La soledad es una enfermedad contagiosa

La soledad no es sólo una condición desagradable y todo lo contrario a placentera. Pero además, la soledad podría considerarse una enfermedad. Causa un buen número de afecciones en la gente, como enfermedades cardiovasculares, obesidad, o debilitamiento del sistema inmune, entre otras. Por otro lado, una persona puede sufrir soledad aunque se encuentre rodeada de gente de forma permanente; basta con experimentar la sensación o el sentimiento de encontrarse uno aislado para encontrarse sólo.

De acuerdo con un estudio publicado recientemente en la revista Personality and Social Psicology, la soledad se contagia. Quiere esto decir que cuando en una red social una persona empieza a manifestar sentimientos de soledad, otras personas también irán progresivamente sintiendose solas. A título indicativo, cabe decir que, tomando como referencia la media, es un 50% más probable que se sienta sola una persona que se encuentre en contacto directo con otra que se sienten sola.

La soledad se expande porque la hace que la gente actue hacia los demás de una forma más negativa y menos generosa, lo que debilita los lazos existentes entre las personas concernidas, acentuándose de esa forma la soledad. Es un efecto más intenso entre amigos que entre familiares, algo que no parece necesario explicar, y más entre mujeres que entre hombres, porque las mujeres demandan de sus amistades más apoyo emocional y social que los hombres.

Así pues, la soledad, como la enfermedad, no solo conlleva un deterioro de la salud, también es contagiosa.

Referencia:  Cacioppo, J. T.; Fowler, J. H.; Christakis, N. A. (2009): “Alone in the crowd: The structure and spread of loneliness in a large social network.” Journal of Personality and Social Psychology. Vol 97(6): 977-991.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *