Morir y matar en tiempos de crisis

Por cada punto porcentual de subida de la tasa de paro en los países europeos, el número de suicidios aumenta un 0’8% y otro tanto se eleva el número de asesinatos. Esto significa 310 muertes más al año por suicidio en el conjunto de Europa y 40 muertes más por asesinato. Sin embargo, disminuyen un 1’39% la muertes en accidentes de tráfico, lo que significa que mueren 630 personas menos al año por esa causa.

Si la subida del desempleo, en vez de ser de un punto porcentual, es de tres puntos, entonces las muertes por suicidios llegan a elevarse un 4’45% (1.740 muertes más) y las muertes por consumo abusivo de alcohol se elevan en un 28% (3.500 muertes más).

Los datos anteriores son ejemplos; no recogen de forma exhaustiva todas las posibles causa de muerte. En ningún caso las subidas del paro son beneficiosas en términos netos, porque el efecto sobre el conjunto de las muertes en menores de 65 años siempre es positivo.

También es importante el hecho de que los efectos del desempleo no son iguales en unos y otros países. Cuanto más ayuda social hay, menor es el efecto negativo de aquél. Así, por cada 10 $ gastados por persona en políticas activas de empleo, disminuye un 0’038% el efecto del desempleo sobre la tasa de suicidios.

Estos datos proceden de un trabajo publicado en la la revista The Lancet. Los autores analizan la incidencia de las condiciones socioeconómicas sobre tasas de mortalidad de personas de menos de 65 años de edad. Para ello, han utilizado datos de mortalidad, PIB, empleo y gasto en Seguridad Social correspondientes a 26 países de la Unión Europea desde 1970 hasta 2007.

Fuente: David Stuckler, Sanjay Basu, Marc Suhrcke, Adam Coutts y Martin McKee (2009): “The public health effect of economic crises and alternative policy responses in Europe: an empirical analysis” The Lancet 374 (9686): 315-323

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *