De exquisitos cadáveres

‘Escribid rápidamente, sin tema preconcebido, lo bastante rápido para no sentir la tentación de releeros…
La frase vendrá por sí sola, sólo pide que se la deje exteriorizarse’
Andre Breton

IMG_20140611_112244

El cadáver exquisito es una (no)creación narrativa, y lúdica, en grupo. Es un experimento, es antisistema, un híbrido, una liberación, la búsqueda de hallazgos, un inicio, un fin en si, un ejercicio de imaginación, un divertimento.

El cadáver exquisito se juega entre un grupo de personas que escriben o dibujan una composición en secuencia. En el mismo folio (o varios que corran a la vez, con el resultado de varios textos), el jugador o jugadora escribe la continuación del texto pero sólo puede ver el final de lo que escribió la persona anterior. Antes de empezar se establece un tiempo límite para escribir a turnos (2 ó 3  minutos suelen ser suficientes) y, pasado ese tiempo, se dobla el papel en la última frase escrita y se pasa al siguiente participante. Cuando cada persona haya aportado su fragmento, el juego finaliza.

Las características de este juego de creación son:

  • Es un juego, sin presiones de estilo, sin buscar explícitamente la coherencia. Es una paradoja: se busca una narración que no tiene que narrar.
  • El cadáver exquisito se sustenta en el ensamblaje azaroso de elementos. Hay distintos “métodos”.
  • Puede jugarse durante tiempo indefinido, pero de forma más o menos continua.
  • Breton afirmaba que en esta clase de escritura, la espera y la disponibilidad son cruciales: uno ha de prestar atención. Todo lo realmente digno de ser expresado es generalmente fortuito, hallazgo.
  • La intención del cadáver exquisito era provocativa en sus orígenes como buena anticreación surrealista. Un sistema antisistema.
  • El nombre se deriva de una frase que surgió cuando fue jugado por primera vez en francés y surgió la frase: « Le cadavre – exquis – boira – le vin – nouveau » (El cadáver exquisito beberá el vino nuevo).
IMG_20140611_114032LA PROPUESTA DE LLAMP:

Si estoy sola, se puede partir de una cita elegida al azar. Por ejemplo, abro un libro que tengo a mano, es El peor viaje de nuestras vidas, y el cuento de Manu Leguineche “De oficio, espía”: “El policía enfocó la linterna a la altura de mis  ojos dormidos” 

Ahora continuo la historia. Después, abro otro libro que tengo a mano, La acabadora de  Michela Murgia y la frase que incorporo al texto es: “las almas nos conocen, son de nuestros parientes y por tanto no nos harán daño, porque además les hemos preparado la cena”.

Sigo con una frase mía y después abro un tercer libro… Y así.

Un pensamiento sobre “De exquisitos cadáveres

Responder a Antoni Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *