Moco de musaraña, pensar en el pavo

De vez en cuando nos gusta mirar en origen de los dichos, locuciones y refranes.

Hoy va de animales: pavo y musarañas.

No es moco de pavo

moco de pavoEl dicho tiene su origen en la jerga que usaban algunas sociedades de malhechores de los siglos XVI y XVII.

En esta habla, los rufianes y ladrones llamaban “moco” al trozo de cadena que quedaba colgando después de robar el reloj de bolsillo de la víctima. La víctima era “el pavo”. Así, cuando el pavo o víctima iba a sacar el reloj para mirar la hora, notaba entre sus dedos la cadena flácida.

La expresión “no ser moco de pavo” se usa para dar a entender a alguien que el valor y estimación de una cosa es mayor de lo que él considera.

El diccionario define moco de pavo como “el apéndice carnoso eréctil que el ave tiene sobre el pico”.

Pensar en las musarañas

musaranaMusaraña proviene del latín “mus araneus”, que significa ratón araña.

Existía antiguamente la creencia popular de que la mordedura de este minúsculo animal era tan venenosa como la de algunas arañas, de ahí su nombre. La musaraña es un mamífero insectívoro que se parece a una rata, con el hocico largo. Cuando se dice que se “está pensando en las musarañas” se hace referencia a su pequeño tamaño, es decir, que se esta ensimismado pensando pequeñeces en lugar de atender a lo que hace o le dicen, que es más importante.

Sin embargo, cuando se dice “mirar a las musarañas”, el vocablo musaraña se refiere a la especie de nube, hilitos o arañitas que se suelen poner delante de los ojos a veces, cuando estamos cansados. A veces, nos quedamos mirando eso absortos.

Etiquetado en:, , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *