Amigo tito

Escribió un epitafio: Dijeron que se creía difunto


MONTERROSO

Ano¬≠che mi amigo Tito me narr√≥ que cuando des¬≠pert√≥, no s√≥lo el dino¬≠sau¬≠rio estaba all√≠, sino tam¬≠bi√©n un mon¬≠t√≥n de ove¬≠jas negras, todas las que hab√≠an matado sus com¬≠pa¬≠√Īe¬≠ras blan¬≠cas, para luego arre¬≠pen¬≠tirse y con¬≠ver¬≠tir¬≠las en esta¬≠tuas a las que ren¬≠dir homenaje.

Ano­che mi amigo Tito me contó que desde allá arriba vio como un rayo cayó dos veces en el mismo árbol, pero luego el rayo le dijo que se depri­mió mucho por­que había sido innecesario.

Ano­che mi amigo Tito me con­fesó que que­ría ser Rana, pero una rana autén­tica, no como sus per­so­na­jes que se dis­fra­zan de mos­cas, perros, jira­fas o sim­ples aspi­ran­tes a escri­to­res, pero que en reali­dad no lo son.

Ano­che Tito lloró cuando le llamé Augusto y le dije que estaba muerto. Lagrimó pri­mero de incre­du­li­dad por­que, ase­guró, sigue ima­gi­nando rela­tos y los muer­tos, dice él, no tie­nen ima­gi­na­ción. Des­pués sollozó de rabia, cuando tuvo la cer­teza de que sí, de que estaba muerto y por­que su vida le había pare­cido más breve que el más breve y famoso de sus rela­tos. Lloriqueó luego, de pena por no haberme creído siendo yo su amiga.

Por √ļltimo, pla√Ī√≥ de desa¬≠so¬≠siego: ‚Äúen el Para√≠so hay ami¬≠gos, m√ļsica, algu¬≠nos libros‚Ķlo √ļnico malo es que aqu√≠ el cielo no se ve‚ÄĚ.


viaje-al-centro-de-la-fabula-augusto-monterroso-alfaguara_MLM-F-2656156564_052012

Diez a√Īos sin Monterroso, ‘padre’ del microrrelato.

 

Augusto Mon­te­rroso nació en Tegu­ci­galpa en 1921 para que­darse para siem­pre en el cen­tro de la fábula. Siendo ado­les­cente se tras­ladó con su fami­lia a Gua­te­mala y des­pués se vio obli­gado, por moti­vos polí­ti­cos (ya que sus fábu­las eran con­si­de­ra­das peli­gro­sas por­que hacían pen­sar) a ins­ta­larse en México desde 1944 hasta su muerte, en 2003. Sus relatos breves son considerados los primeros microrrelatos.


Escrib√≠ este “encuentro” hace unos a√Īos y se public√≥ en la revista literaria NARRADORES el 24 de marzo del 2008. Te ruego que si lo usas, indiques la autora, Llum Saumell, y la fuente. Gracias.

3 pensamientos sobre “Amigo tito

  1. AP.TC

    Me encanta esa micro f√°bula de Monterroso:

    El espejo que no podía dormir
    Había una vez un espejo de mano que cuando se quedaba solo y nadie se veía en él se sentía de lo peor, como que no existía, y quizá tenía razón; pero los otros espejos se burlaban de él, y cuando por las noches los guardaban en el mismo cajón del tocador dormían a pierna suelta satisfechos, ajenos a la preocupación del neurótico.

  2. AP.TC

    Bueno.. Hay muchas, pero la de la oveja negra creo que es genial… Y de f√°bula, nada!

    En un lejano pa√≠s existi√≥ hace muchos a√Īos una Oveja negra. Fue fusilada.

    Un siglo despu√©s, el reba√Īo arrepentido le levant√≥ una estatua ecuestre que qued√≥ muy bien en el parque.

    Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *