Marzo: un mes muy guerrero.

El dios romano de la guerra, Marte, dejó su nombre en varios sustantivos de nuestra lengua, entre ellos, el nombre del mes que está comenzando, el de un día de la semana y el del cuarto planeta del sistema solar y sus habitantes marcianos. Aliens_470x244

Marte es la latinización del Ares de los griegos, la divinidad más bélica. Por eso, de ahí también deriva marcial, que significa relativo a la guerra. Otros adjetivos curioso, aunque poco usado es  marzal  “relativo al mes de marzo”.

Curiosamente, el mismo día martes, en inglés, Tuesday, es un vocablo en homenaje al dios vikingo Tiw, patrono de los combates singulares, duelos entre dos oponentes. También en noruego el nombre de este día de la semana es tirsdag por el mismo motivo.

¿Notáis si este día es especialmente batallador?

En la tradición occidental, en el hemisferio norte, el mes de marzo corresponde al comienzo de la primavera. En el sur, las fechas cercanas al día 21 marcan el inicio del otoño.
En el antiguo calendario romano, marzo era el primer mes del año y septiembre era el séptimo; octubre, el octavo; noviembre, el noveno y diciembre, el décimo.
Es un mes de inicios.
Divinidad nórdica de las batallas singulares.

TIW: divinidad nórdica de las batallas singulares.

2 pensamientos sobre “Marzo: un mes muy guerrero.

  1. antonio molina medina

    Tristeza, A pesar del tiempo trascurrido y comprobando lo pobres que somos la condición humana. Parece que la guerra y los incautos que defienden las fronteras, aun matando, y que les maten, siguen dándonos la lata de morir por la patria y sus fronteras.
    Si merece dar la vida por alguien, o, por algo, es por los seres humanos…, pero, sin embelesarnos en la dichosa violencia.
    Hoy cuajado de sueños y mirando el final del camino andado, diría, como bien lo dijo un poeta de esta tierra: Me gustaría ser un pato, poder viajar a cualquier parte sin documentación ni zarandajas de ese tipo y beber el agua de las fuentes y picar el grano que se queda entre la tierra y caminar de la mano de aquellos que aun creen que la libertad debe estar presente allí donde crezca la Naturaleza.

    Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *