante centrarse en el aquí y el ahora olvidándose del móvil y el reloj.

Respecto a la voz, tenemos que tener una comunicación viva, expresiva, que transmita ganas. Para ello: utilizar tono medio (un poco por encima del tono conversacional); hablar despacio; mantener el ritmo; respirar normalmente; articular bien, vocalizar.

Sobre el estilismo y complementos, depende del campo, empresa y puesto pero hay una máxima a no olvidar: menos es más. No hay que dejar que tu ropa y tus complementos hablen más alto que tú. Es importante mantener tu estilo y personalidad. Mejor colores lisos que estampados y evitar escotes o ropa muy ajustada.

Para terminar una idea que Alicia señaló al principio y que es una clave fundamental…

Seguramente muchas de las ideas aquí compartidas son conocidas. Lo importante no es lo que se sabe sino lo que se hace… Hacer, hacer, hacer…

Una tarea que toda persona debería realizar es el elevator pitch, un mensaje corto (cerca de un minuto) para presentarse de forma atractiva a sí misma o a su proyecto (véase el vídeo final). Pasos: 1) Afirmación sorprendente o pregunta para llamar la atención; 2) Saludo y presentación; 3) Problemas o necesidades que atiendes; 4) Soluciones que aportas; 5) Beneficio principal que se obtiene contigo; 6) ¿Por qué yo? Cuáles son tus elementos diferenciadores; 7) Llamada a la acción final. Veamos en este vídeo un ejemplo.

Ejemplo de Elevator Pitch para presentarte tú o un proyecto

Educar en el feminismo

Llevo mucho tiempo pensando y repensando el feminismo: qué supone y a quiénes atañe. Todos los años en la asignatura de Ética cívica y profesional incluyo, dentro del tema de los Derechos Humanos, varias sesiones en las que reflexionamos sobre la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Sigue sorprendiéndome la reacción de la clase, las distintas sensibilidades y el grado de machismo que aún persiste.  Recientemente he leído un ensayo breve de una inspiradora mujer, Chimamanda Ngozi Adichie, en el que responde a la pregunta que le hace una amiga de “cómo criar a su hija para que fuera feminista” (p.11). La niña se llama Chizalum. Voy a reaccionar aquí a algunos de los quince consejos que la autora aporta. Como madre de dos hijos varones y feminista convencida muchas veces me asalta la duda de si estaré educando a mis hijos en el feminismo. El feminismo no es cosa de mujeres…

«Si no les ponemos a nuestros hijos la camisa de fuerza de los roles de género les dejamos espacio para que alcancen su máximo potencial. […] No la valores de acuerdo con lo que debería ser una niña. Valórala pensando en la mejor versión de sí misma» (p.32). Hombres y mujeres hemos sufrido mucho, a lo largo de la historia, a consecuencia de lo que se espera de unos y otras. Y seguramente la humanidad ha perdido mucho talento por ello. Cuanto mejor es tratar a las personas con toda su potencialidad como el diamante en bruto que cada una lleva dentro… Puro Efecto Pigmalión. Cada persona debe aspirar a ser la mejor versión de sí misma.

En el arduo camino hacia la igualdad de oportunidades hay machismos invisibles o muy sutiles (véase lo que Luis Bonino llama micromachismos) que van en contra de la autonomía de las mujeres. «Cuidado con el peligro de lo que yo llamo Feminismo Light. Es la idea de la igualdad femenina condicional […] emplea analogías como ‘Él es la cabeza y tú el cuello’. […] Aún más preocupante, dentro del Feminismo Light, es la idea de que los hombres son superiores por naturaleza pero deben ‘tratar bien’ a las mujeres. […] recurre al lenguaje de la ‘permisión’» (p.36). El feminismo light es una forma de machismo invisible y muchas veces proviene de mujeres. Pero, como dice Agustina Rinaldi, se puede detectar y atacar.

Si realmente queremos avanzar en igualdad de oportunidades tenemos que repensar el poder. «Nos han condicionado tanto con que el poder es masculino que una mujer poderosa nos parece una aberración. Y como tal la vigilan. […] Juzgamos más duramente a las mujeres poderosas que a los hombres poderosos. Y el Feminismo Light lo hace posible» (p.40). Mi tesis doctoral fue sobre liderazgo femenino. Desde que la hice tengo el firme convencimiento de que uno de los temas clave en el liderazgo es el uso del poder. El liderazgo es servicio y para ampliar el poder hay que compartirlo. Esto pasa por cuestionar muchos prejuicios y estereotipos. Necesitamos modelos de mujeres poderosas que hacen un buen uso de su poder (y también de hombres).

«En la idea de que las mujeres necesitan ser ‘reverenciadas’ y ‘defendidas’ subyace una actitud de superioridad […] la premisa de la caballerosidad es la debilidad femenina» (p.48). He de reconocer que, por educación y tradición, me ha costado mucho hacerme consciente de esto. No se trata de educar en caballerosidad sino en un profundo respeto consciente de la dignidad e igualdad de todos los seres humanos.

Probablemente una de la enseñanzas que más daño nos ha hecho a las mujeres es la de la obligación de agradar, la importancia de encajar. Esto, seguramente, tiene mucho que ver con una gran dificultad que tenemos muchas mujeres, la de decir que no y expresar nuestros pensamientos y deseos. «Enseñamos a las niñas a gustar, a ser buenas, a ser falsas […] Muchas niñas dedican demasiado tiempo a tratar de ser ‘buenas’ con la gente que les hace daño. Muchas niñas piensan en los ‘sentimientos’ de quienes les agreden. Es la consecuencia catastrófica de la obligación de gustar» (p.58). Y tiene mucha relación con otro tema en el que también tenemos mucho que aprender y desaprender, la relación con nuestro cuerpo (y con el deseo), que está muy marcado por una dañina lacra, la vergüenza. «Dile que su cuerpo le pertenece a ella y solo a ella, que nunca debería sentir la necesidad de decir ‘sí’ a algo que no quiera o para lo que se sienta presionada. Enséñale que decir ‘no’ cuando ‘no’ le parece lo correcto es motivo de orgullo» (p.77).

Quienes atacan el feminismo, quién sabe si por desconocimiento o con alguna intención no muy confesable, nos venden la imagen de las feministas como unas mujeres ‘desnaturalizadas’. «No creas que criar a una feminista consiste en obligarla a rechazar la feminidad. Feminismo y feminidad no se excluyen mutuamente» (p.66). Del mismo modo se aferran a la tradición y a las normas sociales como si éstas fueran inamovibles y no como la creación humana que son. «Enseña a Chizalum que la biología es una materia interesante y fascinante, pero que no debe aceptarla como justificación de la norma social. Porque las normas sociales las crean los seres humanos y no hay ninguna norma social que no pueda cambiarse» (p.75). Y hay una creación muy relevante y que tiene importantes consecuencias para la vida, el lenguaje. Un lenguaje no inclusivo invisibiliza (véase este interesante artículo).

Quizá lo más importante para educar en feminismo es educar en la diferencia, que es una gran riqueza y oportunidad. «Háblale sobre la diferencia. Convierte la diferencia en habitual. […] Y no es para que sea justa o buena, sino simplemente para que sea humana y práctica. Porque la diferencia es la realidad de nuestro mundo» (p.88).

Para terminar quiero compartir la charla TED de Chimamanda Adichie titulada Todos deberíamos ser feministas en la que afirma algo con lo que no puedo estar más de acuerdo: «Feminista es un hombre o una mujer que dice: ‘Sí, hay un problema con el género tal como existe hoy, y hay que solucionarlo. Tenemos que hacerlo mejor’». Estoy orgullosa de ser feminista y luchar por un mundo mejor para todas las personas y espero estar educando en el feminismo ¿Y tú?

Todxs deberíamos ser feministas-Chimamanda Adichie (subtitulado en español)

Referencias

Adichie, Chimamanda Ngozi (2017). Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo. Barcelona: Literatura Random House.

 

Cómo se construyen las emociones

Leo mucho menos de lo que me gustaría. De hecho tengo la fantasía de llegar a un momento en el que pueda tener tiempo suficiente que invertir en esa tarea de ir tachando títulos pendientes de la lista de los libros que querría leer. Tal vez por eso me resulta especialmente gratificante hacer una recomendación basada en uno de esos que estoy degustando despacio. Me lo encontré en un puesto en los pasillos del IV Congreso Estatal de Psicología Positiva en Madrid el pasado Noviembre.

Hablo de “La vida secreta del cerebro” que tiene por subtítulo “Cómo se construyen las emociones” de Lisa Feldman Barrett.

El libro argumenta a favor de la “teoría de la emoción construida” en contraposición a la teoría clásica de las emociones básicas. Ya en su momento recuerdo haber escrito en este mismo blog acerca de mis “dudas” sobre alguno de los postulados derivados de los estudios de Paul Ekman. De hecho, Lisa Feldman, dedica un interesante primer capítulo a cuestionar la metodología de investigación de Ekman que le hace dudar razonablemente en torno a alguna de las conclusiones de sus estudios y, en concreto, a la afirmación categórica de que las emociones básicas son universales.

¿Qué plantea Lisa Feldman? En esencia su tesis es que las emociones se construyen. Es decir que las categorías emocionales como la ira, por ejemplo, carece de una huella dactilar única. Eso es un cambio muy importante puesto que supone que necesitamos el contexto, el proceso a través del cual surge la emoción para identificarla correctamente. Es verdad que el modelo clásico ha resultado muy útil para una primera criba de identificación rápida, pero no resulta tan consistente como teoría explicativa en torno a las emociones. Feldman, además, afirma que las emociones que experimentamos no son consecuencia inevitable de nuestro genes, sino que lo que resulta imprescindible es el manejo de conceptos que den sentido al “input” sensorial que forma parte de la respuesta emocional.

La teoría de la construcción de las emociones incorpora tres elementos de las orientaciones constructivistas: la social, la psicológica y la neuroconstrucción.

La primera, la construcción social, hace referencia a los significados culturales que se asignan a las emociones en base a la interpretación colectiva del grupo de referencia en el que nos eduquemos y/o en el que vivamos. Pensemos, por ejemplo, en las diferencias culturales a la hora de expresar la alegría o el amor en países como Japón o Brasil. Este elemento, según Feldman, no solo afecta a la expresión emocional sino a la experiencia emocional misma.

La segunda hace referencia a que los procesos internos de nuestra psique se construyen a partir de elementos más básicos. Al igual que los pensamientos y las percepciones, las emociones son procesos complejos que son diferentes en los individuos. De hecho la interacción entre percepción, cognición y respuesta emocional forma parte de lo que genéricamente definimos como emoción. Es evidente que si la Psicología ha reconocido hace tiempo que tanto la percepción y la cognición son procesos, la emoción que los engloba también debe serlo.

Por último la neuroconstrucción hace referencia a cómo los aprendizajes previos se instalan en nuestro cerebro tomando parte activa en la generación de emociones. El capítulo 6 del libro titulado “Como construye emociones el cerebro” es el dedicado a desarrollar este aspecto. Personalmente me quedo con la idea de “cascada de conceptos” que pueden ser predictivas (resúmenes de información que se descomprimen para ser comparados con la información que proveen los sentidos) o de desarrollo de conceptos (los inputs sensoriales se comprimen en resúmenes multisensoriales eficientes).

De algún modo el modelo de la construcción emocional aporta respuestas allí donde el modelo clásico no resultaba suficiente. Hay que reconocer en cualquier caso la aportación de este modelo de Ekman a la hora del reconocimiento de emociones, lo cual no es poco.

En fin mucho que seguir leyendo e investigando para poder saber cada vez más del mundo de las emociones.

P.D.- Si quereis conocer a la profesora Feldman abrir este vídeo: