¿Dónde está el gato?

¿Donde, adonde, dónde, adónde?

No es extraño que dudes entre adonde o donde. Y sobre si es “adonde” o “a donde”. Algunas normas ortográficas son confusas e, incluso, cambian con el tiempo.

gato_TINIMA20131124_0586_3

¿Dónde está el gato?

Recuerda lo más fácil:
    • A donde y adonde son igualmente correctas y hoy se admite el empleo indistinto de ambas formas: Esperamos nerviosos en la sala adonde fuimos conducidos; Vaya a donde quiera, descanse
    • Y lo mismo ocurre con la pregunta, que lleva acento (es tónica): ¿A dónde vas?; Dime adónde vas.
Cuándo usar donde y a donde:
      • Adonde y a donde expresan la dirección o el destino que indica el verbo y se usa cuando hay movimiento.
articulo_156

¿Adónde va el gato?

 

Algunos autores indican  que debe usarse “adonde” cuando en la oración figura su antecedente, pero no es una norma que se respete demasiado. Como hemos dicho, se admiten ambas formas indistintamente

Ejemplos:  Saldremos para Sevilla, adonde llegaremos al anochecer; ¿La azul es la casa adónde vamos? // Nos dirigimos a donde no haya peligro;

 

 

 

 

  • Donde se emplea para señalar un lugar también, pero cuando no hay movimiento.

Ejemplos: Esa es la habitación donde suelo estudiar; ¿Dónde está el diccionario para consultar la palabra “adonde”?; Este es el sillón donde me encuentro más a gusto;  Dime dónde has escondido las llaves.

También se puede usar “en donde”: Este es el sillón en donde me encuentro más a gusto; Dime en dónde has escondido las llaves. Pero sería incorrecto escribir “Este es el sillón adonde me encuentro más a gusto” o “Dime adónde has escondido las llaves”.

 

Propuesta de Llamp: ¿Dónde está el gato? A ver si lo encuentras…

1024x768xgatito.jpg.pagespeed.ic.8W6_gXbIbK

4 pensamientos sobre “¿Dónde está el gato?

  1. Txemi Sánchez

    Parece haberse subido a esa rama donde domina muy bien el panorama. A dónde se va desde ahí? Si se descuida, al agua; si usa sus uñas, al mismo lugar por donde ha venido. Un gato siempre va adonde quiere, deambula por lugares inalcanzables, pero siempre vuelve a arrebujarse donde está su cojín.

  2. Elisabet

    Todas estas cosas del “donde” y ” adónde”…se veían tan claras con el latín…!!! Con sus preposiciones; de acusativo, ablativo… Verbos de dirección.
    Qué chulo era. Cuánto se aprendía!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *